Tarjeta Avantcard: ¿La mejor tarjeta de crédito online?

La tarjeta Avant es una de las tarjetas de crédito más utilizadas en España, debido a las ventajas que ofrece a sus usuarios. Hace unos meses, fue absorbida por la entidad EVO Finance pero sigue existiendo con las mismas condiciones beneficiosas bajo el nombre de Tarjeta Evo Finance. Sin duda, una de las mejores opciones de financiación que siguen existiendo en el mercado español.

¿Qué son exactamente las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son una forma de obtener dinero de manera instantánea para realizar nuestras compras del día a día, pagar una multa, una factura o cualquier otro gasto que nos llegue de improviso en una situación en la que no tenemos liquidez suficiente para afrontar este pago.

Si tenemos una delante, veremos un pequeño trozo de plástico de apenas unos gramos y con unas medidas que no exceden de los 86×54 mm. En su dorso, podremos leer en relieve serigrafiado el nombre del titular, así como la fecha de caducidad y el logo de la entidad que la expide y compañía de tarjetas en la que se apoya (Mastercard, VISA, American Express…).

En la parte posterior, encontraremos también una combinación de tres dígitos que supone un código de seguridad que nos pedirán siempre como verificación de una transacción online o vía telefónica.

Aunque a simple vista pueda parecer tan simple, tendremos en nuestras manos una poderosa herramienta de financiación que puede ayudarnos en más de una ocasión, sobre todo cuando queramos pagar un dinero que no tenemos en ese momento o cuando no se acepten pagos en efectivo.

Para usarla, bastará con acercarla al datáfono del establecimiento en el que estamos comprando. Gracias a la tecnología contactless, podemos pagar sin necesidad de pasar la banda magnética como se hacía antiguamente ya que, la inmensa mayoría de tiendas cuentan con un aparato adaptado para esta nueva tecnología.

Gracias a estos avances, existe la posibilidad de pagar con una tarjeta de crédito sin ni siquiera sacarla de nuestra cartera. La tecnología contactless permite que traslademos la función de nuestra tarjeta a un teléfono móvil, una Tablet o un smartwatch, por lo que ahora es más fácil y sencillo que nunca pagar con ella.

Si eres nuevo en este mundo del crédito y de las tarjetas, tienes que saber que antiguamente muy complicado contar con el apoyo de estas herramientas de financiación. Estaban reservadas en exclusividad para aquellas personas que tenían una posición elevada en la escala social, por lo que el simple hecho de tener una era una distinción para su titular.

Por suerte, este hecho ha cambiado y hoy en día casi cualquier ciudadano de a pie tiene, como mínimo, una en su poder. Pese a su normalización, aún son muchas las personas que no saben sacarle todo el partido que merecen a estos pequeños trozos de plástico, que nos pueden sacar de un apuro en más de una ocasión.

¿Qué características tienen las tarjetas de crédito Avantcard?

La expansión y normalización de este tipo de tarjetas en nuestro país ha supuesto un cambio en las condiciones de las mismas, de las que nos hemos visto beneficiados los usuarios. Uno de esos cambios más importantes es su gratuidad de por vida.

La tarjeta Avant no tiene ningún coste de emisión, de mantenimiento o de renovación. Esto quiere decir que podrás disfrutar de ella todo el tiempo que quieras sin tener que pagar nunca por tenerla. De esta manera, se eliminan ciertas condiciones abusivas que existían antes con este tipo de tarjeta y que, aunque parezca extraño, siguen poniendo algunas entidades bancarias a sus clientes.

Es muy probable que, si lees la letra pequeña del contrato de tus tarjetas actuales, alguna de ellas te hable de su gratuidad, siempre y cuando cumplas con unos requisitos. Estos suelen ser siempre los mismos, que hagas un gasto mínimo trimestral o anual, que tengas domiciliados algunos recibos en la cuenta o incluso que tengas ingresada tu nómina de manera continua.

Si compruebas que, efectivamente, se incluyen algunas de estas cláusulas en tus tarjetas, debes saber que ya existen otras posibilidades en las que podrás tenerla sin necesidad de cumplir ninguna condición. Podrás estar tranquilo siempre, sabiendo que nunca vas a pagar por tener tu tarjeta Avant.

Por otra parte, otra de las ventajas importantes de la llegada de la tecnología al mundo de las tarjetas de crédito es su vertiente online. Gracias a ella, podemos realizar cualquier tipo de gestión sin necesidad de acudir a una sucursal o a una oficina de ninguna entidad financiera o bancaria.

Entrando en el área de clientes de Avant, podrás comprobar al instante todos los movimientos que has realizado con tu tarjeta. También tendrás a un solo clic los recibos de meses anteriores, el disponible que tienes en el mes el curso, así como la posibilidad de realizar cualquier tipo de gestión con ella.

Esta ventaja no se queda solo ahí, ya que dota a tu tarjeta de una mayor seguridad. Teniendo la opción de ver los movimientos por internet o a través de tu móvil tendrás siempre la tranquilidad y la seguridad de que no se ha realizado ningún pago sin consentimiento o un cobro erróneo. Además, en caso de robo o extravío podrás desconectarla, dejándola inutilizable en el mismo momento.

Si quieres tramitar la solicitud de tu tarjeta Avant, podrás hacerlo también a través de su página web, desde el salón de tu casa o desde cualquier lugar donde te encuentres. Es, sin duda, la forma más rápida y sencilla de conseguirla y no tendrás que desplazarte tampoco a ningún lugar. Te llegará a casa en unos días, desactivada por seguridad.

¿Se puede obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco? Con Avantcard, ¡Sí!

Si algo nos aterra a la mayoría de los españoles es tener que abrir una nueva cuenta corriente. No sabemos por qué, pero es así y sin duda sería uno de los principales inconvenientes que tendría la mayoría de las personas a la hora de tener una nueva tarjeta de crédito gratuita. Es por eso, que estas compañías optaron por la solución de ofrecer una nueva modalidad ‘sin cambiar de banco’.

Con la cuenta corriente de nuestra entidad tendremos la opción de tener varias tarjetas, cada una de ellas con un nombre distinto, pero pensamos que son iguales. Seguramente, todos hemos recibido cartas de nuestro banco ofreciéndonos la posibilidad de ser titulares de la nueva tarjeta que ha sacado al mercado.

De forma aparente, cada tarjeta de crédito puede parecer lo mismo, pero, si indagamos, nos daremos cuenta que no siempre tiene porqué ser así. Cada tarjeta puede ofrecernos unas condiciones distintas de financiación, así como ventajas o beneficios a la hora de pagar nuestras compras. Por eso, debemos compararlas y quedarnos con la que más nos convenga.

¿Pagas por tu tarjeta? ¿Tu banco te pone condiciones de uso? Como ya hemos comentado anteriormente, puede que tengas algunas cláusulas en tu contrato pero que no seas consciente de ellos, por eso será siempre una buena opción saber qué tenemos en nuestra cartera.

Si descubres que la tarjeta que usas no es en su totalidad lo que creías que tenías, la nueva modalidad te ofrece la posibilidad de tener una nueva sin cambiar de banco, pero con unas nuevas condiciones más beneficiosas para ti. De esta manera, podrás olvidar el papeleo de cambiar domiciliaciones de recibos o nóminas y sólo tendrás que cambiar una tarjeta por otra.

¿Por qué existen estas tarjetas de crédito de fácil aprobación?

Con el boom de las tarjetas de crédito, los departamentos de riesgo de las principales entidades bancarias y financieras perfeccionaron su método de estudio. Gracias a esto, todos los tramites a la hora de solicitar una nueva tarjeta, desde el primer paso hasta su aprobación, han disminuido sus tiempos si los comparamos con los de hace unos años.

Si hablamos de profesionales, esta nueva realidad supuso una gran ventaja para todos aquellos que necesitaban financiación para sus compras en las empresas. Atrás quedaron los paseos de banco en banco para pedir créditos y negociar condiciones para su devolución.

Con este simple trozo de plástico, pueden decidir en cada momento qué quiere comprar y cómo quiere pagarlo gracias a los varios modos de pago que permiten.

A la hora de hacer la solicitud, también ha cambiado la forma gracias a los avances tecnológicos. Hoy en día podemos solicitar la tarjeta Avant desde cualquier parte del mundo, sólo con el mero hecho de entrar en internet y rellenar un sencillo formulario con nuestros datos personales y profesionales.

En cuanto a la documentación, podremos adjuntarla también vía telemática por lo que no tenemos que salir de casa para poder gestionar este trámite. De forma fácil y sencilla podremos recibir nuestra nueva tarjeta en el buzón de casa en unos días.

Estos nuevos métodos de solicitud y su facilidad de aprobación han hecho posible que en nuestro país se batieran todos los récords de emisión de tarjetas en un año natural. En 2017, la banca española expidió más de 4 millones de nuevas tarjetas a sus clientes, que sumado al total hacen más de 70 millones de tarjetas en circulación.

Sin duda, estos datos habrán mejorado en el año 2018, del que todavía no conocemos los resultados. Por lo tanto, se puede prever que la cultura de pago en España está cambiando y adaptándose a los nuevos tiempos y a la mentalidad del resto de países de la Unión Europea.

En otras zonas comunitarias, nos sacan años en cuanto a la mentalidad de los usuarios y las compañías, que permiten el pago con tarjeta de cualquier compra, sin límite mínimo como ocurre en muchos establecimientos de nuestro país.

Esta dinámica hace pensar que en un futuro no muy lejano se hará realidad el objetivo que tienen en mente los altos organismos de la zona económica europea. El dinero en efectivo pasará a segundo plano hasta casi desaparecer y todos usaremos este método de pago para realizar nuestras transacciones diarias.

¿La tarjeta Avantcard es una tarjeta de crédito con ASNEF?

La mayoría de entidades bancarias y financieras recurren a listados oficiales de morosidad para comprobar la solvencia económica de los clientes que solicitan tener una de sus tarjetas con línea de crédito. Es por eso, que es importante no encontrarse en Asnef cuando rellenes la solicitud para hacerte con la tarjeta Avant.

¿Sabes que es Asnef? Estas siglas hacen referencia a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros y en nuestro país, gestionan la mayor base de datos de los impagos en los que incurren tanto personas como sociedades.

Cuando la solicitud llegue al departamento de riesgo para estudiar la viabilidad, saltarán todas las alarmas, ya que prácticamente ninguna entidad emisora de estas tarjetas correrá el riesgo de ofrecer una línea de crédito a una persona que es deudora.

En gran parte, esto es comprensible, pero a la vez injusto. En muchas ocasiones, personas que integran estos ficheros de morosidad se han enterado de su pertenencia al pedir una tarjeta de crédito.

Esto ocurre porque el simple hecho de estar en Asnef no significa tener una deuda millonaria. Cualquier factura impagada de unos euros puede llevarnos a engrosarla sin necesidad de dejar a deber una importante cantidad de dinero.

La ley marca que cuando una compañía nos incluye en estos ficheros de solvencia patrimonial, se nos debe avisar en un plazo máximo de 30 días tras nuestra inclusión. A pesar de esta ley, la realidad es que esto no ocurre siempre y podremos estar en Asnef sin ni siquiera habernos enterado de ello.

Si alguna vez has tenido una disputa con tu compañía de teléfono o de electricidad y te has negado a pagar una factura, es muy posible que te encuentres en un listado de morosidad. Esto no quiere decir que la empresa lleve la razón, pero tienen la potestad de hacerlo. Pueden incluirte en estos ficheros de solvencia las siguientes empresas:

  • Empresas proveedoras de servicios como las telecomunicaciones o la energía.
  • Financieras de consumo que prestan servicio al ofrecer financiación por la compra de cualquier producto o servicio.
  • Bancos y cajas de ahorro que operan dentro de España.
  • Cualquier empresa que, en el transcurso de su propia actividad, pueda verse afectada por un impago por parte de un cliente o proveedor.

Una vez que notificada nuestra inclusión en estos listados, tendremos 30 días para regularizar nuestra situación pagando la deuda a la compañía o llegando a un acuerdo con ella. Transcurrido ese plazo apareceremos en estos listados durante los siguientes seis años o hasta que liquidemos dicha deuda, lo que ocurra antes.

No hay que olvidar que el uso indebido de una tarjeta de crédito también puede acabar con nuestro nombre en una de estas listas. Disponer de una de estas herramientas de financiación es una suerte, siempre y cuando sepamos usarlas y no contraigamos una deuda que nos sea imposible pagar, incluso en los meses sucesivos.

¿Qué características tiene la tarjeta Avantcard?

La principal característica de las tarjetas de crédito en general, y de la tarjeta Avant en particular, es las facilidades de pago que otorgan. En todo momento podremos decidir y cambiar nuestra modalidad de pago entre las siguientes:

  • Cuota fija mensual: con esta modalidad, hagas el uso que hagas de la tarjeta tendrás prefijada una cantidad de dinero que pagarás mensualmente y que se descontará del adeudado de tu tarjeta.
  • Cuota variable mensual: de igual manera, pagarás cada mes una cantidad fijada por ti. Pero en este caso decidirás un porcentaje sobre el saldo dispuesto en cada momento en lugar de una cuota fija.
  • Pago básico: una de las novedades de la tarjeta Avant sobre otras tarjetas. Si establecemos esta modalidad como predeterminada, nos olvidaremos de tener que hacer cálculos ya que siempre pagarás el importe mayor de los siguientes:
    • 5 euros mensuales.
    • 2,25% del saldo deudor que tenemos en cada mes.
    • 1% del crédito pendiente más los intereses (incluidos pagos de seguro y todas las comisiones) reflejados en el periodo de liquidación de cada extracto.
  • Pago total: como su nombre indica, pagaremos todo el saldo adeudado a mes vencido sin ningún tipo de aplazamiento ni intereses.

Además de estas modalidades de pago siempre tendrás la posibilidad de pedir un ‘puente cash’. De esta manera se te transferirán los fondos de tu límite de crédito a tu cuenta corriente habitual por la que pasan los recibos de la tarjeta. En este caso, los intereses serán los mismos que en el caso de la amortización mensual básica. Es decir, un TIN del 19,21%, o un TAE del 21%.

De la misma forma, sacar dinero de los cajeros automáticos será otra opción con la que podrás conseguir dinero al instante gracias a la tarjeta Avant. En este caso, tendrá un coste extra de un 4% del dinero del que dispongas. Es bueno saber que la comisión mínima será siempre de dos euros y que el cajero en cuestión puede aplicar alguna comisión extra en algunos casos.

La segunda característica principal (obviando su gratuidad, de la que ya hemos hablado en el apartado anterior), es otro punto fuerte de la tarjeta Avant. Se trata de su apuesta por la seguridad, en mayúsculas, y no nos estamos refiriendo solo a cuando pierdas o te roben la tarjeta, si no a mucho más que eso.

En caso de pérdida o robo, el plan de protección de tarjetas de Avant asegura todas tus tarjetas ante un uso indebido. En el mismo momento de la notificación, éstas quedarán anuladas automáticamente y te mandarán una nueva inmediatamente. Podrás hacerlo mediante un número de teléfono gratuito desde cualquier parte del mundo y que está operativo las 24 horas del día.

De igual manera, tendrás unas coberturas extras incluidas en los siguientes casos:

  • Para el reemplazo de la cerradura por pérdida o robo de llave, hasta 300 euros.
  • Para el reemplazo de documentos de identidad extraviados o sustraídos, hasta 200 euros.
  • Para el reemplazo de un bolso o cartera sustraída, hasta 150 euros.
  • Para el reemplazo de dinero en efectivo sustraído en el extranjero, hasta 150 euros.
  • Para el reemplazo de las llaves o el mando del automóvil o motocicleta, hasta 200 euros.

Pero eso no es todo, ya que la mayoría de los artículos que compres con tu tarjeta Avant estarán protegidos contra robo o rotura accidental por un periodo de 100 días a partir de la fecha de compra. Sí, has oído bien, si compras un teléfono móvil y lo pagas con tu tarjeta Avant, estará protegido en caso de robo o que se te caiga al suelo y se te rompa.

De esta manera, no habrás perdido tu dinero recién invertido en comprarte el artículo y volverás a tener uno nuevo sin ningún coste para ti. El límite de este seguro se establece en un máximo de 3.260 euros por siniestro y siempre con una cantidad máxima anual de 24.450 euros.

Por si fuera poco, gracias a la tarjeta Avant comenzarás también a viajar más seguro. Por el simple hecho de haber pagado al menos el 50% del total del transporte con tu tarjeta, tendrás incluido un seguro de accidentes personales en tus viajes.

Esta cobertura comienza desde que el titular acceda a un aeropuerto, terminal de trenes, autobuses o barco hasta su desembarco del mismo.

Si eres de las personas que han sufrido algún tipo de retraso o cancelación en tu medio de transporte, debes saber que desde que tengas la tarjeta Avant serán más llevaderos, ya que tendrás cubiertos hasta 407 euros para comida en caso de que ocurra alguna de estas dos cosas, así como la pérdida de una conexión, si la compañía no pone a tu disposición ningún transporte alternativo.

A esto habría que sumarle otros 407 euros para compras urgentes de prendas de vestir si el equipaje se retrasara un mínimo de doce horas y otros 407 euros adicionales si el retraso fuera de 48 horas o más.

Por último, si te encuentras de viaje tendrás también un servicio de asistencia de emergencias a tu disposición. Este servicio proporciona al titular de la tarjeta Avant una red de asistencia sobre servicios médicos y legales en caso de cualquier emergencia mientras te encuentras fuera de tu localidad.

¿Qué requisitos tiene la tarjeta Avantcard?

Los requisitos de la tarjeta Avant son los más comunes a la hora de solicitar cualquiera de estas tarjetas. No dejan de ser unos requisitos asumibles y sencillos de cumplir, pero dependiendo del estudio del departamento de riesgo, tendrás un limite mayor o menor de crédito. El máximo que te otorgarán será de 5.000 euros.

Estos requisitos mínimos que tendrás que cumplir serán los siguientes:

  • Tener en el momento de la solicitud la mayoría de edad Para verificar este dato, tendrás que presentar una copia de tu Documento Nacional de Identidad actualizado y en vigor.
  • Deberás tener una cuenta bancaria a tu nombre en algún banco o caja de ahorros que opere en territorio nacional español. En este caso, deberás presentar una foto de un justificante bancario a tu nombre o de la primera página de la cartilla de tu banco.
  • Tendrás que contar con unos ingresos fijos mínimos mensuales. Para corroborar este hecho, deberás presentar una nómina o justificante de pensión. En caso de ser autónomo, te pedirán la declaración del último año y el recibo de autónomo.
  • Deberás contar con un número de teléfono móvil a tu nombre. Desde hace unos años, la ley cambió y obliga a estas entidades a tener un medio directo de comunicación que usará en caso de tener que informarte de cualquier asunto.
  • Por último, y como ya hemos comentado con anterioridad, el titular no deberá aparecer en ningún fichero de morosidad o de solvencia patrimonial.

¿Es la tarjeta Avantcard una de las mejores tarjetas de crédito?

Teniendo en cuenta todas y cada una de las ventajas que otorga la posesión de una tarjeta Avant o EVO Finance, podríamos afirmar que nos encontramos ante una de las mejores tarjetas de crédito del mercado.

Nuestra principal razón radica en que nunca tendrás que desembolsar un solo euro por tenerla, por renovarla o por cancelarla. Pero a pesar de su gratuidad, tiene unos beneficios muy interesantes que la convierten en una de las tarjetas más interesantes que existen.

Su seguro de protección de compras es algo que sorprende a sus usuarios por su innovación. Cualquier seguro aparte que te cubra la pérdida o rotura accidental de todos los productos que compráramos nos costaría un buen dinero, no teniendo coste alguno si pagamos con nuestra tarjeta Avant.

Por último, esta tarjeta debería convertirse en la primera elección de todas aquellas personas que viajan con asiduidad y que pagan dinero extra por sus seguros de viaje. Sólo por pagar con este medio, tendremos incluidos un seguro que nos cubrirá situaciones tan temidas y habituales como son el retraso del medio de transporte y la pérdida o retraso de nuestro equipaje.

Así que ya lo ves: La tarjeta Avant (ahora llamada tarjeta EVO Finance) es una de las mejores que puedes encontrar actualmente en el mercado. Sin duda, una gran opción si quieres pagar a plazos algunas de tus compras.