Tarjeta Barclaycard: Opiniones y Análisis 2019!

Cuando se trata de tarjetas, muchas veces no tenemos ni idea de qué elegir porque a primera vista, todas nos parecen iguales. Nada más lejos de la realidad. Son diferentes y mucho, aunque físicamente no tengan ninguna señal distintiva que pueda dar pistas. Hoy, hablamos de la tarjeta Barclays.

Elegir la mejor tarjeta para tu caso particular

Es debido a lo mencionado antes que, antes de decantarnos por ninguna en particular, lo correcto es informarse adecuadamente para saber bien cuál de todas las opciones nos va a reportar más beneficios. Y dentro de esos beneficios, hay que pensar qué vamos a aprovechar realmente y qué no.

Es decir, mucha gente se deslumbra con una larga lista de ventajas y decide optar por esa tarjeta, cuando en realidad y penándolo fríamente, se darían cuenta de que no van a utilizar ni la mitad de todas esas prebendas porque no están realmente alineadas con su estilo de vida.

Tarjetas hay muchas, para todos los gustos y tipos de personas. Es por eso por lo que, actualmente, nadie tiene que conformarse con la opción de su entidad y puede valorar la amplia oferta del mercado bancario para decidir por sí mismo qué es lo mejor en cada caso.

¿Llevas tiempo dándole vueltas al asunto? Pues has llegado al lugar indicado. Vamos a hablarte un poco de este producto financiero tan popular para que entiendas un poco mejor su funcionamiento real, y por qué es importante hacer una recopilación de información antes de tomar una decisión con respecto a qué tarjeta es la más adecuada para ti.

Por supuesto, te recomendamos que leas todo bien de principio a fin. Al finalizar, tendrás mucho más claro cómo actuar y qué elegir sin temor a dudas. Recuerda que solamente aquellos que se preocupan por conocer, son los que finalmente consiguen ahorrar de forma inteligente.

Y es que la Tarjeta Barclays, de la que hablamos hoy, es muy buena, pero quizá no sea la mejor para cualquier persona.

A continuación, vamos a hablarte de qué son las tarjetas de crédito, por qué deberías tener al menos una, cuáles son las características de las tarjetas de crédito online gratuitas (como la tarjeta Barclays de la que te hablamos hoy), qué condiciones y requisitos son necesarios para obtener una y qué seguridad aportan. ¡Empezamos!

¿Qué son exactamente las tarjetas de crédito?

¿Quién no ha utilizado alguna vez, o al menos no ha visto utilizar, una tarjeta de crédito? Bueno, pues por increíble que parezca, todavía hay personas que únicamente usan el dinero en efectivo. La mayoría de ellas lo hace por una cuestión de desconfianza hacia los demás métodos de pago.

Solamente se fían de lo que pueden ver, tocar y contar, es decir, las monedas y los billetes. Sin embargo, resulta que hace tiempo que se da hecho que llevar cash encima es mucho menos seguro y desde luego infinitamente menos cómodo que utilizar las tarjetas de crédito.

¿Cómo es posible? Muy sencillo. Una cartera llena de metálico puede extraviarse o ser robada. El dinero puede ser inmediatamente usado por quién lo haya encontrado o sustraído. En el mismo momento que cambia de manos, lo hace también de dueño. Esto es algo indiscutible.

Las tarjetas de crédito también pueden perderse o ser usurpadas a su dueño, sin embargo, la titularidad de las mismas no cambia jamás. Diversos métodos de seguridad asociados se encargan de evitar que nadie más pueda usarlas alegremente y desvalijar la cuenta del legítimo propietario.

Para empezar, las tarjetas de crédito tienen un número PIN (Personal Identification Number) de 6 cifras, que debe introducirse tanto en datáfonos como en el área de identificación de cualquier cajero automático antes de realizar cualquier tipo de transacción.

Este número de seguridad a menudo es conocido solamente por el tarjetahabiente, así que cualquier persona que encuentre o robe la tarjeta, no va a poder realizar pagos con ella en establecimientos, así como tampoco le será posible retirar dinero de un cajero.

Es cierto que algunas tarjetas de crédito no tienen número PIN. En este caso, el comercio está obligado a solicitar el DNI o documento válido de identidad en territorio nacional, así como requerir la firma del cliente en el ticket de compra. En el caso de que se cometiese fraude y se demostrase como tal, la entidad bancaria se haría cargo de resarcir al perjudicado.

Como ves, las tarjetas de crédito son un método seguro para realizar pagos alrededor de todo el mundo sin necesidad de llevar moneda local encima. Ocupan poquísimo espacio y su banda magnética, así como el chip, hacen de ellas un producto financiero personal, versátil y muy fiable.

Así que si todavía eres de los que cargas con efectivo por todas partes allí por dónde vas, es hora de abrazar los nuevos tiempos (no tan nuevos, las tarjetas de crédito llevan en uso alrededor de 7 décadas) y comenzar a pensar en solicitar tu tarjeta Barclays.

¿Qué características tienen las tarjetas de crédito gratis y online?

Durante mucho tiempo, quién quería una tarjeta de crédito, tenía que dirigirse a su banco a realizar una solicitud. Más bien, era el banco el que sometía a su cliente a algo parecido a un tedioso proceso de selección para determinar si era o no elegible para ser poseedor de uno de sus productos.

Actualmente, todo esto ha cambiado bastante. Ahora es el usuario el que tiene la opción de elegir en qué entidad bancaria y producto financiero de la misma va a confiar para convertirse en su cliente. Los bancos compiten entre sí por ofrecer mejores ventajas en sus tarjetas y conseguir más clientes. Y ahí es donde entra Barclays, que participa en esa competición dando muy buenas condiciones a sus clientes.

¿Y en qué ventajas nos trae esta competencia? Bueno, pues entre otras cosas, ahora mismo es mucho más sencillo conseguir una tarjeta de crédito de forma rápida y sin moverte de tu casa. Simplemente tienes que navegar un poco por la red y buscar opciones interesantes.

Una vez que ya tengas decidido cuál es la tuya, puedes realizar todo el proceso de solicitud directamente desde el sofá de tu cuarto de estar, sin complicaciones. Solamente tienes que rellenar un formulario y adjuntar algo de documentación. Enseguida te dirán si tu petición ha sido aprobada.

Todo tramitado y gestionado de forma online. Además, una vez que ya tengas la tarjeta en tu poder, podrás seguir operado sin necesidad de desplazarte físicamente a una oficina. Lo único que necesitarás es una conexión a internet y un dispositivo a través del que conectarte a la plataforma de banca online. Allí podrás llevar a cabo todas las acciones que necesites.

¿Y sabes qué es lo mejor de todo esto? Que es completamente gratuito. No te va a costar ni un céntimo pedir la tarjeta, ni tendrás tampoco gastos asociados a cuotas de alta, anuales o de ningún tipo de mantenimiento. En cambio, obtendrás muchas ventajas.

¿Quieres saber de qué se trata? Pues sigue leyendo para ir descubriéndolas una a una. Todavía quedan muchas dudas por despejar, lo sabemos. Vamos a hablarte de la tarjeta Barclays, haciéndote un repaso por todas sus características principales y también te contamos los detalles. ¡Atento!

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco? Con Barclays, ¡SÍ!

Una de las principales barreras a la hora de contratar un nuevo producto financiero, sea este el que sea, es precisamente la obligatoriedad de cambiar de banco. Esto puede suponer dos cosas: por un lado, abandonar tu entidad anterior, con la que has estado años trabajando y en la que confías, para trasladar todos tus ahorros (o parte de ellos) a una nueva cuenta bancaria en la nueva entidad.

Por el otro, mantener tus cuentas en tu banco de toda la vida, pero, aun así, tener que seguir abriendo una nueva cuenta en la entidad que pretendes que te provea con la tarjeta de crédito que te interesa. Ambas opciones suponen una obligación de vinculación.

Obligación que muy probablemente no te interese asumir. ¿Por qué si estás contratando un producto te fuerzan a que al mismo tiempo te hagas cliente de otros tantos? No tiene ningún sentido, y menos en los tiempos que corren.

Por eso, cada vez es más frecuente que encontremos opciones como la que nos da Barclays: para obtener su tarjeta no es necesario que te vincules a ellos mediante una cuenta bancaria ni ningún otro producto financiero. Puedes conservar tu cuenta actual y asociarla a la tarjeta.

Así de sencillo, así de práctico y de cómodo. Por supuesto, si tú quieres podrás cambiar de banco, pero no es necesario ni se te va a penalizar de ninguna manera por no hacerlo. Libértate de una vez por todas de esos abusivos compromisos bancarios que te imponen injustas condiciones.

La banca del futuro no pasa por presionar ni coaccionar a sus clientes. Todo lo contrario: les ofrece libertad absoluta para decidir por sí mismos, y ellos se quedan por las ventajas que obtienen. Desde luego, como estrategia empresarial funciona mucho mejor que las viejas fórmulas del pasado.

Así que tú decides: puedes quedarte en tu banco si estás contento, o puedes aprovechar la ocasión para cambiar y probar qué hay de nuevo. Hagas lo que hagas, lo importante es que se va a respetar al 100% tu decisión y la aprobación de tu tarjeta no tiene nada que ver con esta elección.

Así que, si quieres conservar tu anterior cuenta bancaria, ¡ningún problema! Solamente tienes que facilitar la numeración a Barclays para que pueda asociar tu nueva tarjeta de crédito y domiciliar su pago. Funcionará como cualquier otro recibo, no tienes que preocuparte por nada.

Por ejemplo, igual la compañía de servicios de luz pasa mensualmente un cargo a tu cuenta, tú recibirás una factura de tu tarjeta de crédito y verás reflejado el cargo de igual manera. Podrás consultar la cantidad en los movimientos y el desglose en la misma factura o en tu sección personal de la banca online, creada especialmente para que puedas realizar esta y muchas otras operaciones.

¿Y si en algún momento quieres cambiar de banco hacia un tercero o directamente hacia Barclays? Pues por supuesto, no tendrás ningún problema. Solamente tienes que notificarlo con suficiente antelación y el siguiente importe lo verás reflejado en el extracto de tu nueva cuenta bancaria.

Y… ¿Es fiable Barclays?

Seguramente ya has oído hablar de la compañía, es ampliamente reconocida a nivel mundial. Su sede se encuentra en Londres y opera a en todo el planeta. Se trata de un holding que cotiza en tres de las bolsas más importantes: la de Nueva York, la de Londres y la de Tokio.

Para que te hagas una idea del alcance que puede tener Barclays Bank, actualmente opera en más de 50 países, con un total de 48 millones de clientes. ¿Serás tú también uno de ellos próximamente? Se trata del segundo banco del Reino Unido y del undécimo del mundo, por volumen de activos.

El banco se fundó nada más y nada menos que en el año 1690, esto lo convierte en el sexto banco más antiguo del mundo. Sin embargo, no fue hasta 1974 que por fin llegó a España. A través de su crecimiento orgánico e inorgánico (compra del Banco de Valladolid y del Banco Zaragozano) ha llegado a ser la primera entidad bancaria extranjera del país.

Lógicamente, todos estos datos pesan, y pesan mucho, a la hora de garantizar cierta seguridad a los clientes. Todos queremos confiar en una empresa sólida y con fuerte presencia, que nos dé la confianza necesaria a la hora de depositar nuestros ahorros o inversiones.

Ahora tienes la oportunidad de hacerlo con Barclays, porque su tarjeta está entre una de las mejor valoradas por los usuarios, y el nivel de satisfacción es excepcional. Así que por esta parte no tienes que tener ninguna duda, lo mejor es que lo compruebes por ti mismo.

Por supuesto, en el momento en el que tenemos que tomar la decisión de solicitar una nueva tarjeta de crédito, es importante que el grupo financiero que se encuentre detrás de la oferta sea fiable y pueda ofrecer un respaldo de confianza.

¿Necesitas todavía más? Pues entonces tienes que saber que la Organización de Consumidores y Usuarios, también conocida como OCU, calificó las tarjetas Barclaycard como compra maestra. Para llegar a tal conclusión se compararon 28 tarjetas de crédito distintas disponibles para contratación en el mercado bancario español. ¿Adivinas cuál resultó ser la mejor opción?

Pues sí, efectivamente la que estás pensando. Pero lo importante es conocer en qué factores la organización se basó para llegar a esta conclusión. Es decir, las diferentes variables que fueron analizadas con el fin de determinar cuál era la tarjeta ganadora. Estas son:

Para empezar, una de las cosas más importantes para los clientes de cualquier banco del mundo, la transparencia. Lo que nadie desea de ninguna manera es encontrarse con cargos sorpresa de los que no se había hecho aviso previo. Esto no te ocurrirá con la Barclaycard.

Como ya te habíamos comentado, es una tarjeta gratuita sin comisiones por apertura o mantenimiento. Tampoco existen intereses ocultos de los que no tengas noticia hasta que ya sea demasiado tarde, todas las condiciones podrás consultarlas de forma muy clara en barclaycard.es.

Y estos intereses tampoco existen, en cualquier caso, solamente cuando decidas financiar tus compras y pagar de forma aplazada. Como te decíamos, estarás previamente informado de a cuánta cantidad ascienden. ¡La elección está en tus manos!

Porque, si decides que de ninguna manera quieres pagar intereses, por supuesto también tienes esta opción. ¿Qué tienes que hacer? Muy fácil, simplemente elige la opción de pago a mes vencido. A final de mes se te pasará el cargo por tu cuenta bancaria y el coste será igual a 0.

Otra de las ventajas que la OCU resalta muy positivamente en su estudio es que los usuarios de esta tarjeta reciben la devolución del 1% de todas las compras que realizan. Como ves, es un beneficio muy interesante del que te puedes aprovechar solamente por pagar con tu tarjeta.

En fin, si la OCU ha seleccionado esta tarjeta para erigirla como compra maestra, este dato es sin duda un motivo para confiar plenamente en ella y quedarte un poco más tranquilo cuando definitivamente vayas a hacer la solicitud y tengas que decidir cuál será tu prioridad.

¿Por qué existen estas tarjetas de crédito de fácil aprobación?

Los tiempos han evolucionado, y hoy por hoy, pedir una tarjeta de crédito a cualquier entidad bancaria, no es un proceso tan pesado y fastidioso como lo fue alguna vez. Hoy por hoy, los bancos tratan de facilitar la labor y, además, conseguirte como cliente con esta política de apertura.

¿Todos los bancos? Bueno, lamentablemente todavía no todos, pero muchos de ellos están cambiando su visión y procedimientos para adaptarlos cada vez más a la comodidad y conveniencia del cliente. Este debería ser el objetivo número 1 de todos ellos, ¿no crees?

Por eso, a la hora de contratar productos financieros, como las tarjetas de crédito y muchos otros, tratan de eliminar muchas barreras, como podían ser el papeleo interminable, los tiempos de espera indefinidos, e incluso la necesidad de la presencia física del solicitante en la oficina.

Ya no es necesario acudir a la sucursal y personarse frente al gestor o director de turno para guardar fila hasta que nos puedan atender y explicar de viva voz cuáles son nuestras necesidades. Nada de eso. Solamente te va a hacer falta una conexión a Internet y un dispositivo con el que conectarte.

Puede ser tu ordenador, teléfono móvil o tablet. Puede ser con lo que más cómodo te sientas. Rellena un sencillo formulario y adjunta tu documento de identidad para que se pueda verificar la autenticidad de tu solicitud. Rápidamente recibirás una respuesta.

En esto consiste la fácil aprobación. Nada de perder tiempo en desplazamientos, esto ya no tiene sentido en pleno año 2019. Como tampoco lo tiene el hecho de que tengas que hacer cola para esperar a hablar con nadie. Hoy, toda la información que puedas imaginar está al alcance de tu mano y a tan solo unos cuantos clicks de ti. ¡Muchísimo más cómodo y eficaz!

¿La tarjeta Barclays es una tarjeta de crédito con ASNEF?

La respuesta rápida si ya sabes qué es ASNEF es que no. La Barclaycard no está disponible para personas que estén en ASNEF. Ahora bien, hay una respuesta larga, y es la explicación de qué es ASNEF por si no conoces lo que es. ¡Vamos a verla!

ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito en España. Casi cualquier tipo de entidad pertenece a ella: empresas de suministros, de telecomunicaciones, bancos y, en definitiva, cualquiera que sea susceptible de otorgar crédito o financiación a sus clientes.

Por eso, cuando uno de ellos incurre en un impago, la entidad comunica a la asociación dicha deuda y el cliente entra a formar parte del famoso fichero de morosidad. Es muy improbable que alguien que se encuentra en ese fichero reciba de nuevo crédito proveniente de ninguna otra compañía.

Por supuesto, no es que a la primera de cambio tengan derecho a incluirte en la lista, sino que existen ciertos requisitos que se deben cumplir antes de incorporar nuevos datos relativos a cualquier persona. Así mismo, los ciudadanos en cualquier momento que lo deseen pueden consultar si aparecen en la relación, se trata de un derecho reconocido por ley.

Si no sabes si tu nombre y tus datos se ven reflejados en este registro, solicita su consulta directamente a la asociación. Esta información puede ser vital para ti, ya que es posible que te rechacen solicitudes por este mismo motivo.

De hecho, como ya hemos dicho, una de las que pueden reprobarte es precisamente el de la tarjeta de crédito de Barclays, porque Barclays NO da tarjetas de crédito a clientes en ASNEF. Si tienes dudas, te recomendamos que soluciones este tema para evitarte demoras o rechazos en tus solicitudes.

¿Qué características tiene la tarjeta Barclays?

Un mundo de ventajas se abre ante ti. Vas a tener que hacer memoria para poder recordarlas todas una a una, o simplemente puedes guardar buen recaudo esta información que te facilitamos. No te preocupes, en la página de Barclays también vas a poder consultarla cada vez que te haga falta.

Para empezar, tienes 59 días para abonar los gastos de tu tarjeta de crédito sin tener que pagar intereses. Este es tiempo de sobra para poder beneficiarte de la disposición de dinero por adelantado y hacer frente al pago sin incurrir en gastos adicionales.

Sin embargo, si estos 59 días no son suficientes para ti y necesitas un poco más de tiempo, siempre puedes recurrir al pago aplazado. Simplemente has de tener en cuenta que pagarás un mínimo del 3% de intereses y 7,5 € de cuota. Tú decides lo que más te conviene.

La tarjeta de crédito suele usarse para pagar compras en establecimientos físicos o directamente en comercios online. Sin embargo, tienes que saber que también la puedes usar para sacar efectivo de los cajeros automáticos, aunque esto supondrá un cargo del 5% de la cantidad retirada.

Podrás pedir tarjetas gratis para otros miembros de tu familia, con las mismas condiciones y de forma gratuita. Si quieres pedir una copia de tu tarjeta, o tarjetas adicionales, tampoco tendrás ningún gasto de apertura ni de mantenimiento.

Te recordamos que tampoco tendrás que cambiar de banco. Puedes permanecer en el actual sin necesidad de tener que abrir nuevas cuentas bancarias ni contratar ningún otro producto financiero. Totalmente cómodo y sin obligaciones innecesarias que te fuercen a hacer algo que no deseas.

Además, podrás acceder a ofertas y descuentos especiales pensados especialmente para los usuarios de la tarjeta Barclays. Por si fuera poco, también tendrás acceso prioritario a las promociones puntuales que frecuentemente se anuncian para los clientes en exclusividad.

¿Y qué requisitos tiene?

Aparte de ser mayor de edad y tener ingresos justificables, poco más. Ya sabes que no necesitas cambiar de banco. Solamente rellena el formulario en el que se te pedirá que completes con tu nombre, tus apellidos, el número de DNI, tu edad y tu teléfono.

Rápidamente un gestor te llamará para completar la contratación y requerirte documentación adicional en caso de que sea necesario. Una vez que hayas entregado los documentos que se te requieren, tu tarjeta será aprobada en un plazo entre dos y cinco días hábiles.

¿Has visto qué fácil? Además, si tienes cualquier tipo de duda o no estás seguro de si cumples los requisitos, podrás hablar con ellos. Solamente completa los datos y se pondrán en contacto contigo lo más pronto posible. Podrás hablar con un experto que te asesore de manera oportuna.

¿Es la tarjeta Barclays una de las mejores tarjetas de crédito?

Desde luego lo es. Sin embargo, recuerda que cualquier tarjeta de crédito debe ser usada siempre con mucha responsabilidad. Al disponer de dinero de forma adelantada se contrae una deuda que más tarde va a haber que hacer frente. Tú eliges cómo, eso sí.

Puede ser a final de mes y no pagar nada más que lo que te hayas gastado, o puede ser más tarde, haciendo un aplazamiento de una sola vez o en varias cuotas mensuales y encargándote también de los intereses generados. Todo depende de tus circunstancias o necesidades.

Dispondrás de un colchón para imprevistos y podrás utilizarlo sin preguntas como más te convenga. Un viaje, una compra puntual o una urgencia. ¿Quizás un préstamo con tu propia tarjeta? También es posible verlo de esta forma. Es cosa tuya cómo gastas el crédito, ¡precisamente para eso sirven!

Como puedes ver, la tarjeta Barclays es una de las mejores que hay en el mercado. Es por ello que te recomendamos que le eches un vistazo en profundidad y, si te convencen sus características, te hagas con ella. ¡Te aseguramos que no te arrepentirás!