Tarjeta de crédito ING: ¿Una buen alternativa para 2019?

La tarjeta de crédito ING es una de las que cuentan con mayor aceptación entre los usuarios de este tipo de tarjetas en nuestro país. Esto se debe a que dispone de muchas ventajas a las que el cliente se puede acoger desde el momento de su contratación. Si estás buscando información sobre tarjetas de crédito, sigue leyendo porque seguro que te interesará tener la Tarjeta ING.

¿Cómo funcioa exactamente la tarjeta ING?

Las tarjetas de crédito no dejan de ser un trozo de plástico rectangular, normalmente con unas medidas de 85,6 mm x 53,98 mm, y en el que en su dorso se puede leer el nombre del titular, el número de la tarjeta, la fecha de caducidad y el logo distintivo de la entidad financiera que la expide.

Pero este plástico es mucho más que eso, ya que permite el pago de cualquier producto o servicio sólo con el hecho de pasar su banda magnética por un datáfono. Las nuevas tarjetas usan también la tecnología contactless por la que se podrá usar sin necesidad de pasar esta banda por ningún lector, únicamente acercándola al dispositivo de cobro.

Las tarjetas de crédito son el medio de pago habitual que usan los bancos y entidades financieras para el consumo de sus clientes. Tienen una principal característica que las distingue de las de débito: el usuario puede abonar sus pagos sin necesidad de tener dinero en la cuenta vinculada a dicha tarjeta, por lo que pasará a tener una ‘deuda’ con esta entidad.

Tiempo atrás, el simple hecho de tener una tarjeta de crédito era sinónimo de cierto estatus social, ya que se asociaba a personas con un alto poder adquisitivo, y a los que el banco les ponía a su disposición una línea de crédito sin temor a que éstos no fueran a liquidar su deuda.

En la actualidad, el panorama ha dado un giro de 180 grados y es raro la persona que no cuenta en su cartera con al menos una tarjeta de este tipo. Por lo que, en un mercado tan grande, es necesario saber en todo momento cómo usarlas y conocer todas las posibilidades que se abren ante nosotros, sólo por el hecho de ser poseedor de uno de estos trozos de plástico.

¿Qué características tienen la tarjeta de crédito ING?

Por lo general, las tarjetas de crédito suelen obligar al usuario a cumplir una serie de requisitos mientras disfruta de ella, para que el banco o la entidad financiera no le cobre gastos de mantenimiento, de renovación, o incluso de emisión.

Con la llegada de la banca online, este panorama cambió de forma drástica y se comenzaron a ofrecer tarjetas sin ningún tipo de comisión. Es el caso de la tarjeta ING, una de las pioneras en nuestro país en dar el paso de no cobrar nada a sus clientes por tenerla, renovarla, ni siquiera por solicitar tarjetas adicionales, algo que aún hoy en día muy pocos hacen.

Cuando hablamos de tarjeta de crédito online, nos estamos refiriendo a aquella que permite al usuario realizar cualquier tipo de operación desde cualquier ordenador, smartphone o Tablet mediante su app o su página web. Como decimos, la evolución es que cada vez más entidades están tomando estas medidas con sus clientes.

Si aún eres de esos a los que su banco les cobra por tener tarjetas, deberías ir pensando en remediarlo, ya que hoy en día tienes varias posibilidades para dejar de pagar una cuota como esa.

Con esta modalidad online, quedaron atrás los tiempos en los que tenías que ir al banco o a tu entidad financiera para cualquier trámite. Desde casa o desde cualquier lugar del mundo en el que te encuentres tendrás en la palma de tu mano la posibilidad de realizar cualquier gestión de tu tarjeta, desde ver los cargos que llevas realizados en el mes hasta devolver un importe cobrado por error.

Por supuesto, esta nueva ventana es también un paso adelante para la seguridad de nuestras finanzas, ya que es muy fácil controlar en todo momento el uso que se le está dando a la tarjeta. Además, si la perdemos o nos la roban, sólo tendremos que entrar desde cualquier móvil o pc para cancelarla, evitándonos el tedioso trámite de llamar por teléfono o acercarnos a la oficina.

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco con ING?

Los clientes de las entidades bancarias y financieras pueden contratar las diversas tarjetas que ofrecen en su catálogo, pero existe también una nueva corriente de tarjetas de crédito que ofrecen unos servicios similares con la coletilla “sin cambiar de banco”.

Aparentemente, se trata de un producto con las mismas características, pero tendremos que tener cuidado y conocer al detalle las ventajas y desventajas que tendremos al usar una u otra.

Las tarjetas con las que no tienes que cambiar de banco permiten el pago en situaciones inesperadas en las que por cualquier motivo no puedes usar las que ya tienes. Además, pueden tener algunas ventajas exclusivas como descuentos en ciertos establecimientos con los que tienen convenios para fomentar su uso.

Pero también tienes que saber que algunas de estas tarjetas llevan asociadas unas condiciones de uso que son peores a las que solemos tener con nuestro banco. Normalmente, esta letra pequeña suele estar en el pago aplazado de las compras, ya que los tipos de interés suelen rondar el 24% anual, o el 2% mensual tal y como podrás leer en sus condiciones.

Además, al no ser tu banco de confianza ni tener cuenta con ellos, otro punto a tener en cuenta será la comisión por descubierto o por retirar efectivo de cualquier cajero. Observa bien todos los pros y los contras antes de usar una u otra tarjeta, ya que a veces este simple hecho puede hacernos ahorrar un buen dinero.

Actúa siempre con sentido común y piensa que por muy fácil que nos pinten el aplazar un pago o una deuda contraída, no deja de ser un crédito al consumo que conlleva un tipo de interés bastante más alto que el que tendrías al pagar con la tarjeta que te ofrece tu entidad bancaria habitual.

¿Por qué existen estas tarjetas de crédito de fácil aprobación?

Las tarjetas de fácil aprobación son una de las más demandadas en el mercado español para cubrir las necesidades de los usuarios de crédito que buscan una alternativa fácil y sencilla de financiación.

Su éxito radica en su rápida tramitación, ya que sólo se necesita unos minutos para tramitarlas y una sencilla documentación. A diferencia de otras alternativas, únicamente piden seguir unos pasos muy rápidos para poder tenerla en casa en unos días.

Gracias a la aparición de internet, podemos pedir nuestra tarjeta ING desde cualquier lugar. Únicamente hay que entrar en el portal web o en la app, identificarnos con nuestros datos de clientes y pedir una nueva tarjeta. Al ser clientes del banco, ya cuentan con nuestros datos por lo que nos darán respuesta a nuestra petición en un espacio corto de tiempo.

En el año 2017 se batieron récords de expedición de tarjetas de crédito en España. La banca de nuestro país concedió más de 4 millones de nuevas tarjetas, lo que sumó un total de más de 70 millones en circulación. Sin duda, el mayor aumento de la historia.

La tendencia es que con el paso de los años desaparecerá en su totalidad el dinero en efectivo y prácticamente podremos pagar cualquier compra con uno de estas herramientas. La adaptación de nuestra sociedad a las nuevas tecnologías, en especial a las relacionadas con el mundo financiero, hace indicar que cada día nos acercaremos más a los hábitos del resto de países europeos.

La recuperación económica tras la crisis de 2007, junto a las nuevas modalidades de pago existentes en los comercios son, en parte, las culpables de esta nueva era de la revolución digital.

¿La tarjeta ING es una tarjeta de crédito con ASNEF?

Las siglas ASNEF significan Asociación Nacional de Establecimientos Financieros, esta asociación fue creada en 1957 y gestiona una base de datos que recoge los impagos en que incurren las distintas personas o sociedades en nuestro país. Comúnmente, se conoce como el fichero de solvencia o el listado de morosos.

Para poder registrar un impago en esta base de datos es obligatorio pertenecer a dicha asociación, por lo que únicamente podrán meternos en la lista las siguientes entidades:

  • Los bancos y cajas de ahorro que prestan servicio en el territorio nacional español.
  • Las financieras de consumo, o todas aquellas empresas que ofrecen servicio de financiación cuando hacemos una compra en cualquier gran superficie, concesionario o tienda de electrodomésticos.
  • Empresas proveedoras de servicios como la electricidad, el gas o las telecomunicaciones.
  • Otras empresas que corren el riesgo de sufrir impagos en su propia actividad como aseguradoras.

El uso inapropiado de algunos usuarios de tarjetas de crédito en los últimos años ha propiciado que la mayoría de las entidades bancarias y financieras recurran a estos listados a la hora de conceder o rechazar las solicitudes de nuevas tarjetas.

Y, en el caso de la tarjeta ING, debes saber que recurren a ASNEF para saber si el solicitante es o no es un moroso. Es por ello que podemos afirmar que ING NO concede su tarjeta si estás en ASNEF.

Estas herramientas de financiación tienen numerosas ventajas si sabemos utilizarlas en nuestro beneficio de una manera correcta. Sin embargo, un uso desmedido sin un respaldo económico puede llevarnos a contraer una deuda que no podremos liquidar.

Para cubrirse las espaldas ante este hecho, los bancos y financieras que cuentan con productos de crédito han optado por no concedérselos a personas que se encuentran registradas en estos ficheros de morosidad.

Hay miles de personas que tienen una deuda mínima con su compañía telefónica o de suministros por una disputa de unos euros y que ni siquiera son conscientes de que se encuentran en el ASNEF. Por lo que, encontrarse en estos ficheros no es siempre sinónimo de ser un mal pagador o un gran moroso.

La ley estipula que la empresa que introduce a una persona en un listado de morosidad debe notificárselo hasta 30 días después de su inclusión, pero esto no siempre ocurre. Por lo que se dan muchos casos en los que se enteran de su inclusión al solicitar una de estas tarjetas de crédito y recibir una respuesta negativa por este motivo.

Una vez que nos notifican esta incidencia de morosidad, tendremos 30 días para regularizar nuestra situación. En caso contrario, permaneceremos en este listado durante los siguientes 6 años o cuando paguemos la cantidad que no están requiriendo, lo que antes ocurra.

¿Qué características tiene la tarjeta ING?

La tarjeta ING es la preferida por aquellos usuarios a los que le gusta estar a la vanguardia de la tecnología, ya que la compañía holandesa se caracteriza por ser pionera de los mayores avances en este campo en nuestro país, siendo la primera en implantar herramientas como Twyp o Twyp Cash, algo que, hasta entonces era una utopía dentro de nuestras fronteras.

Con Twyp es posible desde hace unos años en España compartir dinero con nuestros familiares y amigo de la manera más sencilla a través de una app en nuestro teléfono móvil o Tablet. Poco tiempo más tarde surgió Twyp Cash, con el que es posible hacer retiradas de efectivo en establecimientos y gasolineras adheridas al programa. Sin duda, un avance para los usuarios de la tarjeta ING, que disfrutan antes que nadie de estas y otras ventajas.

Ser pionero, estar a la vanguardia o tener las mejores condiciones antes que nadie podría llevar implícito tener que pagar por ello, pero no en el caso de la tarjeta ING. Una de las características principales de este banco en general y de esta tarjeta en particular es que nunca pagarás nada por tenerla.

Esto quiere decir que no tienes cuotas anuales, ni cuotas por emisión, ningún coste de renovación y como ya os adelantamos, tampoco ningún coste por pedir tarjetas adicionales.

Por si no pagar nunca nada por ella fuera poco, tu tarjeta ING te ofrece además una de las mejores condiciones del mercado en cuanto a sus intereses, ya que disfrutarás de un 15% TAE (14,06% TIN en compras superiores a 90 y financiadas en 3, 6, 12 o 18 meses) y un 22% TAE (20,05% TIN) en el resto de tus compras aplazadas.

El único requisito para esta financiación será que las cuotas aplazadas sean de un mínimo del 5% del total, o de 30 euros, la cantidad que resulte mayor en cada caso.

Como puedes comprobar, estos intereses por aplazar los pagos son uno de los más bajos si hablamos de rentabilidad para el cliente, por lo que no nos equivocamos al afirmar que esta tarjeta de crédito es de las más baratas en comparación con la mayoría de las que podemos encontrar en el mercado financiero de nuestro país.

Además de la posibilidad de aplazar nuestras compras, existe el pago diferido mensual como es obvio, por el que nos pasarán por nuestra cuenta los gastos que hayamos hecho con nuestra tarjeta sin ningún tipo de interés.

Ventajas de tener la tarjeta ING

Como es normal, lo que nos hace decidirnos por tener y utilizar una y otra tarjeta son las ventajas que tendremos con ellas. En este aspecto, ING apuesta por el cliente, dando razones suficientes para que su tarjeta sea la primera que saquemos de la cartera para pagar nuestras compras o sacar dinero de un cajero.

La tarjeta ING te permite sacar dinero gratis en cajeros de varias entidades como Banco Popular, Banca March, Banco Pastor y Targobank, lo que nos da la oportunidad de disponer de nuestro dinero sin pagar ningún tipo de comisión en más de 12.000 cajeros repartidos por toda la geografía de nuestro país.

Si te encuentras en un lugar en el que no encuentras con cajeros de estas entidades, debes saber que también podrás hacerlo de manera gratuita en los de Bankia y Banco Mare Nostrum a partir de 50 euros y en el resto de cajeros de cualquier banco o caja a partir de 200 euros.

Apostando además por nuestra seguridad, ofrece de manera gratuita un servicio de alertas en nuestro móvil, con el que seremos informados a través de un SMS cada vez que se realice cualquier movimiento con ella, ya sea por una disposición de efectivo o cuando se efectúa una compra online o en un establecimiento físico.

Tu tarjeta ING te ofrece una protección añadida en tus compras realizadas a través de la red. En el momento de realizar cualquier transacción, siempre que el comercio en concreto cuente con el distintivo ‘Verified by Visa’ o ‘Mastercard SecureCode’, se enviará a tu móvil una clave con la que tendrás que verificar que eres tú el que está realizando dicha compra.

Por si esto fuera poco, en los últimos meses, ING llegó a un acuerdo con la plataforma online iuplay, con la que podrás comprar por internet sin necesidad de dar ningún dato de tu tarjeta. Simplemente tendrás que introducir tu usuario y tu contraseña para identificarte y poder hacer el pago de la manera más segura posible.

Siéntete seguro con tu tarjeta ING

Además de todas estas ventajas, la tarjeta de crédito de ING incluye toda una serie de seguros gratuitos que te serán de gran utilidad en momentos determinados de tu día a día. Todos ellos, hacen que puedas sentirte mucho más seguro cada vez que pagas con ella en cualquier parte del mundo.

Uno de los más importantes es el seguro contra robo, extravío y asalto en cajero, con el que estarás cubierto en caso de robo y asalto durante o inmediatamente después del uso de cualquier cajero.

También tendrás una cobertura adicional que te garantiza la devolución del dinero en caso de que se produzca cualquier cargo no reconocido con tu tarjeta, si la pierdes, te la roban o te realizan una clonación de la misma. Este seguro también te permite pagar por internet con toda tranquilidad, ya que tendrás la garantía de devolución en caso de uso fraudulento mediante esta vía.

Algo que es desconocido para muchos usuarios de estas tarjetas, es que algunas de ellas, como es el caso de la tarjeta ING, incluye el pago de la prima de un seguro de vida, que normalmente sirve como cobertura para asegurarse el cobro de una posible deuda en caso de fallecimiento del titular.

Esta cobertura se mantiene vigente mientras se conserve la titularidad de la tarjeta, por lo que, de forma implícita, en caso de ocurrir, algo que siempre preferimos que no pase, los familiares recibirán una indemnización que se establece en el propio contrato.

Viaja seguro con tu tarjeta ING

Hay muchas personas asiduas a los viajes que consideran necesario la contratación de un seguro adicional una vez que van a salir fuera de España. Todas esas personas están de enhorabuena, ya que también se ahorrarán ese dinero gracias a la tarjeta ING.

Con el simple hecho de para el billete de transporte con la tarjeta, estarán cubiertos el titular, así como su cónyuge e hijos y hasta cinco personas adicionales ante cualquier caso de fallecimiento, invalidez absoluta o permanente por accidente del medio de transporte utilizado hasta 150.000 euros. Esta cantidad es mucho mayor que el que ofrecen otras tarjetas de este tipo, e incluso mayor que algunos seguros por los que pagamos una cuota.

De la misma manera, se asegurarán los mismos casos, y hasta 6.000 euros, cuando se alquile un coche de alquiler. Otra razón más para pagar tus vacaciones con la tarjeta ING.

Además, pagando cualquier concepto relacionado con el viaje, disfrutarás también de un seguro de asistencia en viaje con una cobertura de hasta 4500 euros, con el que tendrás incluido gastos médicos, pérdida de equipaje y otros conceptos que harán tus vacaciones más seguras.

Promociones y descuentos

Para acabar con las ventajas de la tarjeta ING, qué mejor manera de hacerlo que contándote que ahorrarás dinero por pagar con ella en establecimientos concertados gracias a Shopping Naranja.

Este servicio de ING te ofrece la posibilidad de pagar menos en tus compras del día a día, como gasolineras, supermercados, tiendas o agencias de viaje sólo por utilizar tu tarjeta para pagar. Encontrarás conocidas marcas como VIPS, Springfield, Galp, EasyJet o entradas.com, en los que tendrás un descuento por ser cliente.

¿Y qué requisitos tiene?

Los requisitos para solicitar la tarjeta ING son bastante generales y fáciles de cumplir:

  • Ser mayor de edad, algo que tendrás que demostrar con tu Documento Nacional de Identidad.
  • Tener unos ingresos mínimos fijos demostrables, para lo que tendrás que presentar una nómina o recibo de autónomos.
  • Tener una cuenta en ING previa a la solicitud de la tarjeta. Como bien sabes, podrás gestionar la apertura de una cuenta de manera gratuita de forma presencial en cualquier sucursal o a través de internet.
  • No aparecer en ningún listado de morosidad. Como hemos explicado con anterioridad, una condición clave a la hora de poder tener esta tarjeta de crédito.

Si ya eres cliente del banco desde hace tiempo, probablemente ya tengas una cuenta nómina con tus ingresos fijos, por lo que será aún más fácil la comprobación por parte de ING de tus datos. Si no es el caso, tendrás que responder un breve cuestionario para la solicitud.

El trámite de la tarjeta ING tarda apenas unas 48 horas desde la solicitud hasta la aprobación de la misma, un tiempo que se acelerará con tu nómina ingresada, ya que tendrás pre aprobada la cantidad del importe de tu nómina en tu tarjeta, como ya hemos comentado.

Después de que se apruebe tu solicitud, la tarjeta tardará de dos a tres días hábiles en llegar a tu domicilio. Una vez en tu poder, tendrás que activarla en el área de clientes, identificándote con tu clave habitual y clicando en el apartado de tarjetas.

En este mismo apartado podrás gestionar todas las tarjetas de que dispongas, así como activarlas o desactivarlas en caso de pérdida o robo. Una opción que sin duda da seguridad a nuestro dinero.

¿Es la tarjeta de ING Direct una de las mejores tarjetas de crédito?

Sin ningún tipo de duda, nos encontramos ante una de las mejores tarjetas de crédito que existen en España. La primera razón es obvia, y es que la tarjeta ING tiene como lema “cero comisiones y cero preocupaciones”, un eslogan que escenifica la realidad de sus condiciones, sin ningún coste de por vida y con una protección en tus compras que supera a las de otras tarjetas de las mismas características.

Por si esto no fuera suficiente para ser una de las mejores, hay que añadir el plus de los seguros de viaje, que nos puede salvar de un apuro en cualquier momento que salgamos fuera de nuestro domicilio y tengamos que coger un transporte público.

Para acabar, no podemos dejar pasar el hecho de que solo por comprar con nuestra tarjeta ING en establecimientos de renombre podremos conseguir mejores precios y ahorrarnos un dinero que a final de año puede suponer una importante suma.

Como puedes ver, la tarjeta ING Direct es una tarjeta que no te pone ninguna obligación y que te ofrece muchas ventajas sin pagar por ella, hecho que la convierte en una de las mejores tarjetas de crédito. Así que… ¿A qué esperas para hacerte con una?