Tarjeta de crédito Cetelem: Sin comisiones!

La tarjeta de crédito Cetelem fue creada para aquellas personas que quieren disponer de dinero para realizar sus compras en su día a día de manera inmediata y con unas buenas condiciones de financiación. Este producto tiene varias ventajas para sus usuarios que tendrán una protección extra en sus compras sin tener que pagar nada por ello.

¿Cómo funcionan la tarjeta de crédito de Cetelem?

Las tarjetas de crédito son unas herramientas de pago expedidas por los bancos y empresas financieras. Tienen forma rectangular, con unas medidas estándar de 85,6 mm x 53,98 mm y están hechas de plástico para que sean livianas y resistentes. Normalmente, en el dorso de la misma podrá leerse el nombre del titular, su fecha de caducidad y la entidad que la expide.

Obviamente, una tarjeta de crédito es mucho más que un trozo de plástico. Con una de ellas, podrás realizar cualquier compra en establecimientos que cuenten con la opción de pago con tarjeta sin necesidad de llevar dinero en efectivo encima.

Para realizar dicho pago, el titular tendrá que pasar su tarjeta por el datáfono del comercio, bien sea con la banda magnética o acercándola a la pantalla si cuenta con tecnología contactless. En los últimos tiempos, los avances de la tecnología permiten también pagar con tu tarjeta a través de otros dispositivos como el móvil o un smartwatch.

Hace unos años, las tarjetas de crédito se asociaban al estatus económico de la persona que las poseía, ya que únicamente los que contaban con un alto poder adquisitivo podían contar con una de estas herramientas de pago. Por aquel entonces, los bancos no solían arriesgarse a ofrecer líneas de crédito a personas que podían no pagar sus deudas al mes siguiente.

Hoy en día nos encontramos ante un escenario totalmente distinto. En España, cualquier ciudadano de a pie cuenta con al menos uno de estos trozos de plástico en su poder. En muchos casos, podremos cruzarnos con varias personas que no sólo lleven una tarjeta de este tipo en su cartera, sino varias.

Pese a estos datos y a su normalización en una sociedad como la nuestra, todavía existen muchas personas que no conocen las posibilidades que se abren paso cuando tenemos en nuestro poder una de estas tarjetas de crédito.

¿Qué características tienen la tarjeta de Crédito Cetelem?

La aparición de estas nuevas tarjetas de crédito tiene como ventaja principal la supresión de la necesidad de acudir a una sucursal bancaria para hacerse con una de ellas, así como la eliminación de largos papeleos y esperas para su obtención. Nunca antes fue tan sencillo solicitar una y además se han mejorado todos los trámites para adquirirlas.

Antes de este nuevo marco en el que nos encontramos, la mayoría de las tarjetas de crédito imponían condiciones a sus usuarios a cambio de su gratuidad. Para disfrutar de ellas a coste cero, se debían cumplir una serie de requisitos como tener domiciliaciones, nóminas o hipotecas con la entidad que las expedía.

La llegada de la banca online supuso un cambio a mejor en todos estos aspectos, que con el paso del tiempo han ido quedando en el olvido. La aparición de la tarjeta Cetelem es un claro ejemplo de la nueva realidad, ya que no cobra nada a sus clientes por su emisión, renovación ni por su cancelación.

Otra de las ventajas principales de esta tarjeta de crédito online es que permite al usuario realizar las operaciones más usuales sin necesidad de desplazarse a ninguna oficina. Gracias a su aplicación o a su sitio web, podremos realizar cualquier gestión desde un ordenador o teléfono móvil desde cualquier lugar en el que nos encontremos, un hecho que hace unos años era impensable.

Esta nueva realidad no se reduce a la comodidad, sino también a una mayor seguridad. Con la posibilidad de poder revisar los movimientos en cualquier momento y en cualquier lugar, será mucho más fácil y rápido detectar cualquier uso indebido de nuestra tarjeta. Además, podremos desactivarla en caso de robo o extravío en el mismo momento que seamos conscientes del hecho.

Si todo esto te suena a chino, es probable que seas de los pocos que aún paga comisiones de emisión o de renovación por tu tarjeta. Por suerte, hoy más que nunca, es fácil que cambies esta circunstancia y te pases al bando ganador pidiendo la tarjeta Cetelem para olvidarte de pagar nunca nada por el mero hecho de llevarla en tu cartera.

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco? Con Cetelem, ¡Sí!

Si, como el resto de la humanidad, tienes una cuenta corriente abierta en cualquier banco o caja de ahorros en España, te habrán informado por varios medios de la posibilidad de obtener cualquiera de las tarjetas de crédito que ofrecen en su catálogo. Por suerte, la llegada de esta nueva modalidad ‘sin cambiar de banco’ puede ofrecer una alternativa que, en muchos casos, es incluso mejor a las que te ofrece tu entidad.

Aparentemente, puede que creas que ambas te ofrecerán lo mismo, pero siempre será mejor conocer de primera mano y en profundidad las ventajas y desventajas que tendrás con cada una antes de elegir tu tarjeta de cabecera, ya que será la que uses en tus compras del día a día.

Las nuevas tarjetas ‘sin cambiar de banco’ pueden ser una simple alternativa a tus tarjetas habituales en circunstancias en las que, por cualquier motivo, no puedas pagar con ellas. Pero no debes quedarte ahí, ya que en muchos casos puedes tener motivos y ventajas extras al usarlas, que no te ofrecerán las que lleva usando años atrás.

Es posible que tu propio banco te cobre comisiones por tener su tarjeta o incluso que te imponga alguna condición extra para que puedas tenerla gratuita. Las más comunes suelen ser la imposición de un gasto mínimo trimestral o anual, la domiciliación de un número determinado de recibos o que tengas domiciliada la nómina.

Probablemente, si dejas de cumplir cualquiera de estas condiciones, experimentes la sensación de que te cobren por una herramienta de pago que podrías tener de manera gratuita con otras alternativas como la tarjeta Cetelem.

Actúa siempre en tu beneficio con conocimiento de causa. Infórmate de las condiciones que tienes actualmente y compara las que podrías tener con otras alternativas, buscando siempre la que sea mejor para tu bolsillo.

A partir de ahora, sabrás que no es normal que tengas que pagar por ellas, o que tengas que hacer hueco en tu agenda por la mañana para acudir a tu oficina para realizar cualquier gestión referente a tus tarjetas de crédito.

¿Por qué existen estas tarjetas de crédito de fácil aprobación?

Las tarjetas de fácil aprobación surgieron en España debido al boom en la demanda de estas herramientas de financiación tanto para particulares como para autónomos y empresas. Su aparición cubrió las necesidades de estos usuarios que buscan una alternativa a lo que ya tenían, de una manera más sencilla de obtener y con menos papeleo.

Esta facilidad y rapidez a la hora de su obtención, es uno de los puntos fuertes de este tipo de tarjetas que, a diferencia de otras alternativas, sólo requieren de unos minutos para su tramitación. Además, una vez que son aprobadas, el cliente las recibe cómodamente en casa en un plazo mínimo de días.

Gracias a las nuevas tecnologías y a la aparición de internet, podremos solicitar la tarjeta Cetelem desde la playa debajo de nuestra sombrilla o mientras estamos de viaje de negocios en Tokyo. Sólo con tener acceso a la red, podremos entrar al site o a la app a través de un pc o un teléfono móvil y pedir nuestra nueva tarjeta.

La solicitud requerirá una mínima documentación que solemos llevar encima cuando salimos de casa y la cumplimentación de una sencilla solicitud con nuestro datos personales y profesionales. Algo que nos llevará muy poco tiempo.

Tal es el éxito de esta nueva forma de ver las tarjetas de crédito como una utilidad para nuestras necesidades de financiación que, en el año 2017, se batieron todos los récords de expedición. La banca española concedió en los 12 meses más de 4 millones de nuevas tarjetas a sus clientes, que sumado al total hace una circulación de más de 70 millones de unidades sólo dentro de nuestras fronteras.

Este dato de aumento, el mayor de la historia del país, hace pensar que el camino a seguir será el de la desaparición total del dinero en efectivo. En un futuro no muy lejano, pagaremos cualquier compra y en cualquier establecimiento con una tarjeta de crédito.

La adaptación de la sociedad española a las nuevas tecnologías con las últimas generaciones nos acerca a la norma común del resto de países europeos, en los que el uso de este tipo de herramientas de pago está mucho más extendido que aquí.

Si aún eres de los que va a la oficina a poner al día tu cartilla, empieza a cambiar tu mentalidad y ve preparándote para la nueva era en la que lo digital nos facilitará nuestro día a día en todos los aspectos de la vida. Algo que, al parecer, no está muy lejos de llegar.

¿La tarjeta Cetelem es una tarjeta de crédito con ASNEF?

Antes de nada, debes saber que ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros y que en España gestiona la base de datos principal en la que se recogen los impagos en los que incurren personas o empresas con otras compañías en nuestro país. Seguramente hayas oído hablar de ella de forma coloquial como la lista de morosos o los ficheros de solvencia económica.

Para la aprobación de la mayoría de las tarjetas de crédito, las entidades financieras y los bancos recurren a esta lista para comprobar que el solicitante no está incluido en su base de datos. En caso de estarlo, lo más normal es que la solicitud venga denegada por este motivo. Y Cetelem no es una excepción.

En muchas ocasiones, se dan casos en los que personas que reciben la negativa en su solicitud por este motivo ni siquiera saben que estaban incluidos en estos ficheros. Esto se debe a que alguna entidad perteneciente a esta asociación nos puede incluir por el simple hecho de que nos neguemos a pagar una factura que se nos ha imputado por algún error propio.

Para tener claro este hecho, pondremos un ejemplo que seguro que hemos oído o sufrido en nuestras propias carnes. Nuestra compañía de electricidad o de servicios de telefonía e internet nos manda una factura errónea en la que nos cobra algún servicio en el que no estamos de acuerdo y nos negamos a pagar, con la consecuente disputa de reclamaciones que puede llegar a durar meses.

Pues bien, en un caso como este, y aunque la cantidad que nos reclaman sea de unos simples euros, es muy probable que dicha compañía nos haya incluido en estos listados de morosidad para reclamar el pago de nuestra deuda.

Si bien la ley indica que una vez nos incluyen, nos deben notificar personalmente en un plazo de 30 días posteriores a dicha inclusión, esto no siempre ocurre de esta manera por lo que existen multitud de casos en los que la persona en cuestión ni siquiera es consciente de que pertenece a un fichero de morosidad.

Para que cualquier empresa pueda registrar un impago en esta base de datos, es de obligado cumplimiento pertenecer a dicha asociación. En resumidas cuentas, estas son las entidades que pueden meternos en uno de estos listados:

  • Los bancos y cajas de ahorro que operan dentro de las fronteras del territorio nacional español.
  • Las financieras de consumo, o todas aquellas empresas que nos ofrecen un servicio de financiación al realizar cualquier tipo de compra con ellos.
  • Empresas proveedoras de servicios como los de telefonía, internet o suministros del hogar.
  • Cualquier otra empresa que tiene el riesgo de sufrir impagos en su propia actividad.

Una vez que alguna de estas compañías nos remita una comunicación informándonos de que nos han metido en el fichero de ASNEF, dispondremos de 30 días para regularizar nuestra situación y liquidar la deuda contraída. En caso de no hacerlo, apareceremos en la lista de morosos durante los siguientes 6 años, o hasta que decidamos pagar.

Las tarjetas de crédito pueden sernos de gran ayuda en determinados momentos en los que necesitemos financiación, pero siempre hay que tener en cuenta la capacidad que tendremos para liquidar a posteriori los plazos que tengamos pendientes.

No hay que olvidar que, aunque su forma de pago puede ser una ventaja, no deja de ser una contracción de deuda por nuestra parte con la emisora de la tarjeta.

Así que, como conclusión, NO, Cetelem NO te dará su tarjeta si estás en la lista de morosos de ASNEF (o cualquier otra).

¿Qué características tiene la tarjeta Cetelem?

La tarjeta Cetelem es una de las tarjetas más conocidas en nuestro país, ya que pertenece a una entidad financiera de referencia como es Cetelem. Esta empresa francesa lleva más de 60 años de actividad en varios países y llegó a España hace 30 años.

Los más de 2,5 millones de clientes con los que cuenta la marca, son un fiel reflejo de la profesionalidad de sus empleados, así como de las buenas condiciones de que disponen sus créditos, así como su tarjeta, que representa el 30% de su actividad total, con más de 400.000 expediciones.

El éxito de esta tarjeta de crédito radica principalmente en que no pagarás nunca gastos de emisión, de mantenimiento, ni por pedir tarjetas adicionales. De esta forma, podrás disfrutar de ella todo el tiempo que necesites sin necesidad de pagar un coste que aún siguen cobrando muchas otras tarjetas que tienen menos ventajas que esta.

Paga tus compras como quieras

La segunda característica principal de esta tarjeta es que te ofrece la posibilidad de decidir en cada momento como quieres pagar tus compras. Siempre que el gasto sea superior a 40 euros, podrás elegir en cuantas cuotas quieres pagarlo con el modo de pago aplazado: en 3 meses, en 6 meses o en 12 meses.

Cada una de estas opciones tiene una comisión distinta, dependiendo de el importe y del número de plazos que elijamos pagar. Por ejemplo, si compramos un sofá de 1500 euros con el modo aplazado tendremos las siguientes opciones:

  • Con una amortización total en 3 meses: la comisión en este caso será de un 2%, por lo que haremos un pago inicial de 530 euros y dos pagos posteriores de 500 euros, siendo el importe total de nuestra compra de únicamente 1530 euros. Esta cifra supone un TAE del 12,77%.
  • Con una amortización total en 6 meses: esta vez la comisión será de un 3% por disponer de un mayor plazo de pago. Tendremos que realizar un pago inicial de 295 euros y 5 pagos posteriores de 250 euros cada uno. El importe total ascendería en este caso a 1545 euros y el TAE se reduciría al 10,95%.
  • Con una amortización total en 12 meses: mantendríamos la comisión del 3% por nuestra compra, aún disponiendo de un año para pagarla. El importe total sería igualmente de 1545 euros, aunque en este caso el TAE se quedaría únicamente en un 5,78%, siendo sin duda una de las mejores opciones que existen.

Como podrás comprobar, la tarjeta Cetelem te ofrece una de las mejores condiciones que existen en el mercado a la hora de poder aplazar tus compras. Si verificas el resto de opciones que existen verás como hay muchas otras por las que tendrás que pagar una comisión de hasta el 24% TAE.

La cosa no queda ahí, ya que con esta tarjeta podrás realizar cancelaciones totales o parciales de la deuda pendiente cuando lo decidas, sin ningún tipo de coste extra para tu bolsillo. Si alguna vez lo has intentado con otras tarjetas, sabrás que la norma más común es tener costes de cancelación al realizar este tipo de operación.

Estarás siempre a la última tecnología

Con la tarjeta Cetelem podrás realizar todos los trámites que necesites de manera online. De esta forma, no tendrás que desplazarte nunca a ningún sitio para gestionar tus finanzas o para presentar cualquier tipo de documentación. El 100% de las gestiones se realizan online a través del Espacio Cliente que podrás encontrar en su sitio web o a través de la App de Cetelem.

En tus compras online, estarás siempre seguro con el sistema Comercio Electrónico Seguro o a través de la aplicación Samsung Pay que está disponible para cualquier teléfono móvil de la marca Samsung.

Gracias a esta aplicación podrás llevar tu tarjeta siempre en tu móvil, para hacer mucho más fáciles las compras del día a día. Con ella, sólo tendrás que dirigirte a cualquier establecimiento que acepte el pago a través de contactless y hacer tus pagos de forma fácil, cómoda y segura.

La app Samsung Pay viene instalada por defecto en todos los teléfonos de la marca, por lo que únicamente tendrás que activarla, registrar tu tarjeta Cetelem y empezar a pagar con la última tecnología.

Utilizando este método sólo tendrás que llevar encima el móvil y olvidarte de la preocupación de llevar la cartera. Además, este método de pago es igual de seguro que si lo hicieras con la tarjeta física, ya que te pedirá el PIN o tu huella dactilar para verificar que eres tú el que está realizando la compra.

Por si esto fuera poco, cada vez que utilices la app de Samsung para pagar, acumularás Samsung Rewards; unos puntos que podrás canjear por regalos exclusivos.

Siéntete siempre seguro

La tarjeta Cetelem incluye una cobertura de protección de pagos por si tu situación laboral cambia en cualquier momento y te preocupa cómo hacer frente a los gastos. En caso de que te quedes en paro después de tener contrato indefinido, este seguro te protege las cuotas mensuales de tu tarjeta hasta 12 meses consecutivos o 36 meses alternos.

Además, por ser titular de una tarjeta de crédito Cetelem tendrás un seguro de viaje con el que te sentirás seguro en cualquier lugar del mundo. Sólo por el simple hecho de haber pagado el transporte público con la tarjeta, el titular y hasta un máximo de 5 acompañantes estarán cubiertas en caso de fallecimiento, incapacidad permanente absoluta o invalidez permanente parcial.

Igualmente, estaréis asegurados en los supuestos en los que, en lugar de transporte público, utilicéis un turismo alquilado, siempre y cuando el importe del contrato haya sido igualmente abonado con tu tarjeta.

Si alguna vez has viajado fuera de las fronteras de nuestro país, sabrás que siempre es conveniente tener un seguro de este tipo y que las compañías de viaje suelen cobrar aparte un suplemento por asegurar este tipo de sucesos.

Pues bien, gracias a esta tarjeta, podrás olvidarte de esa partida de gasto extra ya que estará incluida en el precio del viaje, únicamente por haber pagado con este medio.

¿Y qué requisitos tiene?

Como todas las tarjetas de crédito, la de Cetelem tiene unos requisitos mínimos que deberás cumplir para poder tenerla.

  • Ser mayor de edad: para demostrarlo, deberás contar con tu Documento Nacional de identidad en vigor.
  • Tener una cuenta bancaria a tu nombre: ya que, al no necesitar cambiar de banco, tienen que pasar las cuotas por una cuenta que ya tengas abierta.
  • Tener ingresos estables: un requisito indispensable a la hora de pedir cualquier préstamo o tarjeta de crédito. El banco o entidad financiera necesita saber que dispones de unos ingresos para poder devolver el dinero.
    Una vez hecha la solicitud, su departamento de riesgo mirará que los ingresos que tienes sean suficientes para la aprobación de la tarjeta.
  • No estar en ningún listado de morosos: como ya hemos comentado anteriormente, otra condición indispensable para que tu tarjeta sea aprobada.

¿Es la tarjeta Cetelem una de las mejores tarjetas de crédito?

A pesar del extenso abanico que se abre ante nosotros cuando buscamos una herramienta de este tipo, la tarjeta Cetelem cuenta con muchos puntos a favor para poder afirmar que nos encontramos ante una de las mejores tarjetas en su sector.

El punto principal que favorece esta afirmación es sin duda su coste, ya que nunca tendrás que pagar nada por tener esta tarjeta, por renovarla o por pedir alguna tarjeta adicional. Algo que se antoja difícil encontrar teniendo en cuenta que no te pide ninguna condición a cambio de esta gratuidad.

Otra razón de peso, si no la más importante, es el poder contar con una de las mejores opciones de financiación del mercado a través de una entidad en la que no tienes recibos ni nóminas domiciliadas, ni siquiera una hipoteca con la que estar vinculado a ellos durante años.

Por si todo esto fuera poco, la tarjeta Cetelem te permite además un ingreso del disponible en tu cuenta habitual, con el que podrás operar directamente a través de ella contando con un dinero que no tenías.

En definitiva, todas las ventajas que tiene la tarjeta Cetelem hacen que podamos afirmar sin temor a equivocarnos que nos encontramos ante una de las mejores tarjetas de crédito del mercado.