🏅 Lista de los mejores Préstamos con ASNEF 2019!

Muchas empresas ofrecen hoy en día préstamos tradicionalmente considerados de alto riesgo. Sólo hay que poner en la barra del buscador de Google “préstamos con ASNEF” para darse cuenta de ello. No es usual que una entidad financiera tradicional conceda préstamos a personas que aparecen en el registro de ASNEF, por eso, la mejor alternativa para aquellos que aparezcan en ASNEF, es contratar un préstamo online.

¿Qué son los préstamos ASNEF exactamente?

Empezaremos haciendo una aclaración: préstamo y crédito no son lo mismo. Por resumirlo de una forma sencilla, en el préstamo, la entidad que te presta el dinero lo hace todo de una vez, mientras que en el crédito puedes acceder a la cantidad de dinero que has pedido según estimes por oportuno.

Así pues, un préstamo es una operación por la que una persona, física o jurídica, accede a prestarnos una cantidad de dinero previamente determinada.

La cantidad de dinero prestada, que se denomina principal, así como el resto de las condiciones del préstamo, quedan establecidas en un contrato firmado por ambas partes. Por un lado, encontramos al prestamista, que es quien presta el dinero, y por otro tenemos al prestatario, que es quien recibe el dinero.

Entre las condiciones del préstamo recogidas en el contrato deben aparecer el plazo en el que hay que devolver el dinero, el tipo de interés que nos va a cobrar el prestamista y las comisiones que va a generar el préstamo.

Una vez que conocemos qué es un préstamo genérico, vamos a profundizar en los préstamos con ASNEF.

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, más conocida por sus siglas, ASNEF, elabora un registro de morosos, que suelen utilizar las entidades financieras para evaluar la solvencia las personas, físicas o jurídicas, que piden préstamos o créditos.

Si vamos a una entidad financiera tradicional a pedir un préstamo, es prácticamente seguro que, durante el estudio de la operación, la entidad comprueba si nuestro nombre aparece en el registro de ASNEF. Y si nuestro nombre aparece en dicho registro, es altamente probable que el préstamo nos sea denegado.

Las personas que aparecen en el registro de ASNEF no son grandes morosos, de hecho, no es muy complicado aparecer en él. Con que dejemos de pagar una factura de la luz o de teléfono, puede ser suficiente para que seamos incluidos en el fichero.

Ahora bien, si somos incluidos en el fichero de ASNEF, nos lo tienen que notificar en un plazo de 30 días como máximo. Una vez que ha ocurrido esto, podemos saldar nuestra deuda dentro de los 30 días siguientes y así ser eliminados del fichero en un máximo de 10 días. Si no hacemos esto, apareceremos en el registro de ASNEF durante 6 años, a menos que paguemos la deuda y notifiquemos nosotros mismos a ASNEF que la deuda ha sido saldada.

Así pues, un préstamo con ASNEF, es un préstamo que se le concede a una persona que está incluida en el fichero de ASNEF.

¿Cuáles son las características de los préstamos con ASNEF?

Como su propio nombre indica, son préstamos que se conceden a personas que aparecen en el registro de ASNEF. Aunque son préstamos que, en lo básico, son iguales a cualquier otro préstamo, tienen algunas características especiales:

Los importes que se conceden suelen ser pequeños, comparados con los que se pueden dar en una operación de préstamo normal. Suelen utilizarse para urgencias o cubrir necesidades de liquidez repentinas.

Como hemos comentado, es muy difícil que una entidad financiera tradicional conceda un préstamo a una persona que aparece en el registro de ASNEF. Así pues, las entidades que conceden estos préstamos suelen hacerlo vía internet o por teléfono.

Lo anterior permite que haya un rápido y completo acceso a la información, especialmente si solicitamos el préstamo online, ya que tendremos toda la información sobre el mismo disponible en la pantalla de nuestro móvil y ordenador.

Además, como la mayoría de las empresas que ofrecen estos préstamos con ASNEF operan online, podremos configurar el préstamo que buscamos de forma rápida y sencilla. Esto permite que la entidad nos dé una respuesta rápida sobre si nos concede, o no, el préstamo que hemos pedido.

En caso de que el préstamo sea concedido, generalmente nos ingresaran el dinero en unas pocas horas, que pueden llegar a ser incluso minutos si tenemos cuenta en la misma entidad financiera que la empresa que nos presta el dinero.

Son préstamos que se conceden sin tener que realizar grandes papeleos. Sólo suelen solicitar el Documento Nacional de Identidad (DNI), la cantidad de dinero que quieres pedir prestado y el plazo en el que lo quieres devolver. Adicionalmente, en algunos casos podrían pedirnos un aval o algún tipo de garantía de que vamos a poder devolver el dinero.

En cuanto a los plazos de devolución, generalmente puedes elegir entre un máximo y un mínimo de tiempo para devolver el préstamo, dependiendo de la entidad que lo conceda. Así pues, podemos adaptar la cuota de tal forma que sea lo más fácil posible devolver el dinero que nos han prestado.

Por último, existen algunas empresas que nos conceden préstamos con ASNEF, pero con la condición de que el préstamo se utilice para saldar la deuda que nos hace aparecer en el registro de morosos de ASNEF. Si el dinero se va a utilizar para otra cosa, estas empresas no nos conceden el préstamo.

¿Cuáles son los requisitos los préstamos online con ASNEF?

Los requisitos para que nos concedan el préstamo son los típicos de estos productos:

Para empezar, hay que ser mayor de edad, es decir, tener más de 18 años. En algunas entidades, puede que la edad mínima sea de 21 años, pero no es usual. Lo que sí es más habitual es que exista una edad máxima para solicitar el préstamo, que suele ser de 65 años, aunque en algunos casos puede llegar hasta los 70 años.

Por supuesto, es necesario tener el Documento Nacional de Identidad en vigor, ya que es necesario para realizar todos los trámites para la concesión del préstamo. Algunas empresas también conceden este tipo de préstamos a personas extranjeras residentes en España, para las que será necesaria la presentación del NIE.

Ligado al párrafo anterior, aunque tengamos la nacionalidad española, la mayoría de las empresas que conceden préstamos con ASNEF exigen que las personas que los solicitan sean residentes en España. Es decir, si eres español, pero tienes fijada tu residencia en otro país que no sea España, es poco probable que alguna empresa te conceda un préstamo con ASNEF.

Es necesario tener una cuenta corriente activa y de la que seamos titulares, ya que es una condición necesaria para que nos ingresen el préstamo en cuando nos lo concedan.

Además, es necesario que tengamos y podamos acreditar una fuente de ingresos recurrente, que a su vez sea suficiente para devolver el dinero del préstamo.

Tener una fuente de ingresos recurrente no implica que, si no tenemos una nómina, no nos vayan a conceder el préstamo. Muchas empresas también conceden préstamos a personas desempleadas o jubiladas, siempre que puedan acreditar que tienen unos ingresos recurrentes, como puede ser la prestación por desempleo o la pensión de jubilación.

En el caso de los autónomos, la presentación de facturas que demuestren que tenemos ingresos regulares suele ser suficiente.

Por último, siempre nos van a pedir una dirección de correo electrónico y número de teléfono móvil activo para poder contactar con nosotros.

¿Se pueden conseguir préstamos con ASNEF online?

Sí, se pueden conseguir préstamos con ASNEF online, es más, probablemente sólo los podamos conseguir por esta vía, ya que es casi imposible que una entidad financiera tradicional nos conceda un préstamo si aparecemos en el registro de morosos de ASNEF.

Solicitar préstamos por internet tiene muchas ventajas. La más evidente es que lo puedes conseguir sin necesidad de salir de casa. Además, a través de internet tenemos acceso a muchas más entidades, ya que hay muchas empresas que sólo operan online o por teléfono, sin tener presencia física en las calles de nuestros pueblos o ciudades.

Los requisitos para acceder a la mayoría de los préstamos que se ofertan por internet son menores que los que piden en las entidades financieras tradicionales, por lo es más sencillo obtener el préstamo. Más aún en el caso que nos ocupa, pues que nos concedan un préstamo si nuestro nombre aparece en el registro de ASNEF es más complejo.

Las gestiones para solicitar y que nos concedan un préstamo con ASNEF online son mucho más ágiles, rápidas y sencillas que las que tendremos que realizar si vamos a una entidad financiera al uso. Además, el estudio para la concesión del préstamo se realiza al instante en la mayoría de los casos, por lo que en pocos minutos sabremos si nos conceden el préstamo.

Otra de las ventajas es que nos transfieren el dinero a nuestra cuenta en poco tiempo, tanto, que si tenemos cuenta en la misma entidad que nos concede el préstamo, en pocos minutos el dinero estará a nuestra disposición en nuestra cuenta corriente. Sin necesidad de esperar a que la entidad financiera evalúe nuestra petición y nos haga firmar decenas de papeles.

Las entidades que conceden préstamos online no suelen preguntarnos por el destino que la vamos a dar al dinero. Este hecho, que puede parecer irrelevante, puede hacer que un banco de los que estamos acostumbrados a usar no nos conceda el préstamo, y más si estamos en el registro de ASNEF, pues puede que considere que estamos aumentando nuestras deudas de forma irresponsable.

¿Qué tipos de préstamos con ASNEF existen?

Existen diferentes tipos de préstamos con ASNEF. Las principales diferencias se establecen dependiendo de la persona que pide el préstamo, del tipo de ingresos de esa persona o de si nos piden algún tipo de garantía o aval. Dependiendo de todo esto, el préstamo tendrá unos costes diferentes, o nos concederán una cantidad de dinero u otra.

En cualquier caso, lo que es prácticamente seguro es que el coste del préstamo será mayor y la cantidad de dinero prestada será menor que si nuestro nombre no apareciese en el registro de ASNEF, ya que para la entidad que concede el préstamo, el riesgo es mayor, pues aparecemos como morosos.

Préstamos con ASNEF y nómina

Los préstamos con ASNEF y con nómina son los que se les conceden a personas que trabajan por cuenta ajena y que, por lo tanto, tienen una nómina. Tener una nómina supone cierta garantía para la empresa que nos concede el préstamo, ya que puede evaluar mejor nuestra capacidad para devolver el dinero prestado.

La cantidad de dinero que nos presenten tenderá a ser mayor que la que le concedan a otra persona que no pueda demostrar que tiene unos ingresos recurrentes. Incluso puede darse el caso que, si no tenemos nómina, no nos concedan el préstamo.

No obstante, el hecho de tener nómina puede no ser garantía suficiente para que el préstamo que nos concedan sea de gran importe. Al aparecer nuestro nombre en el registro de ASNEF, las entidades suelen conceder préstamo de pequeña cantidad.

Para lo que si puede ser beneficioso aportar una nómina es para el coste del préstamo, ya que al tener la empresa prestamista más garantías de pago, el coste del mismo será presumiblemente menor.

Préstamos con ASNEF sin nómina

Los préstamos con ASNEF y sin nómina se les conceden a personas que no tienen nómina, aunque no por ello signifique que no tengan empleo. Estos préstamos se conceden a autónomos, pensionistas y sí, también a algunos desempleados.

La mayoría de las empresas que conceden estos préstamos nos exigirán que demostremos que tenemos ingresos recurrentes. Así pues, lo autónomos deberán presentar facturas que demuestren sus ingresos, los jubilados tendrán que presentar su pensión y los desempleados tendrán que demostrar que están cobrando el subsidio de desempleo o algún tipo de ayuda.

El coste y la cantidad de dinero prestada dependerá de cada caso, pero es bastante probable que a las personas sin empleo se les conceda menos dinero y a mayor coste.

Préstamos con ASNEF con aval

Los préstamos con ASNEF y con aval son aquellos en los que la entidad prestamista nos va a exigir que presentemos un aval para que nos concedan el préstamo.

Un aval no es otra cosa que un contrato. En dicho contrato una tercera persona garantiza que, en caso de que el prestatario no se haga cargo del pago del préstamo, esa persona devolverá el préstamo. Así pues, la persona que se compromete a pagar en caso de impago del prestamista es el avalista y el que solicita el préstamo es el avalado.

Normalmente, las entidades que conceden préstamos piden un aval cuando la solvencia de la persona que pide el préstamo es cuestionable, o bien si la cantidad de dinero que se está pidiendo es muy elevada y la empresa prestamista tiene dudas de que el prestatario vaya a poder devolver el dinero.

En el caso que nos ocupa, el de los préstamos con ASNEF, parece bastante razonable que las entidades financieras pidan algún tipo de garantía o aval a las personas que van a pedirles un préstamo, pues al aparecer su nombre en el registro de morosos de ASNEF, la solvencia de esta persona está puesta en cuestión de entrada.

También puede darse el caso de que la empresa que nos está prestando el dinero nos de la posibilidad de presentar un aval con el fin de que la cantidad de dinero prestada sea mayor o que el coste del préstamo sea menor, ya que el aval aporta más garantías a la operación.

Préstamos con ASNEF sin aval

Los préstamos con ASNEF y sin aval son el caso contrario al anterior. Son préstamos que se le conceden a personas que aparecen en el registro de morosos de ASNEF, pero a los que no se le piden ningún tipo de aval para concederles el préstamo.

Puede darse el caso de que la persona que pide el préstamo sea capaz de demostrar una solvencia suficiente, de tal modo que, aunque su nombre aparezca en el registro de ASNEF, la entidad prestamista considere que no hay un elevado riesgo de impago por parte del prestatario y que, por lo tanto, no es necesario que presente un aval.

¿Me conviene obtener un préstamo con ASNEF?

A la hora de ver si nos conviene, o no, un préstamo con ASNEF, debemos tener en cuenta lo mismo que si fuésemos a pedir un préstamo “normal”.

A fin de cuentas, recurrimos a un préstamo con ASNEF y no a uno al uso porque nuestro nombre aparece en el registro de ASNEF, pero ello no nos debe hacer actuar de manera distinta que si nos estuviéramos preguntando si debemos solicitar un préstamo como una persona que no esté en ASNEF.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, bajo ningún concepto, debemos endeudarnos si no vamos a ser capaces de devolver el préstamo. Tenemos que evaluar nuestra capacidad de pago de las cuotas del préstamo y no pedir más dinero del que podamos devolver. Si lo hacemos, podemos entrar en una espiral de deudas que nos ocasiones graves problemas financieros.

Debemos de tener en cuenta que los préstamos con ASNEF conllevan mayores riesgos para las empresas que conceden estos tipos de préstamos, pues la solvencia de las personas que aparecen en el registro de ASNEF está puesta en entredicho.

Por lo tanto, estos préstamos tenderán a tener unos tipos de interés mayores al de los préstamos tradicionales, lo que se traducirá en un mayor coste del mismo, haciendo que la cantidad de dinero que tenemos que devolver sea mayor.

No obstante, lo anterior, lejos de ser una desventaja, puede verse como un coste asumible para acceder a un dinero al que de otro modo nos sería imposible conseguir.

Como ya hemos comentado anteriormente, es muy difícil, por no decir imposible, que una entidad financiare tradicional acepte concedernos un préstamo si nuestro nombre aparece en el registro de ASNEF. Y de hacerlo, lo haría con unas condiciones incluso más exigentes y con un aval de por medio.

Como la contratación de este tipo de préstamo con ASNEF suele ser online, nos ahorraremos los trámites y el tiempo que perdemos al ir a la sucursal de una entidad financiera. Pudiendo obtener el préstamo de una forma mucho más ágil, cómoda y sencilla.

En cualquier caso, lo que siempre hemos de tener en cuenta, es no quedarnos con la primera oferta que nos encontremos. Debemos de comparar, ya que las condiciones entre una entidad y otra pueden variar considerablemente.

La mejor forma de comparar un préstamo con otro es mediante la Tasa Anual Equivalente (TAE), pues en ella están recogida todos los costes del préstamo y podemos hacernos una idea de lo barata o cara que puede ser una entidad respecto de otra de forma rápida y sencilla. A mayor TAE, más caro será el préstamo y más dinero tendremos que devolver.

¿Para quién están especialmente pensados estos préstamos para morosos?

Estos préstamos están dirigidos a personas que aparecen en registros de morosos como el de ASNEF. Como ya hemos comentado, estas personas difícilmente podrán acceder a un préstamo en una entidad financiera al uso.

Los préstamos con ASNEF permiten a personas que necesiten el dinero de forma urgente e inesperada acceder a un dinero que de otra forma les sería difícil, o casi imposible, conseguir.

¿Dónde encontrar los mejores préstamos con ASNEF?

Encontrar préstamos con ASNEF es relativamente sencillo, no hay más que hacer una búsqueda en Google y encontraremos gran cantidad de páginas web que los ofrecen.

Además, buscar un préstamo con ASNEF por esta vía, tiene otra ventaja, muchas de las páginas que encontraremos ofrecerán simuladores en los que podremos calcular la cuota del préstamo, permitiéndonos ver cómo varía la misma en función del dinero que queramos pedir y el plazo de devolución.

También encontraremos entre los resultados búsqueda los buscadores y comparadores de préstamos. Estás páginas nos facilitan el trabajo, ya que aglutinan en una sola página la información más relevante de la gran mayoría de préstamos con ASNEF que se ofertan en el mercado, permitiendo encontrar el que mejor se adapta a nuestras necesidades de forma rápida y sencilla.

Utilizar un buscador de préstamos con ASNEF es una buena idea…

Los buscadores y comparadores de préstamos son una herramienta muy útil para encontrar los diferentes préstamos con ASNEF que se ofertan en internet.

Los comparadores no son otra cosa que páginas web que hacen gran parte del trabajo de búsqueda de préstamos por nosotros. Estás páginas cogen la información más relevante sobre los préstamos con ASNEF directamente de las empresas que conceden estos productos, para después exponerla toda junta en una sola página web. Por lo tanto, no tendremos que ir visitando empresa por empresa para buscar el préstamo que mejor se adapta a nosotros.

Además, con el fin de facilitarnos aún más las cosas, muchos de estos comparadores nos permiten filtrar los resultados, de tal modo que sólo nos aparezcan aquellos préstamos que se ajusten a nuestras necesidades, o bien solo aquello para los que cumplamos ciertos requisitos.

Otro aspecto positivo de los comparadores es que es que homogenizan la información. Muchas veces las empresas que ofrecen préstamos por internet utilizan términos distintos para referirse a la misma cosa, o bien presentan la información de forma diferente. Los comparadores lo que hacen es coger toda esta información y presentar en el mismo formato y con los mismos términos para las diferentes empresas, facilitándonos aún más las cosas.

…Pero los comparadores de préstamos online con ASNEF no son la panacea

A pesar de todas las cosas buenas que hemos dicho de los comparadores en el apartado anterior, los comparadores de préstamos con ASNEF no son la panacea, ya que pueden tener grandes limitaciones.

Podemos encontrarnos con que la fiabilidad del comparador no sea muy elevada, pues puede ofrecer pocas alternativas. Otro aspecto que reduce la fiabilidad del comparador es que puede que estén desactualizados, por lo que los datos que presentan pueden no ser correctos. Además, también puede darse el caso de que existan empresas que conceden préstamos con ASNEF de reciente creación que no hayan sido aún incluidas en el comparador.

También puede darse el caso de que los comparadores ofrezcan información incompleta a posta. A fin de cuentas, un comparador de préstamos no deja de ser un negocio para aquel que lo crea y, puede darse el caso, que el desarrollador del mismo haga que en el comparador sólo aparezca información de aquellas empresas que le pagan algún tipo de comisión para aparecer en el comparador.

Así pues, lo mejor es consultar varios comparadores, ya que si nos fiamos de un solo comparador podemos encontrarnos con que la información que muestra no sea cien por cien completa o actualizada, llevándonos a elegir un préstamo con ASNEF que, sin tener porqué ser malo, no sea la mejor opción que podríamos haber seleccionado.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo con ASNEF?

Solicitar un préstamo con ASNEF no es una decisión que debamos tomar de forma rápida, pues hay multitud de factores que debemos tener en cuenta, incluso antes de elegir la entidad con la que vamos a contratar dicho préstamo.

Lo primero que tenemos que hacer es analizar nuestra situación financiera. Debemos hacer un análisis frio de nuestro nivel de ingresos y nuestros gastos fijos, con el fin de saber si podremos hacer frente sin dificultad al pago de las cuotas del préstamo.

Lo siguiente, es pedir sólo el dinero que necesitamos. Seguramente hayamos ido antes a pedir un préstamo a una entidad financiera tradicional y nos lo habrán denegado por aparecer en el registro de ASNEF. El hecho de que ahora hayamos encontrado una empresa que nos conceda el préstamo, no debe hacernos perder la cabeza y llevarnos a pedir más dinero del que estrictamente necesitamos.

Como ya hemos comentado, a más plazo para devolver el préstamo, más intereses pagamos y, por lo tanto, más dinero tenemos que devolver. Así pues, debemos de intentar devolver el préstamo en el menor plazo posible. Dicho esto, debemos intentar hacerlo lo más cómodamente posible, sin dar lugar a tener una cuota tan elevada que nos cree problemas para llegar a fin de mes.

Por último, debemos recordar que la mejor forma para comparar el coste de varios préstamos es utilizar la Tasa Anual Equivalente, TAE, pues incluye todos los gastos de comisiones e intereses que acarrea la concesión del préstamo. Recuerda, a mayor TAE, más caro será el préstamo.

¿Qué entidades son las mejores para contratar préstamos con ASNEF?

No hay una entidad mejor que otra a la hora de contratar un préstamo con ASNEF, porque no hay dos personas iguales, ni con las mismas necesidades.

Por lo tanto, lo que debemos hacer es buscar aquellas compañías que mejor se adapten a nosotros y a lo que necesitamos.

Una vez lo hayamos hecho, hemos de comparar entre esas entidades, con el fin de encontrar aquella que nos permita obtener el préstamo con ASNEF que necesitamos al menor coste y en las mejores condiciones de pago posibles.

Si cuando vamos a contratar una nueva línea de teléfono móvil rastreamos el mercado en busca de la mejor para nosotros, a la hora de contratar un préstamo con ASNEF debemos hacer lo mismo.

Así pues, la clave para encontrar la mejor compañía para contratar un préstamo con ASNEF no es otra que buscar y comparar, hasta que encontremos aquel préstamo que satisfaga completamente nuestras necesidades.

Y eso es todo. Esperamos que esta guía para contratar préstamos con ASNEF te haya resuelto todas las dudas y te ayude a encontrar las mejores oportunidades… ¡Al menos ese ha sido nuestro objetivo!

🏅 Lista de los mejores Préstamos con ASNEF 2019!
4 (80%) 1 vote