? Los mejores créditos rápidos online – Lista actualizada 2019!

¿Estás pensando en contratar un crédito rápido online? En ese caso, tienes que leer esta guía que te traemos. Aquí te vamos a explicar todo bien detallado para que no te engañen y puedas obtener las mejores condiciones al contratar tu crédito.

¿Qué es exactamente un crédito rápido?

Hemos de tener claro que un crédito y un préstamo son cosas diferentes, aunque parecidas. Es muy habitual que las personas utilicen ambos términos para referirse tanto a un préstamo como a un crédito, incluso entre profesionales del ámbito financiero, pero hacer esto es un error, pues hay ciertas características que los diferencian.

En un crédito, tenemos una cantidad de dinero a nuestra disposición hasta llegar a un límite, pudiendo utilizar todo, o una parte, de este dinero durante un plazo determinado. Por el contrario, en un préstamo la entidad que nos presta el dinero nos lo ingresa todo de una vez en nuestra cuenta corriente, teniendo que devolver el dinero transcurrido un plazo.

Por lo tanto, un crédito es un montante de dinero que una entidad financiera pone a disposición nuestra, pudiendo utilizarlo hasta un límite previamente acordado y fijado. La persona a la que se le ha concedido el crédito puede ir disponiendo del dinero según lo estime por oportuno, bien a través de una cuenta corriente, una póliza de crédito o una tarjeta de crédito.

Que nos concedan un crédito no nos obliga a utilizar el dinero que han puesto a nuestra disposición. Puede darse el caso en el finalice el plazo del crédito y no lo hayamos tenido que utilizar. Muchas veces se piden créditos para tener disponible una cantidad de dinero ante algún imprevisto que pueda surgir.

A diferencia de los préstamos, los créditos sólo pagan intereses por el dinero del que se ha dispuesto, no por el total del límite de crédito. Además, casi con toda seguridad, la entidad que nos concede el crédito nos cobrará una comisión por el mero hecho de poner a nuestra disposición esa cantidad de dinero. Otra diferencia es que los créditos pueden ampliarse y renovarse una vez que se llega al plazo de vencimiento.

Una vez entendido qué es un crédito y cómo funciona, vamos a ver qué es un crédito rápido.

Un crédito rápido es una clase de crédito que es concedido por entidades financieras tradicionales o por empresas de crédito, que se caracteriza por su rápida tramitación. Suelen ser de pequeña cuantía y con un breve plazo para devolverlos. Generalmente las condiciones de estos créditos, es decir, sus comisiones y el tipo de interés que nos cobran son más elevados que el que se cobran en un crédito normal.

Este tipo de crédito suele emplearse en situaciones en las que la persona que los solicita tiene una necesidad urgente de tener un dinero extra a su disposición para cubrir algún tipo de imprevisto.

¿Y en qué consiste un crédito online rápido?

Un crédito online rápido es un crédito rápido en el que todos los trámites, desde la solicitud hasta la aprobación, se realiza por internet, sin necesidad de que vayamos a la sucursal de ninguna entidad financiera a firmar ningún documento, o estemos enganchados al teléfono durante un largo periodo de tiempo.

Además, las entidades que conceden créditos online, generalmente no nos preguntan para qué vamos a utilizar el dinero o en que lo vamos a gastar.

Esto es importante, porque en algunas ocasiones no podemos encontrar con que la entidad que concede el crédito nos lo deniega porque considera que el gasto que vamos a afrontar es superfluo o no va acorde con nuestro nivel de vida, interpretando que quizá no vayamos a ser capaces de devolver el dinero que pondrían a nuestra disposición.

¿Qué tipos de créditos rápidos existen?

Hay muchos tipos de créditos rápidos, dependiendo de quién los solicite o de las exigencias de la entidad que los concede. Podemos encontrarnos con que la entidad financiera nos solicite que seamos perceptores de una nómina, o que aportemos un aval, para que nos concedan el crédito.

Créditos rápidos con ASNEF

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, ASNEF, elabora un registro de morosos que es utilizado por multitud de entidades financieras y empresas de concesión de créditos, con el fin de evaluar la solvencia de las personas que solicitan créditos, ya sean rápidos o de otro tipo.

Las personas cuyo nombre aparece en el registro de ASNEF no tienen por qué ser grandes morosos, pues es muy sencillo que nuestro nombre sea incluido en el fichero. Con que dejemos de pagar un par de facturas de luz o de teléfono, por ejemplo, es suficiente para que nos incluyan en el fichero de morosos de ASNEF.

Pero no basta con que nos incluyan y ya está, la empresa tiene la obligación de notificarnos, en un plazo máximo de 30 días, que nuestro nombre ha sido incluido en el registro de ASNEF. Una vez hecho, tenemos un nuevo plazo de 30 días para saldar nuestra deuda, siendo posteriormente eliminados del registro de ASNEF en, como máximo, 10 días.

Si no pagamos nuestra deuda, nuestro nombre aparecerá en el registro de ASNEF durante 6 años, a menos que cancelemos la deuda y lo notifiquemos por carta a ASNEF.

Así pues, cuando acudimos a una entidad financiera tradicional a solicitar un crédito, al estudiar la operación, casi con toda certeza la entidad consultará el fichero de ASNEF para ver si nuestro nombre aparece en él. Si este es el caso, es casi seguro que rechazarán la concesión del crédito, pues considerarán que el riesgo de la operación es demasiado elevado.

Por lo tanto, un crédito rápido con ASNEF, es un crédito que se concede a una persona cuyo nombre aparece en el fichero de morosos de ASNEF. Además, al ser rápido, generalmente será concedido por una entidad que opere en el ámbito de internet, por lo que los trámites serán mucho más rápidos.

Hay que tener en cuenta, que al aparecer nuestro nombre en el registro de ASNEF, la operación entraña un riesgo mayor para la entidad que concede el crédito, por lo que en estos créditos rápidos con ASNEF el límite de crédito suele ser mayor al que nos concederían si no apareciésemos en ningún registro de morosos.

Aunque a la hora de elegir el plazo para devolver el préstamo nos darán a elegir entre un mínimo y un máximo, al estar incluidos en el fichero de ASNEF, el plazo para devolver el crédito tenderá a ser menor, por la misma razón que el límite de crédito también lo es.

En último lugar hemos de hacer hincapié en que algunas empresas que conceden este tipo de créditos rápidos con ASNEF, pueden supeditar la concesión del crédito a que el dinero se utilice para eliminar nuestro nombre del registro de morosos de ASNEF, por lo que, si queremos solicitar el crédito para destinar el dinero a otra cosa, no nos concederán el préstamo.

Créditos con ASNEF y nómina

Los créditos rápidos con ASNEF y con nómina son aquellos en los que la entidad que concede el crédito supedita la concesión del mismo a que la persona que lo solicita sea perceptora de una nómina.

Con esto, lo que busca la entidad financiera o de crédito es minimizar el riesgo de impago. Al pedirnos la nómina, la empresa puede evaluar nuestra solvencia y, por consiguiente, calcular la probabilidad de impago del crédito, evitando así la concesión de créditos que puedan resultar fallidos en un futuro y, por consiguiente, ocasionar pérdidas para la empresa.

Que estas empresas exijan que aportemos una nómina para concedernos el crédito es una gran pega para aquellas personas como jubilados, autónomos o desempleados, que, si bien tienen una fuente recurrente de ingresos a través de su pensión, trabajo o subsidio por desempleo, no pueden acceder a este tipo de crédito.

En cambio, es una ventaja para aquello que sí disponen de una nómina, pues este hecho aporta cierta garantía de pago en la devolución del crédito, minimizando el riesgo de la operación, con el consiguiente ahorro en la comisión de concesión y en el tipo de interés que nos cobra la entidad que nos concede este tipo de crédito rápido con ASNEF.

Créditos personales con ASNEF

Los créditos personales son créditos cuyo límite no representa una gran cantidad de dinero. Generalmente este tipo de crédito se suele utilizar para financiar la compra de coches o grandes electrodomésticos. También pueden utilizarse para cubrir necesidades puntuales de liquidez, como pagar una boda o algún tipo de improviso.

Así pues, los créditos personales con ASNEF no son más que créditos personales que se les conceden a personas que aparecen en el registro de morosos de ASNEF. Como hemos comentado antes, es relativamente sencillo que nuestro nombre termine apareciendo en el fichero de ASNEF, por lo que estos créditos permiten a personas que aparecen él tener acceso a un dinero al que de otra forma no podrían acceder.

Es prácticamente seguro que el coste de estos créditos personales con ASNEF será más caro que el de un crédito personal a una persona que no aparezca en un registro de morosos, pero quizá sea un coste asumible ante la imposibilidad de no poder acceder a un crédito de otra forma.

Créditos rápidos sin papeles

Los créditos rápidos online sin papeles son aquellos en los que el papeleo para la solicitud y concesión es mínimo, o en muchos casos, totalmente inexistente.

Este tipo de créditos son concedidos por empresas que operan únicamente por internet, por lo que toda la información que necesitan para estudiar la concesión del crédito se obtiene rellenando formularios en la página web de la entidad.

En otras ocasiones, la entidad nos pide que instalemos una aplicación en nuestro ordenador o teléfono móvil, de tal manera que pueda tener acceso a ver nuestros movimientos bancarios, para así evaluar nuestra solvencia.

Obviamente, para conceder permiso a una empresa para que pueda tener acceso a nuestros movimientos bancarios, hemos de tener plena seguridad de que la empresa es cuestión es de fiar. En estos casos, hemos de actuar con muchísima precaución.

Créditos rápidos sin documentación

Aunque se anuncian como créditos rápidos sin documentación, en realidad deberíamos hacer referencia a ellos como créditos rápidos con una mínima documentación.

Las empresas que conceden este tipo de créditos se caracterizan porque no nos piden una gran cantidad de documentación para concedernos el crédito. Básicamente, se limitan a pedirnos la documentación necesaria para identificarnos, que generalmente será el Documento Nacional de Identidad (DNI).

También puede darse el caso de que la entidad conceda créditos a personas que no tengan la nacionalidad española, por lo que en este caso pedirán algún otro tipo de documento, como puede ser el pasaporte o el NIE.

Este tipo de créditos suele ser de una cuantía muy pequeña en comparación con otros y tienen un plazo de devolución menor.

Créditos rápidos online en el acto

Los créditos rápidos online en el acto se caracterizan por su rápida tramitación. Son créditos en los que la solicitud se realiza por internet y la entidad que los concede nos contesta en pocos minutos, pudiendo acceder al dinero casi al instante.

La pequeña cuantía del límite de estos créditos es lo que permite que se estudien y tramiten tan rápido, ya que, aunque pueden presentar un riesgo elevado para las empresas que los conceden, el poco dinero que ponen a nuestra disposición limita el riesgo. Además, el coste de estos créditos suele ser elevado, por lo que las entidades también compensan el riesgo por esta vía.

Créditos urgentes

Los créditos urgentes son créditos que se solicitan para cubrir alguna necesidad urgente de liquidez. Como están destinados a este fin, las entidades, una vez realizada la solicitud del préstamo, conceden el crédito en pocas horas.

Suelen ser créditos con un límite de dinero pequeño, que rara vez alcanza los mil euros. Además, el plazo para devolverlo suele ser inferior al de un crédito normal.

Las entidades que los conceden suelen tomar ventaja de la urgencia de las personas que solicitan este tipo de créditos y generalmente aprovechan para cobrar una comisión y un tipo de interés bastante elevado, haciendo que tengamos que devolver mucho más dinero del que nos han prestado

Por lo tanto, únicamente debemos recurrir a este tipo de créditos si no tenemos otra opción de conseguir el dinero.

Créditos online al instante

Los créditos online al instante se caracterizan por ser tramitados de forma muy rápida, en algunos casos en pocos minutos. Lo que los hace particulares es que tanto la solicitud como los trámites tienen que realizarse únicamente por internet.

Como señalamos anteriormente, suelen ser créditos de pequeña cuantía, lo que hace que se puedan estudiar y conceder en poco tiempo, ya que el estudio del riesgo de la operación por parte de la entidad que concede el crédito es mucho más sencillo. Incluso puede que esté estandarizado.

Al igual que los créditos online en el acto, suelen tener un coste mucho más elevado que el de un crédito normal y podremos acceder al dinero en pocos minutos.

Créditos rápidos a plazos

Los créditos rápidos a plazos son créditos en los que se llega a un acuerdo con la entidad que concede el crédito para ir reponiendo el dinero dispuesto en base a unos plazos previamente establecidos. En algunas ocasiones, el límite del crédito se va reduciendo conforme van cumpliéndose los plazos.

¿Cuáles son las ventajas de contratar créditos por internet?

Contratar un crédito por internet tiene una gran cantidad de ventajas. La más evidente es la comodidad, pues los puedes contratar sin salir de casa. Internet ha contribuido a cambiar muchos hábitos en nuestra sociedad y en lo que se refiere al sector financiero no está siendo distinto, especialmente entre la gente joven.

Cada vez es menos frecuente acudir a la sucursal de una entidad financiera tradicional, a nuestro banco de toda la vida, a realizar algún tipo de gestión. Además, contratar créditos online nos da acceso a muchas más entidades que sólo trabajan por internet.

Otra ventaja muy importante es que la inmensa mayoría de los créditos que se ofertan en internet son menos restrictivos en cuanto a los requisitos que tenemos que cumplir para que nos autoricen el crédito.

A través de internet, podemos acceder a créditos sin necesidad de tener una nómina, o sin aportar un aval que garantice la operación. Incluso podemos acceder a créditos cuando nuestro nombre aparece en registros de morosos como el de ASNEF, algo casi impensable en una entidad financiera tradicional.

Además, como ya hemos visto, la solicitud y posterior concesión de un crédito es bastante más ágil, rápida y sencilla que en un banco tradicional. El estudio para ver si nos conceden el crédito suele hacerse en el mismo momento en el que realizamos la solicitud, obteniendo una respuesta en pocas horas o minutos.

A ello hay que sumar que muchas entidades ponen a nuestra disposición el dinero del crédito en el mismo momento en el que se aprueba, por lo que son muy útiles en caso de tener algún imprevisto o alguna necesidad urgente de liquidez.

A lo anterior hay que sumar que, al realizar los trámites por internet, la documentación que hay que aportar suele ser mucho menor, ya que en muchos casos basta con presentar el DNI. Con el papeleo que genera la concesión del crédito sucede lo mismo, al estar basado todo en una operativa online, en la mayoría de los casos el papeleo es mínimo y, en algunos casos, inexistente.

Otro aspecto muy relevante a tener en cuenta es que estas entidades que ofrecen créditos online, generalmente, no preguntan para qué fin vamos a destinar el dinero que ponen a nuestra disposición en el crédito. Esto que puede parecer una nimiedad, en algunas entidades tradicionales puede hacer que nos denieguen la concesión del crédito.

A veces las entidades financieras consideran que si nos conceden el crédito vamos a entrar en una espiral de gasto que nos haga tener problemas financieros en el futuro, con el consiguiente riesgo para estas entidades de que no podemos devolver el dinero, acarreándoles una pérdida en su negocio.

¿Y sus desventajas?

Pero los créditos rápidos online también tienen sus desventajas.

La principal es el coste. Muchos de estos créditos son considerados por las entidades que los conceden como operaciones de riesgo elevado. Este hecho lleva asociado un coste mayor para el crédito.

Por un lado, la comisión que tendremos que pagar para acceder el crédito será considerablemente más elevada. Por otro, el tipo de interés que nos cobrarán por el dinero del crédito que utilicemos también tenderá a ser bastante superior al que nos cobrarían en un crédito normal.

Otra de la desventaja es el límite de crédito. Al ser operaciones que tienen poco tiempo para su estudio y en las que se aportan pocas garantías, las entidades no suelen concedernos créditos demasiado elevados. Podemos encontrarnos con casos en los que el crédito no llegue a superar los mil euros.

La última gran desventaja es el plazo de devolución. Por la misma razón anterior, normalmente deberemos devolver el crédito en un corto espacio de tiempo, mucho menor que el plazo en el que nos permitirían devolver un crédito normal.

¿Cuál es la mejor forma de encontrar el mejor crédito online?

La mejor forma de encontrar el mejor online es empezar realizando una búsqueda en Google, pues inmediatamente obtendremos multitud de resultados con gran cantidad de páginas web con información sobre créditos online.

Por un lado, encontraremos las páginas web de las entidades que conceden este tipo de créditos. En estas páginas encontraremos todas las características de los créditos que ofrecen. Además, algunas de estas páginas nos brindan la posibilidad de utilizar simuladores en los que tendremos la oportunidad de calcular el coste del crédito, en función del límite de dinero del que queramos disponer y del plazo en el que lo queramos devolver.

Por otro lado, entre los resultados de Google, encontraremos otro tipo de páginas web, los buscadores y comparadores de créditos. Son páginas que se dedican a aglutinar toda la información sobre los créditos que ofrecen las distintas entidades. Esto nos facilita mucho la búsqueda y comparación de los diferentes créditos, pues en un solo lugar podemos encontrar toda la información importante sobre los diferentes créditos, haciendo fácil su comparación.

¿Es recomendable utilizar un comparador de créditos online?

Es muy recomendable utilizar un comparador de créditos online, pues son páginas muy útiles para encontrar los distintos tipos de créditos que se ofertan en el mercado, tanto online como los de algunas entidades financieras tradicionales.

Por explicarlo de manera sencilla, los comparadores no son más que páginas web que centran su actividad en hacernos más fácil la búsqueda de créditos online. Estas webs cogen la información, los requisitos y las características de los distintos créditos que se ofertan en internet, para posteriormente exponerla toda junta en una misma página web.

Esto nos permite tener acceso a una gran cantidad de información sin necesidad de ir visitando las páginas web de cada entidad dedicada a ofrecer créditos online, pues son multitud.

Otra ventaja de los comparadores de créditos online es que podemos filtrar los resultados en función de nuestras necesidades y características especiales. Con esto conseguimos que sólo nos aparezcan aquellos créditos que, en principio, no vamos a tener problema en contratar, pues, a priori, cumplimos con todos los requisitos.

Pero el aspecto más relevante de los comparadores es que presentan la información de forma homogénea.

Es muy habitual que las diferentes entidades financieras y de crédito que ofrecen créditos por internet usen distintos términos para en realidad referirse a la misma cosa. O también podemos encontrarnos con la información sobre los préstamos presentada de forma muy dispar, haciendo difícil su comparación.

Pues bien, los comparadores son una herramienta muy buena, pues presentan toda la información de forma homogénea, en el mismo formato y con los mismos términos, haciendo que la comparación entre los diferentes créditos y entidades sea mucho más sencilla.

¿Son fiables estos buscadores de créditos online?

Como hemos señalado en el apartado anterior, los comparadores tienen una gran cantidad de ventajas, pero no son perfectos e incluso en algunos casos son muy mejorables. Por lo tanto, no todos los comparadores de créditos online son fiables.

En primer lugar, puede ser poco fiables porque presenten información incompleta por diversas razones.

Debemos de tener en cuenta en la persona o empresa que desarrolla un comparador no lo hace por amor al arte. Desarrollar una de estas páginas web requiere de tiempo y dinero para mantenerla, además de la búsqueda de algún tipo de rentabilidad por el trabajo realizado.

Así pues, podemos encontrarnos con comparadores que sólo ofrezcan información de aquellas entidades que les pagan algún tipo de canon o comisión para aparecer en él.

No obstante, la cantidad de dinero que puedan pagar estas empresas por aparecer en el comparador no es desorbitada, pues los comparadores lo que buscan es tener muchas visitas, así que intentarán ofrecer la mejor información posible, para lo que deberán presentar una gran cantidad de alternativas.

Al hilo de lo anterior, no debemos fiarnos de comparadores en los que no tengamos muchas alternativas para comparar. A menor número de créditos que aparezcan en el comparador, es menos probable que estemos eligiendo el crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades.

También hemos de tener en cuenta que podemos estar visitando un comparador que esté desactualizado. Cada vez hay más empresas dedicadas a esta actividad, por lo que la competencia es cada día mayor, lo que hace que muchas veces las ofertas y las características de los créditos cambien con frecuencia.

Por lo tanto, es recomendable que una vez que nos hayamos decantado por una entidad en concreto para pedir nuestro crédito online, visitemos su página web, con el fin de asegurarnos de que las características del crédito son las que aparecen en el comparador.

Así pues, lo mejor es visitar diversos comparadores, pues si confiamos en el primero que encontremos, tal vez nos estemos perdiendo alguna oferta de última hora, o los créditos rápidos de alguna compañía de reciente creación.

¿Cuáles son las entidades más recomendables para obtener un préstamo rápido online?

No hay dos personas iguales. Cada uno tenemos unas circunstancias en un determinado momento y unas necesidades diferentes cuando vamos a solicitar un crédito rápido online. Por tanto, debemos de tener claro que no hay una entidad que ofrezca el mejor crédito para cada uno de nosotros.

Por ello, debemos buscar y comparar hasta dar con “nuestro crédito”, es decir, aquel crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades en este momento concreto. Podemos encontrarnos con que la entidad que en el pasado nos concedió un crédito, ahora mismo no sea la que mejor satisfaga nuestras necesidades actuales.

El principal objetivo de toda persona que busca un crédito rápido online es encontrar dicho crédito con las mayores facilidades de pago posibles y al menor coste que podamos encontrar.

Nuestra forma de actuar no debe ser distinta a lo que hacemos cuando consideramos que nuestra actual compañía de telefonía es muy cara y queremos cambiar por otra.

Al igual que visitamos las páginas web de las distintas empresas de telefonía en busca de la mejor oferta en función del uso que hacemos de nuestro teléfono, debemos buscar entre las diferentes entidades que ofrecen créditos online hasta encontrar el mejor para nosotros.

Por lo tanto, la mejor manera de hallar el mejor crédito rápido online para nuestras necesidades es buscar y comparar entre las diferentes alternativas que se ofrecen en el mercado. Es una labor a la que hay que dedicarle el tiempo que sea necesario, dentro de la urgencia de cada situación, pues sólo así encontraremos el mejor crédito rápido online.

Como has podido ver, esta es la guía más completa sobre contratación de créditos rápidos online. Esperamos que te haya resultado útil y que te haya sacado de dudas. ¡Nuestro máximo interés es que no te engañen al contratar tu crédito!

? Los mejores créditos rápidos online – Lista actualizada 2019!
3 (60%) 2 vote[s]