Tarjeta de crédito Bankia: ¿Es una buena opción?

Si eres cliente de Bankia y necesitas una herramienta de financiación estás de enhorabuena ya que la entidad madrileña cuenta con una gama de tarjetas de crédito que cubrirán todas tus necesidades en cualquier momento. Hoy conocerás las mayores ventajas que podrás tener si cuentas con una de estas tarjetas en la cartera.

¿Qué son exactamente las tarjetas de crédito?

Es muy probable que conozcas o hayas oído hablar de las tarjetas de crédito, incluso es muy posible que cuentes con alguna de estas en tu poder, pero debes saber que una tarjeta de crédito es mucho más de lo que vemos a simple vista.

Si la tienes delante, podrás observar que se trata de un simple trozo de plástico. Además, no pesa más de unos gramos y su tamaño no es mayor a 85×54 milímetros. En el dorso se encuentra el nombre del titular serigrafiado, así como el número de identificación único de la tarjeta y el logo de la entidad bancaria que la ha emitido.

Pero si no nos quedamos en la superficie y profundizamos mucho más, sabrás que una tarjeta de crédito es mucho más que eso. Es una herramienta que nos da la oportunidad de pagar nuestras compras en establecimientos que permitan esta forma de pago sin necesidad de llevar dinero en efectivo.

Además, las tarjetas de crédito nos permiten aplazar nuestras compras en momentos en los que no queremos o no podemos liquidar la cantidad en su totalidad. Así, y pagando un interés que depende de cada entidad, podremos pagar cómodamente en las cuotas que elijamos proporcionándonos un crédito o préstamo al instante sin necesidad de acudir a la oficina de nuestro banco.

En el momento del pago, sólo tendremos que indicar al vendedor que queremos utilizar la tarjeta de crédito y pasarla por el lector del datáfono del establecimiento. La tarjeta Bankia está equipada con la última tecnología contactless por lo que, si lo prefieres, únicamente deberás acercar la tarjeta al aparato, sin necesidad de introducir la banda magnética en el lector.

Una curiosidad referente a estas herramientas de financiación es que, hace unas décadas, estaban destinadas únicamente a aquellas personas con un alto nivel adquisitivo. El simple hecho de tener una tarjeta de crédito en aquella época era una señal de que nos encontrábamos ante una persona con cierto estatus social.

Esta distinción fue cambiando con los años y se produjo una normalización en su uso y su obtención. De hecho, hoy en día es muy raro encontrar a alguna persona con unos ingresos fijos que no tenga al menos una de estas tarjetas en su cartera o monedero, ya sea por obligación del banco al pedir la hipoteca o porque es usuario habitual de alguna de ellas.

Conociendo y sabiendo usar la tarjeta Bankia, tendremos a nuestra disposición una herramienta que puede sacarnos de un apuro en más de una ocasión. Si aún no conoces todas las posibilidades que te ofrece, sigue leyendo porque te contaremos todas las ventajas y beneficios que tendrás con ella.

¿Qué características tiene la tarjeta de crédito de Bankia?

Con el boom de este tipo de tarjetas, sus condiciones y características han ido cambiando a lo largo de los años. Hoy por hoy, hay tantas tarjetas y posibilidades que sus emisoras han ido optando por mejorar sus condiciones para diferenciarse del resto y poder obtener una cuota de mercado suficiente en un mar lleno de peces.

Una de estas características que están cambiando, es el pago de una cuota de emisión, mantenimiento o renovación. Cada vez quedan menos compañías que sigan cobrando estas cuotas a sus clientes, aunque es posible que te pongan algunas condiciones de uso para que mantengas esta gratuidad.

Este es el caso de la tarjeta Bankia, si es la primera tarjeta de crédito que contratas con ellos tendrás una cuota de alta gratuita, pero en los sucesivos años deberás pagar una cuota de mantenimiento si no facturas con ella más de 5.000 euros anuales. Si la cantidad es menor, la cuota de mantenimiento dependerá del gasto total que hayas hecho durante esos doce meses.

Por otra parte, la cuota anual de la tarjeta Oro de Bankia es de 80 euros anuales, una cantidad elevada si tenemos en cuenta que otras entidades ofrecen su tarjeta Oro sin tener que pagar ninguna cuota de alta ni de mantenimiento. Si eres cliente de Bankia, será tú quien deba sopesar la posibilidad de tener una de otra compañía que te imponga unas condiciones más favorables.

Por otra parte, la segunda característica que se ha ido integrando en estas tarjetas es la vía online, en la que Bankia es una de las más avanzadas en el sector gracias a Bankia Online.

Operar desde Bankia Online es muy sencillo y te permite entrar en un espacio creado y adaptado para sus clientes, con un diseño y una navegación muy sencilla e intuitiva. Desde aquí podrás realizar todas las gestiones oportunas de manera inmediata, acceder a tus tarjetas en cualquier momento y consultar directamente con tu oficina cualquier tipo de duda que tengas.

Para poder usar estas estas características online, solo tendrás que contar con acceso a internet en cualquier ordenador o teléfono móvil, desde donde podrás descargar de manera gratuita la app que te mantendrá actualizado y conectado a tu tarjeta de crédito.

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco?

Hoy en día existe la posibilidad de poder solicitar y obtener algunas tarjetas de crédito sin necesidad de cambiar de banco, pero has de saber que la tarjeta Bankia no se encuentra entre estas opciones. Para ser titular de cualquiera de sus tarjetas, deberás tener a tu nombre una cuenta bancaria en la entidad.

En un principio, estas tarjetas apeladas ‘sin cambiar de banco’ y las tradicionales que ofrecen las entidades bancarias como Bankia pueden tener tantos puntos en común como dispares. Se trata un producto de similares características, pero que sean más beneficiosas unas que otras no tendrá que ver únicamente con que tengas que cambiar de banco o no.

Las tarjetas que te ofrece tu banco de toda la vida pueden tener algunos puntos fuertes con respecto a las demás. En caso de descubierto o a la hora de retirar dinero de un cajero, será muy probable que las comisiones en las llamadas tarjetas ‘sin cambiar de banco’ sean muy superiores a las otras, en las que es muy probable que no tengas ninguna comisión por retirar dinero en efectivo.

De igual manera, las condiciones de financiación de una tarjeta que emite una entidad en la que tenemos una nómina domiciliada y un historial crediticio o hipotecario serán, por lo general, mucho mejores que el resto de tarjetas en las que el TAE suele rondar el 24%, unos de los más altos del mercado.

La mejor opción antes de tomar cualquier decisión es conocer todas las posibilidades que tenemos y ver qué condiciones nos ofrece cada una de ellas a la hora de pagar a plazos, sacar dinero de un cajero, comprar en ciertos establecimientos con descuento o pagar una cuota de mantenimiento.

¿Es la tarjeta Bankia una tarjeta de crédito de fácil aprobación?

Las tarjetas de crédito de fácil aprobación surgieron en el mercado español por la alta demanda que comenzaron a sufrir las entidades de banca y financiación hace unos años. Muchas personas buscaron otras alternativas a los préstamos y créditos personales y vieron en estas tarjetas la mejor opción.

En el caso de la tarjeta Bankia, el banco conocerá perfectamente tu situación financiera y personal ya que es necesario que tengas abierta una cuenta con ellos. De esta forma, la aprobación suele ser mucho más sencilla que con otras tarjetas de la modalidad ‘sin cambiar’ de banco que tienen que estudiar de cero tu situación de riesgo antes de ofrecerte crédito.

Además de su aprobación, también habría que mencionar la facilidad con la que podemos solicitar cualquiera de sus tarjetas gracias a la aparición de internet. Con un ordenador o smartphone con conexión a la red podremos hacernos con una sin movernos del salón de casa. Únicamente tendremos que entrar en el área de clientes y hacer la petición de la que más nos interese.

Con esta nueva modalidad, se ha vivido en España un resurgimiento de estas herramientas de financiación. En 2017 se batieron todos los récords de expedición de tarjetas de crédito al llegar a la cifra de 4 millones de nuevas tarjetas. En total, y sin sumar las que se han expedido en el año 2018, del que aún no se han publicado los datos, se cuentan más de 70 millones de tarjetas en circulación en nuestro país.

Esta línea que no para de ascender hace pensar a los expertos que España se encamina a igualar la cultura de las tarjetas de crédito que existe en otros países de la Unión Europea como los del Reino Unido o los países escandinavos, que nos llevan años de adelanto y en los que se abonan casi la totalidad de las compras con este medio de pago.

Los altos cargos del Banco Central Europeo han afirmado en más de una ocasión que avanzamos hacia la desaparición del efectivo. En un futuro no muy lejano, olvidaremos el hecho de tener que llevar monedas y billetes y podremos pagar cualquier tipo de compra con nuestra tarjeta, teléfono móvil o smartwatch.

¿La tarjeta Bankia es una tarjeta de crédito con ASNEF?

Para empezar, debes saber que las siglas ASNEF hacen referencia a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros en España. Esta asociación creada en 1957 gestiona en la actualidad la mayor base de datos sobre impagos que existe en nuestro país. Comúnmente, podrás oír hablar de ellos como listados de morosidad o ficheros de solvencia patrimonial o económica.

Por norma general, todas las entidades bancarias y financieras acudirán a estos listados antes de aceptar cualquier tipo de solicitud de crédito o préstamo, al igual que pasa con las tarjetas. Es por ello, que si estás incluido en una de ellas tendrás problemas para su aprobación final.

Este requisito fundamental para los bancos surgió cuando los usuarios de algunas tarjetas comenzaron a utilizarla de forma desmedida y no pudieron afrontar sus deudas posteriormente. De esta forma, se filtra una hipotética parte de la población que no es buena pagadora.

Esto es sobre el papel, en la realidad nos encontramos con que cualquier buen pagador puede encontrarse en algunos de estos listados. Para saber de qué hablamos sólo tenemos que pensar en la más que habitual situación en la que una suministradora de energía o de servicios de telecomunicación nos factura de forma errónea y no reconoce su error.

En la mayoría de estos casos, la compañía nos exigirá el pago de una deuda que no es real y nos negaremos a hacer frente por no estar de acuerdo. Pues bien, aunque estemos hablando de una factura de unos euros, es muy probable que nos llegue la notificación de que estamos en un listado de morosidad.

En muchos otros casos, ni siquiera seremos conscientes de que formamos parte de estos archivos y nos enteraremos cuando solicitemos cualquier tarjeta de crédito, préstamo o hipoteca.

Por ley, la empresa que nos reclame una deuda impagada deberá informarnos en un plazo máximo de 30 días, una vez que nos han incluido en Asnef, pero esto no siempre es así. Si tienes alguna duda, puedes informarte de tu estado antes de cumplimentar la solicitud de la tarjeta.

Está estipulado también que únicamente las empresas que forman parte de esta asociación puedan meternos en estos listados. En definitiva, son las siguientes:

  • Bancos o cajas de ahorro que operen en territorio nacional español.
  • Cualquier empresa proveedora de energía, telecomunicaciones y otros suministros del hogar.
  • Financieras de consumo que operen en nombre de cualquier otra empresa en su servicio de financiación.
  • Cualquier otra empresa que, en el transcurso propio de su actividad, pueda verse perjudicada por un impago (tales como aseguradoras).

¿Qué características tiene la tarjeta Bankia?

Una de las principales características de la tarjeta Bankia es su apuesta por estar siempre a la vanguardia en las tecnologías del sector. Para ello, podrás disfrutar por ser usuario de una de sus tarjetas de la aplicación Bankia Wallet, con la que tendrás dos opciones para pagar en tus compras del día a día:

  • Pago por Bizum: con la que podrás enviar o recibir dinero de tus amigos o familiares directamente desde tu agenda. Nunca ha sido tan sencillo pagar a medias sin necesidad de estar recaudando las monedas sueltas. Ahora podrás hacerlo de móvil a móvil y de manera instantánea, así de fácil.
  • Pago por móvil: olvídate de tener que sacar la tarjeta de la cartera, o andar con dinero en efectivo para realizar cualquier compra. Con Bankia Wallet podrás pagar en cualquier establecimiento que permita el pago con tarjeta a través de tu móvil. Sólo tendrás que acercar tu smartphone al datáfono de la tienda y listo.

Además, gracias a esta aplicación ahora podrás también realizar otras gestiones sin necesidad de llevar la tarjeta encima como sacar dinero, consultar los datos como el número de tarjeta o código de seguridad y por supuesto, podrás activar y desactivar cualquiera de tus tarjetas Bankia desde la aplicación pulsando un simple botón.

De esta manera podrás elegir tus tarjetas operativas en caso de pérdida, robo o extravío.

Con tu tarjeta Bankia dispondrás de un límite de crédito desde 2500 euros para que nunca te quedes sin disponible en el transcurso del mes. Una vez finalizado el periodo de facturación podrás elegir si pagarlo de forma total sin ningún tipo de interés o aplazar los pagos.

Para asegurarse al 100% de que esto no ocurra, la tarjeta Bankia ofrece además el Servicio Dinero Ya, con el que dispondrás de liquidez al momento. Con este servicio podrás transferir efectivo desde tu tarjeta a tu cuenta en manera instantánea, sin necesidad de ningún trámite o justificación por tu parte.

Sólo tendrás que pedirlo desde el área de clientes, por teléfono o en cualquier oficina o cajero y dispondrás del importe de tu línea de crédito directamente en tu cuenta. La amortización de esta cantidad (la que elijas con máximo del límite de crédito), se realizará del mismo modo que la tarjeta con la que se efectúe dicha operación.

Si dispones de la tarjeta flexible los traspasos realizados será sin ningún tipo de comisión, mientras que las demás tarjetas la comisión será de un 3,50% del importe traspasado.

El resto de comisiones por disposición de efectivo serán las siguientes:

  • En cajeros de otra entidad perteneciente a la misma red de cajeros: un 3,50% de la cantidad requerida, cobrada íntegramente por la propietaria del cajero, con un mínimo de cuatro euros.
  • En cajeros de otra entidad de otra red de cajeros: un 5% de la cantidad dispuesta, con un mínimo de cuatro euros.
  • En cajeros en el extranjero de la zona euro: un 5% de la cantidad dispuesta, con un mínimo de cuatro euros.
  • En cajeros en el extranjero fuera de la zona euro: un 5% de la cantidad dispuesta, con un mínimo de cuatro euros.

Además de todo esto, la tarjeta Bankia tiene una particularidad para todos aquellos usuarios que suelan viajar. Sólo con haber pagado el viaje con tu tarjeta, tendrás un seguro de accidentes de hasta 600.000 euros y un seguro de asistencia en viaje gratuito.

La cantidad de este seguro de accidentes es de las mayores que existen en el mercado, si lo comparas con las de otras tarjetas que ofrecen una prestación parecida, por lo que con ella estarás más seguro que con ninguna.

El seguro de asistencia en viaje, por su parte, te ofrece unas garantías de seguridad ante cualquier imprevisto que pueda surgir durante tus vacaciones o tus viajes de negocio.

Como bien sabrás, cualquiera de estos seguros se suele contratar aparte cuando vamos de viaje, por lo que estarás ahorrando un dinero que podrás invertir en otros aspectos de tus vacaciones. ¿Quién querría pagar algo si puede tenerlo de manera gratuita?

Por si esto fuera poco, si viajas en transporte público, tendrás condiciones preferentes en la compañía AirRefund. Esta sociedad es experta en reclamaciones a aerolíneas por cancelación, overbooking o retrasos en cualquier vuelo con salida desde o llegada a Europa.

De esta forma, el titular de la tarjeta no tendrá que adelantar ningún tipo de gasto, ni al inicio, ni durante el proceso de reclamación. Sólo si AirRefund consiguiera una respuesta favorable al caso, descontará una comisión que normalmente es del 30%, pero que por tener la tarjeta Bankia será solo del 20%.

Otro de los detalles más importantes para ahorrar cuando pagas con tu tarjeta Bankia son los convenios con distintos establecimientos en los que tendrás un descuento. Los más importantes son con Hertz y con Galp.

En cuanto al primero, la empresa de alquiler de coches más importantes del mundo, dispondrás de un CDP (Código Descuento Promocional) con el que tendrás un 15% de descuento en el alquiler de tu vehículo. Sólo tendrás que pedir el código en cualquier oficina Bankia y acudir a cualquier Rent a Car de la marca norteamericana para solicitar el descuento.

Si quieres ahorrar en el carburante, podrás hacerlo también gracias a tu tarjeta Bankia. Sólo deberás acudir a cualquier estación de servicio Galp, en la que se te hará un 2% de descuento tanto en combustible como en tienda, sin límite de cantidad. A partir de ahora, te saldrá mucho más barato hacer una parada en mitad del viaje para repostar y recargar energías.

Por último, y no menos importante, podrás llevar siempre tu tarjeta en el móvil con Bankia Wallet como hemos explicado anteriormente. Además, Bankia es la única entidad que te permite pagar con todas las plataformas digitales que existen de forma fácil y segura. Podrás descubrirlo en Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay.

Si eres más de Paypal, no te preocupes. Podrás vincular una cuenta Paypal directamente desde la app Bankia y en tu área de cliente y empezar a disfrutar de la seguridad a la hora de afrontar los pagos por internet.

¿Y qué requisitos tiene?

Como la mayoría de las tarjetas de crédito, la tarjeta Bankia tiene unos requisitos que tendrás que cumplir para poder ser el titular de una de ellas. Aunque son unos requisitos bastante sencillos y fáciles de cumplir, deberás pasar todos estos filtros para la aprobación de esta tarjeta:

  • Ser mayor de edad, ya que la ley obliga a tener al menos 18 años para ser el titular de una tarjeta de crédito. Si eres menor, podrás pedir una adicional sobre otra de tus padres o familiares.
  • Tener una cuenta en Bankia. Como ya hemos comentado con anterioridad, la tarjeta Bankia no es de la modalidad ‘sin cambiar de banco’, por lo que tendrás que asociarla a una cuenta con esta misma entidad.
  • Disponer de unos ingresos mínimos fijos. Al tener una cuenta con ellos, seguramente tendrás un historial en la entidad por lo que si reúnes las condiciones económicas tendrás esta tarjeta pre concedida y únicamente tendrás que pasar el último filtro.
  • No estar incluido en ninguna lista de morosidad como RAI o Asnef. Un requisito que, por norma general, es indispensable para la aprobación de una tarjeta como esta.

Una vez hecho el trámite de solicitud y aprobada su concesión, tendrás la tarjeta en casa en unos días. Una vez que la tengas en tu poder, sólo tendrás que activarla mediante una llamada telefónica o la app o página web de Bankia y podrás empezar a disfrutar de todas sus ventajas.

¿Es la tarjeta Bankia una de las mejores tarjetas de crédito?

En un mercado tan amplio es bastante difícil asegurar al 100% que nos encontramos ante una de las mejores tarjetas de crédito en este caso. Lo que parece claro es que las ventajas de la tarjeta Bankia en cuanto a sus descuentos en combustible o a la hora de alquilar un coche son bastante buenas.

En la otra cara de la moneda, encontramos una cuota anual que tendremos que pagar si no pagamos una cantidad elevada. Por lo tanto, será cada usuario en relación al uso que suela darle a este método de pago el que deberá sopesar si le dará un uso anual suficiente como para no tener que pagar la cuota de mantenimiento.

Si eres de los que sin duda gastará más de cinco mil euros anuales con ella, te encuentras, sin duda, ante una buena alternativa. Como herramienta de financiación, tendrás uno de los límites de crédito más altos que existen en España y dispondrás de varias facilidades de pago.

En resumen, si lo que necesitas es una línea de crédito alta porque das mucho uso a las tarjetas que tienes y se te queda corta de forma mensual, es probable que te encuentres ante una de las mejores opciones que existen para ti.