Tarjeta Carrefour Pass: ¿La mejor tarjeta de crédito?

La Tarjeta Carrefour Pass lleva años siendo una de las tarjetas de crédito que más éxito tiene entre sus usuarios. Además de dar la opción de financiar tus compras en los establecimientos de la marca francesa, te ofrece otro tipo de ventajas que la hacen muy atractiva para aquellas personas que están buscando una nueva forma de financiación sin pagar nada por ella.

¿Cómo funciona la tarjeta Carrefour Pass?

Una tarjeta de crédito es un medio de pago expedido por un banco o una entidad financiera y que te permite pagar tus compras sin necesidad de llevar dinero en efectivo en la cartera. Físicamente, no son más que un trozo rectangular de plástico con unas medidas estándar de 85,6 mm x 53,98 mm y no pesan más de unos gramos para que puedas llevarla con facilidad en tu cartera.

Todas ellas llevan grabado en su parte posterior el número de tarjeta, además del nombre completo del titular y el logo de la entidad o banco que la financia. Estos datos, junto a la fecha de caducidad, son necesarios para el usuario a la hora de hacer cualquier compra con ella mediante un medio electrónico, ya sea online o por teléfono.

A fin de cuentas, una tarjeta de crédito es una herramienta de financiación para su titular ya que, utilizándola en cualquier establecimiento, éste contrae de forma inmediata una deuda con la entidad bancaria o financiera a la que tendrá que pagar esa cantidad a mes vencido. Para utilizarla, bastará con pasar su banda magnética por un datáfono.

En los últimos tiempos, el significado y el uso de estas herramientas ha ido cambiando y adaptándose a la nueva realidad de un mercado que avanza cada día y que no tiene previsión de estancarse, ni cuantitativamente, ni tecnológicamente hablando.

Hoy en día, la forma de usarla ha avanzado gracias a la tecnología, que se ha adaptado a los avances con el contactless. Este medio permite usar una tarjeta de crédito sin usar la banda magnética, únicamente acercándola a la plataforma de pago, lo que ha permitido también introducirla en el móvil y en aparatos de última generación como los smartwatches.

Otra diferencia con respecto a hace unos años atrás es su normalización en la sociedad. En sus comienzos, estas herramientas de pago eran exclusivas de las personas que contaban con un alto estatus social y que no tenían problemas para llegar a final de mes.

Por suerte, este concepto ha cambiado y la mayoría de la gente tiene al menos una de estas tarjetas entre sus medios de pago, aunque esto no quiere decir que todos sean conscientes del arma que poseen y de la utilidad que tienen si saben darle un buen uso.

¿Qué características tienen las tarjetas de crédito Carrefour Pass?

Los avances tecnológicos de los que hablamos han permitido una nueva ventaja a la hora de gestionar cualquier trámite con nuestra tarjeta de crédito. En la actualidad, podemos realizar las gestiones propias de esta herramienta a través de internet, teniendo siempre en nuestra palma de la mano la posibilidad de comprobar el uso que hemos hecho de ella.

Otra de las ventajas de esta nueva realidad es que podremos disponer de nuestras tarjetas de manera gratuita, algo que antes era impensable, a no ser que cumpliéramos varias condiciones que nos imponía el banco: domiciliar nuestra nómina o los recibos de los suministros de nuestro hogar, hacer un gasto mínimo mensual o anual, etc.

Los servicios financieros de Carrefour cuentan con la garantía y el respaldo de una empresa líder en Europa. Desde sus inicios, ha tenido una clara orientación al cliente y ha impuesto unos valores éticos que son conocidos y disfrutados por miles de usuarios de sus tarjetas de crédito.

Sólo hay que tener en cuenta a sus dos millones de usuarios que ya tienen la tarjeta Carrefour Pass y que la recomiendan a familiares y a amigos. Con ellas, pueden pagar tanto en las tiendas y supermercados de su cadena como en cualquier establecimiento del mundo, todo esto sin tener que pagar nada por tenerla o por renovarla.

Esta nueva metodología online nos trae también un espacio más seguro en el que podremos darnos cuenta de cualquier movimiento fraudulento con más antelación que hace años. Gracias a su portal web, podremos verificar cada movimiento diario sin ningún esfuerzo ni desplazamiento por nuestra parte.

En cuanto a la gratuidad, siguen existiendo algunas compañías que exigen a los usuarios de sus tarjetas ciertas condiciones para que no tengan que pagar anualmente su coste de mantenimiento. Olvídate de estas condiciones abusivas pasándote ya a la tarjeta Carrefour Pass, con la que no tendrás que preocuparte nunca por tener que pagar por ella, sin condiciones.

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco? Con la tarjeta Carrefour Pass, ¡Sí!

Otra de las mayores ventajas de la tarjeta Carrefour Pass, además de su gratuidad, por supuesto, es que no necesitarás cambiar de banco para poder tenerla. Esto lleva a mucha gente a pensar que no es posible tener unas mejores condiciones con una tarjeta ‘externa’ que con la de tu propio banco, pero nada más lejos de la realidad.

Si te fijas en las condiciones que te ofrece tu tarjeta de toda la vida, y las comparas con las que te detallaremos en este artículo, verás como llevas mucho tiempo equivocado. Por suerte, nunca es tarde para abrir los ojos y que te cambies al bando ganador.

Las nuevas tarjetas de la modalidad ‘sin cambiar de banco’ han llegado para quedarse y son ya una alternativa real a las tarjetas de crédito que llevamos viendo mucho tiempo y que no nos ofrece ningún beneficio por usarlas.

Como ya hemos comentado, es muy probable que en la letra pequeña de tu tarjeta de crédito habitual te incluyan algunas cláusulas en las que se te requiere a cumplir unas condiciones mínimas para seguir teniéndola de manera gratuita, algo que no tendrás con la tarjeta Carrefour Pass.

Si no cumples ese gasto anual que te especifican, te llevas tu nómina a otra cuenta de otro banco o domicilias tus recibos en otra entidad, es más que probable que te empiecen a cobrar comisiones de mantenimiento por tener esas tarjetas de crédito que no te dan nada a cambio de utilizarlas. Algo contradictorio, ¿no crees?

Hay una cosa muy clara, y es que serás tú mismo el que tenga que mirar por tu interés sabiendo cada una de las posibilidades que tienes ante ti. Es probable que hayas vivido en la indiferencia, algo de lo que se aprovechan estas empresas que te imponen dichas condiciones, pero si buscas la mejor opción para tu economía, quizás llegue el momento de cambiar algunas cosas.

Sobre todo, si estás pagando o obligado a hacer un gasto con tu tarjeta, ahora eres consciente de que no es algo normal y probablemente te plantees otras opciones como la que te estamos contando aquí. Olvídate de tener que hacer cola en el banco para realizar cualquier gestión y pasa de condiciones abusivas en lo referente a tus herramientas de financiación.

¿Por qué existen estas tarjetas de crédito de fácil aprobación?

En España, el mundo del crédito y de las tarjetas está cambiando a pasos agigantados. Debido al gran aumento de la demanda que se ha experimentado en los últimos años en nuestro país, aparecieron estas tarjetas de fácil aprobación, que comenzaron a cubrir las necesidades de financiación de pequeñas empresas y autónomos, así como de particulares que buscaron otras alternativas.

Este auténtico ‘boom’ se ha traducido en un récord de expedición de tarjetas en 2017, en el que la banca española concedió más de cuatro millones de nuevas tarjetas a sus clientes. El monto total acumulado es de más de 70 millones de unidades en circulación dentro de las fronteras de nuestro país. Sin duda, un número que no dejará de subir en los años venideros.

Uno de los puntos fuertes que ha ayudado a este aumento es la facilidad con la que en la actualidad podemos solicitar y tramitar la solicitud, así como la rapidez con la que sabremos si dicha solicitud está aprobada o no. Una vez concedida, la tendremos en casa en un corto periodo, de apenas unos días, para posteriormente poder activarla y comenzar a usarla.

Las nuevas solicitudes requieren una mínima documentación, que podremos conseguir rápidamente para iniciar el proceso de obtención de nuestra nueva tarjeta.

La previsión de seguir aumentando el número de tarjetas concedidas en los próximos años nos hace pensar que España se equiparará al resto de países europeos, en los que existe una cultura del crédito y de este tipo de tarjetas desde hace años.

Si alguna vez viajamos fuera de nuestras fronteras, podremos comprobar como en los países nórdicos o en el Reino Unido están acostumbrados a pagar prácticamente cualquier compra con este medio de pago, desde una barra de pan hasta la compra del mes en un supermercado, algo que nos diferencia por ahora, pero que estamos en camino de conseguir.

Los datos hacen indicar que el futuro próximo será una sociedad española en la que prácticamente desaparezca el dinero en efectivo en circulación y en el que se paguen casi el 100% de las compras mediante tarjeta o los nuevos métodos que surjan y permita la tecnología asociada a este campo, que no deja de avanzar.

Como habrás comprobado, las nuevas generaciones no han adoptado antiguas costumbres como las de acudir a la oficina de su banco prácticamente para cualquier gestión. Atrás quedaron los paseos a actualizar las cartillas y las horas muertas haciendo cola en un mostrador para hacer una transferencia bancaria.

¿La tarjeta Carrefour es una tarjeta de crédito con ASNEF?

La respuesta breve es que NO. Si estás en ASNEF, no te darán la tarjeta Carrefour. Ahora bien, esta es una respuesta únicamente para aquellas personas que ya sabían qué era la lista ASNEF. Pero no todo el mundo lo sabe. Así que vamos a hacer una breve explicación al respecto.

Esta es una de las principales preguntas que deberemos hacernos siempre que vamos a solicitar una tarjeta de crédito. Para aquellos que no sabéis de qué estamos hablando, las siglas ASNEF hace referencia a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros.

Esta organización gestiona en nuestro país la base principal de datos en las que se recogen los impagos.

En pocas palabras, son los encargados de gestionar el mayor listado de morosidad de España, también conocidos como los ficheros de solvencia patrimonial o solvencia económica.

Si te preguntas porqué es tan importante, debes saber que la mayoría de entidades bancarias y financieras recurren a estos listados para comprobar que no nos encontramos entre sus filas, antes de aprobar y conceder cualquier tipo de tarjeta de crédito o préstamo.

Por lo que, si estás incluido en uno de estos ficheros, es muy probable que se te deniegue cualquier solicitud. En muchos casos, los usuarios se enteran de que están en la lista de ASNEF cuando solicitan una de estas tarjetas, ya que la empresa en cuestión no había informado de su inclusión.

Si nos ceñimos a la ley vigente, cualquier compañía que nos requiera el pago de una deuda nos deberá informar personalmente por escrito en el plazo de 30 días una vez que nos incluya en este fichero de morosidad, pero esto no se cumple siempre y sucede el problema que acabamos de comentar.

Debemos saber que para estar en ASNEF no será necesario tener una deuda millonaria, basta con dejar a deber unos simples euros a nuestra compañía de electricidad o a nuestra suministradora de servicios de telefonía e internet.

Con asiduidad hemos sufrido en nuestra piel, o conocemos a alguien que lo ha sufrido, la típica disputa por una factura mal cobrada y que tenemos que reclamar una y otra vez hasta que nos devuelven el dinero, en el mejor de los casos.

Pues bien, todos aquellos casos en que dicha disputa no se resuelve a nuestro favor y dejamos sin pagar una factura, por muy pequeña que sea, nos llevará directamente a engrosar estas listas de morosidad que a la larga puede llevarnos a tener problemas al pedir una tarjeta de crédito, un préstamo, o incluso una hipoteca al comprar nuestra casa.

Para que lo tengamos claro, únicamente las empresas que forman parte de esta Asociación Nacional de Establecimientos Financieros pueden incluirnos en sus ficheros de morosidad, aunque también debemos tener en cuenta que la mayoría de las empresas con las que domiciliamos nuestras facturas tienen la capacidad de hacerlo:

  • Bancos y cajas de ahorro que tienen oficina en territorio nacional español.
  • Cualquier financiera de consumo, es decir, cualquier establecimiento que nos permite realizar un pago a plazos en nuestras compras.
  • Empresas proveedoras de servicios como la electricidad, el gas o los servicios de telecomunicaciones.
  • Cualquier empresa que tenga riesgo de sufrir impagos en el transcurso de su propia actividad.

Es importante contar también que podemos acabar en uno de estos listados al usar nuestras tarjetas de crédito de una forma desmedida. Estas herramientas de financiación pueden sernos de gran ayuda en momentos determinados en los que tenemos problemas de solvencia y necesitamos aplazar el pago de nuestras compras.

Pero hay que saber diferenciar entre aplazar compras y aventurarnos a pagar en los próximos meses un dinero que no vamos a tener. Diferenciando bien estos dos conceptos y haciendo un buen uso de nuestras tarjetas, estaremos a salvo de entrar en una lista de impagos como esta.

¿Qué características tiene la tarjeta Carrefour Pass?

La tarjeta Carrefour Pass es una de las tarjetas más extendidas en España, gracias al respaldo de una conocida marca de supermercados como es la francesa Carrefour. Esta cadena de tiendas tiene presencia en todas y cada una de las provincias de nuestro territorio, siendo un referente en las compras diarias de la mayoría de la población.

Con esta tarjeta se te brinda la oportunidad de elegir cuándo y cómo quieres pagar en todo momento, teniendo varias posibilidades que podrás adaptar en cada compra que realices y pagues con ella:

  • Contado: con esta modalidad, el coste total de la compra se te descontará de tu cuenta corriente el día siguiente de efectuarse. Es decir, si gasto 50 euros hoy en un establecimiento y elijo esta modalidad, mañana se me cobrará ese importe de mi cuenta, sin ninguna preocupación más.
    Esta opción es la más parecida al débito que usamos normalmente con la tarjeta de nuestro banco. A diferencia de esta, la tarjeta Carrefour Pass no necesita tener una cuneta con ellos ni cambiar de banco, por lo que la operación tarda un día en realizarse.
  • Contado a final de mes: si elegimos esta modalidad de pago, el cargo total de la compra que hayamos pagado se descontará íntegra de mi cuenta, pero esta vez a final del mes. Por ejemplo, todo lo que consumas desde el 21 de enero hasta el 20 de febrero y hayas elegido pagarlo de este modo, lo verás reflejado en tu cuenta el último día del mes de febrero.
    De este modo, y durante los últimos días de cada mes, podremos saber cuanto hemos acumulado y disponer en la cuenta de esa cantidad el último día. Lo mejor de todo es que podrás cambiar tu forma de pago de contado a contado fin de mes siempre que quieras de manera gratuita.
  • Crédito: la tercera opción hace referencia a la característica principal de este tipo de tarjetas. Con esta modalidad de pago podrás aplazar el pago de tus compras en los sucesivos meses, decidiendo cuánto quieres pagar cada mes.
    Existe la opción de aplazar cualquier compra que ya realizaste y pagarla a crédito, o decidirlo en el momento de la compra. Siempre tendrás total libertad de cambiar la forma de pago según te convenga.
  • Financiación de una compra en Carrefour: una de las posibilidades que sin duda hacen un referente a esta tarjeta. Si eres comprador habitual de estos supermercados, debes saber que gracias a tener la tarjeta Carrefour Pass podrás financiar cualquier producto y pagarlo sin ningún tipo de interés en 3 o 10 meses.
    Sí, has leído bien, si necesitas hacer una inversión importante (es posible financiar de este modo desde 90 a 2000 euros), como un viaje, un ordenador nuevo o porque necesitas renovar un electrodoméstico estropeado podrás hacerlo sin ningún tipo de interés comprando en cualquier supermercado Carrefour.

Sin ningún tipo de duda, esta última opción es la que más ayuda a las familias españolas cuando necesitan una financiación hecha a medida y sin ningún tipo de coste para ellos.

Para verlo claro con un ejemplo, si necesitamos comprar un nuevo frigorífico que cuesta 800 euros, podré comprarlo en cualquier supermercado de Carrefour y pagarlo con mi tarjeta Carrefour Pass en tres meses (a razón de 266,67 euros mensuales) o en diez meses (a 80 euros mensuales) sin ningún tipo de interés. Sin duda, la mejor opción de financiación que podríamos tener de manera gratuita.

Pero esas no son las únicas ventajas para nuestro bolsillo, ya que utilizando la tarjeta Carrefour Pass en cualquier establecimiento, estaremos acumulando dinero en mi ChequeAhorro gracias al Club Carrefour.

De forma trimestral, nos devolverán un porcentaje de nuestras compras en forma de cheque que podremos utilizar en cualquier compra que necesite realizar en cualquier supermercado Carrefour. Estas son las cifras que nos devolverán gracias a nuestra tarjeta Carrefour Pass:

  • El 1% de cualquier compra en Carrefour o en Viajes Carrefour.
  • El 1% de cualquier compra realizada en otro establecimiento fuera de Carrefour.
  • El 4% de nuestro repostaje en cualquier estación de servicio Cepsa.
  • El 7% de nuestra factura de luz y de gas con Cepsa Hogar.
  • El 8% de nuestro repostaje en cualquier gasolinera Carrefour.
  • El 5% del precio de nuestro seguro de coche, hogar o decesos, siempre que sean contratados con Seguros Carrefour.
  • Hasta un 5% de nuestra factura de telefonía e internet en Orange.
  • Hasta un 8% en el consumo de luz y hasta un 25% en el fijo del gas con la compañía EDP.
  • Hasta un 5% de la factura en establecimientos Alain Afflelou.

¿Qué requisitos tiene la tarjeta Carrefour Pass?

Al igual que el resto de tarjetas de crédito, la tarjeta Carrefour tiene unos requisitos que debemos cumplir en el momento de la solicitud para que nuestra petición sea aprobada. Son unos requisitos sencillos, pero que tenemos que pasar en su totalidad:

  • Ser mayor de edad: para verificarlo, tendremos que presentar nuestra identificación oficial, bien sea el DNI o la tarjeta de residencia (NIE), en vigor.
  • Tener una cuenta bancaria a nuestro nombre en un banco que opere en España: también deberemos entregar un justificante bancario en el que aparezca nuestro número de cuenta asociado a nuestro nombre.
  • Contar con unos ingresos mínimos de forma estable: tendremos que entregar en la documentación requerida un justificante de nuestra nómina, pensión o un recibo de autónomo junto a la declaración de la renta del último año o trimestre.
    Cuando realicemos la solicitud, el departamento de riesgo analizará nuestros ingresos, conforme a lo que pasaremos este filtro y por el que se establecerá además el límite con el que contaremos en nuestra tarjeta.
  • No aparecer en ningún listado de morosidad como Asnef: otro de los requisitos indispensables como hemos explicado anteriormente. En caso de que nos encontremos en un fichero de morosidad, nos será muy complicado contar con la posibilidad de obtener cualquier tarjeta de crédito del mercado.

Por si no lo sabías, los servicios financieros de Carrefour también ofrecen préstamos personales de hasta 30.000 euros. Si hemos pasado el filtro de la solicitud de la tarjeta, ya no deberemos volver a pasar por otro estudio en el caso de que necesitemos uno de estos préstamos.

Si estás interesado en saber más de estos préstamos, podrás hacerlo desde la propia web de la tarjeta Carrefour Pass, donde explican todas las condiciones y desde donde lo podrás solicitar directamente, sin necesidad de tener que ir físicamente a ninguna oficina o supermercado.

¿Es la tarjeta Carrefour una de las mejores tarjetas de crédito?

En un mercado en el que existen tantas posibilidades como en el de las tarjetas de crédito, es muy complicado asegurar con certeza cuál es la mejor de ellas. Lo que podemos sacar en claro con la Tarjeta Carrefour es que es muy beneficiosa para aquellos usuarios que suelan realizar sus compras de alimentación y de otro tipo en esta cadena de supermercados francesa.

Encontraremos pocas alternativas tan sencillas a la hora de financiar compras que nos supongan un gran descubierto en nuestra cuenta como la de electrodomésticos, menaje y otros elementos que pueden suponer un imprevisto importante en el manejo de la economía familiar.

Por último, es bueno remarcar una vez más que tendremos todas estas facilidades de financiación de forma gratuita de por vida, ya que nunca tendremos que pagar nada por tener la Tarjeta Carrefour Pass, ni por gastos de renovación o cancelación.

Este último dato habla por sí solo, ya que no encontraremos ninguna desventaja que nos haga no contar con ella. Contrariamente, será beneficiosa para nosotros en los casos donde contemos con descuentos en los establecimientos adheridos solo por pagar con ella.

Como has podido ver, la tarjeta Carrefour es una de las mejores que hay actualmente en el mercado. Si estabas buscando una tarjeta de crédito con la que olvidarte de los problemas y disfrutar de adelantar gastos, no deberías dudar. ¡Hazte con la tuya!