Los mejores Créditos rápidos sin papeles

¿Estás buscando un crédito rápido sin papeles? Si es así, no puedes perderte la guía al respecto que hemos preparado. Con ella, lo sabrás todo sobre este tipo de créditos, y te asegurarás de que no te engañen al pedir el tuyo. ¡Sigue leyendo y entérate de todo!

¿Qué es exactamente un crédito sin papeles?

Empecemos por el principio: ¿Qué es exactamente un crédito rápido sin papeles? Si queremos saberlo todo al respecto, lógicamente, tendremos que empezar por contestar a esta pregunta.

Pues bien, un crédito rápido sin papeles no es más que un crédito que podemos obtener mediante una tramitación fácil y sin que sea necesario presentar documentación (como sí ocurre al pedir un crédito en cualquier entidad bancaria tradicional).

Este tipo de préstamos no son propios de los bancos, sino que los ofrecen entidades financieras que funcionan en internet y que son de un tamaño más pequeño, especializadas en este tipo de créditos.

Pero, la verdad, hay algo de trampa cuando hablamos de créditos rápidos sin papeles. Aunque solemos referirnos de esta forma a los créditos que nos ahorran muchos papeleos, lo cierto es que sí hace falta algo de documentación.

Así, salvo contadas excepciones, lo normal es que nos pidan los siguientes datos y papeles:

  1. Documento de identidad: El primer documento del que deberemos disponer y que se nos pedirá para poder llevar a cabo el proceso de solicitud del crédito es el documento de identidad, pudiendo ser éste un DNI o un NIE.
  2. Justificante de ingresos: De forma adicional, tendremos que enviar una fotocopia de algún justificante de ingresos, de forma que podamos acreditar la capacidad de devolver el crédito. Este justificante de ingresos puede ser una nómina, una factura de autónomo, un recibo de pensión o subsidio…
  3. Extracto bancario: Por último, deberemos enviar una fotocopia o foto de un extracto bancario que permita comprobar que somos titulares de una cuenta bancaria a la que se nos enviará el dinero del crédito y donde se nos cobrarán las mensualidades.

Estos datos se piden para poder confirmar la identidad del prestatario, y hay que enviárselos a la entidad que nos ofrezca el crédito. Así pues, no encontramos ningún crédito que sea 100% sin papeles (porque eso significaría que el prestamista no supiese nada de nosotros).

Lo bueno que tienen los créditos rápidos sin papeles es que nos ahorran mucho papeleo, puesto que las entidades tradicionales piden mucha más documentación que la arriba mencionada. Y, además, el proceso de envío de esta información es mucho más simple en el caso de los créditos sin papeles.

Cuando hablamos de los créditos rápidos sin papeles, nos encontramos con que podemos enviar una simple foto de estos documentos, de tal forma que con el móvil podemos llevar a cabo todo el proceso de solicitud del crédito.

Así que, sí, aunque hay algunos documentos que siguen siendo necesarios para obtener este tipo de créditos (a pesar del nombre con el que se conocen), lo cierto es que el proceso es mucho más simple y, por tanto, podemos darle ese nombre sin mucho problema.

¿Para quién están pensados los créditos urgentes sin papeles?

Una pregunta relevante en este sentido es para quién están pensados los créditos urgentes sin papeles. Y, como puedes suponer por el nombre que tiene, son créditos que se dan especialmente a personas que tienen un problema puntual.

O sea, no se trata de un crédito que se otorgue a una persona que quiere cambiar los muebles de la casa. Más bien, es un crédito que se da a aquellas personas a las que se les ha averiado la lavadora y no disponen de ahorros para la reparación.

Es por ello que el plazo de devolución suele ser bajo, de apenas un mes, puesto que, una vez que se cobre algo de dinero, el prestamista tiende a devolverlo. Es decir, es para solventar problemas muy puntuales.

Además, el hecho de que sean sin papeles también está pensado para que prácticamente cualquier persona en cualquier situación pueda acceder a él. No se nos exigirán tantas condiciones (representadas en tantos papeles) como en el caso de los créditos tradicionales.

Un buen ejemplo de caso en el conviene pedir un crédito de este tipo es, por ejemplo, una avería del coche que utilizas para ir a trabajar. Si no lo arreglas, no podrás ir a trabajar y te despedirán.

En este caso, puedes solicitar este crédito y arreglar el coche, ir a trabajar con total normalidad y, una vez que cobres tu sueldo a final de mes, podrás devolver el crédito y habrás sorteado ese problema a un coste menor que si hubieses buscado una alternativa (como ir a trabajar en transporte público o alguna otra cosa parecida).

¿Deberías pedir un crédito rápido sin papeles para pagar otras deudas?

Por supuesto, además de hablar de para qué casos está recomendado un crédito rápido sin papeles, también conviene hablar de para qué casos no está recomendado. Y aquí la respuesta es simple: No deberías tomar el crédito si no crees poder devolverlo.

Y, sobre todo, no deberías pedir un crédito rápido sin papeles para cubrir otras deudas que tengas pendientes con anterioridad (aunque, en general, no te darán este crédito si tienes otras deudas pendientes, así que tampoco tienes mucho de lo que preocuparte en este sentido).

Pero, aunque te dieran la posibilidad de obtener uno de estos créditos para pagar un crédito anterior, no deberías hacerlo. Y tampoco tomes el crédito si no crees que estarás en condiciones de devolverlo. De lo contrario, las consecuencias no serán nada agradables.

¿Es posible obtener un crédito rápido sin papeles estando en ASNEF?

Esta es una pregunta frecuente y de gran interés. Y la respuesta es que sí, los créditos rápidos sin papeles aceptan a prestamistas que figuran en las listas de ASNEF.

Por supuesto, esto dependerá de nuestro perfil financiero. Quizá, al revisarnos, vean que la deuda que tenemos pendiente de pago es muy grande o que tenemos muchas deudas y, en ese caso, sí nos impedirán acceder al crédito.

Sin embargo, si lo único que tenemos es una pequeña deuda, o un recibo sin pagar, o algo parecido, las entidades financieras son permisivas.

Ahora, quizá tú, lector, ni siquiera sepas qué es ASNEF. En ese caso, deja que te digamos que ASNEF es una lista de morosos donde las diferentes entidades financieras y empresas incluyen a las personas que no les han pagado alguna factura, crédito, pagaré, o cualquier otra deuda pendiente.

Si no sabías qué era ASNEF, probablemente esta información no te resulte importante, porque significará que tú no estás en esta lista. Pero, como puedes suponer, hay muchas personas que sí están en esa lista y, a pesar de todo, necesitan solicitar un crédito.

Es por ello que muchas personas buscan créditos rápidos sin papeles con ASNEF. Y, como decimos, este tipo de créditos suelen darse a personas que aparecen en dicha lista. Por tanto, no tienes por qué preocuparte en exceso.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos urgentes sin papeles?

Las características habituales de este tipo de créditos son las siguientes:

  1. Sencillez: La primera característica que comparten todos los créditos rápidos sin papeles es la sencillez en el proceso de solicitud. No te ponen ninguna traba y en un momento puedes haber cumplido todos los pasos para terminar la solicitud.
  2. Comodidad: Por supuesto, la comodidad también es otro punto que conviene tener en cuenta. Estamos hablando de un proceso que se lleva a cabo totalmente online, por lo que no tendremos ni que salir de casa para solicitarlo.
  3. Rapidez: La rapidez es otro de sus puntos fuertes, y va ligado a los dos anteriores. Puesto que es un proceso totalmente online y es un sistema altamente automatizado, al poco tiempo de haber enviado la solicitud, podremos saber si nos han aprobado el crédito o no, y, en caso afirmativo, tardaremos muy poco en recibir el dinero.
  4. Pocos papeleos y fáciles de enviar: Como el propio nombre indica, los créditos rápidos sin papeleos apenas requieren documentación. Y la poca que necesitan se puede enviar a través de internet con una simple foto hecha con el móvil.
  5. Revisión laxa de nuestra posición financiera: Aunque esto depende de cada entidad, lo cierto es que, por lo general, no evalúan con tanta profundidad nuestra posición financiera, y son más permisivos con ella que un banco tradicional.
  6. Intereses algo mayores: Sin embargo, lo anterior no siempre es positivo. A cambio de esa menor revisión de nuestra solvencia, tendremos que pagar unos intereses algo mayores. Esto, en general, no supone mucho problema, porque son créditos de pequeñas cantidades, pero siempre conviene tenerlo en cuenta.
  7. Cuantías bajas: Por último, aunque lo acabamos de mencionar, es importante recalcar que no estamos hablando de un crédito personal de una entidad bancaria tradicional. Un crédito rápido sin papeles suele ser mucho más reducido y la cantidad que podremos obtener será más pequeña (normalmente, menos de 1000€, aunque algunos de ellos permiten solicitar hasta 2000€).

Por supuesto, estas características pueden variar dependiendo de la entidad financiera a la que acudamos. Pero, en general, todas ellas se cumplen con relativa frecuencia.

¿Qué requerimientos tienen los créditos sin papeleos?

Por supuesto, como en cualquier otro crédito que queramos pedir, nos encontraremos con que nos piden ciertos requerimientos, los cuales deberemos cumplir para poder recibir el crédito. Son los siguientes:

  1. Tener ingresos regulares: En primer lugar, deberemos ser capaces de demostrar que contamos con ingresos regulares. No es necesario que sea una nómina, pero tenemos que estar en condiciones de demostrar que somos solventes y que podremos devolver el crédito que nos den.
  2. Ser mayor de edad: Lógicamente, para adquirir le crédito deberemos ser mayores de edad. Esto, en ocasiones, va más allá, y se exige que el prestatario tenga más de 21 años. No obstante, esto no es lo habitual. Lo normal es que nos exijan tener 18 años.
  3. Tener un documento de identidad vigente: Como ya hemos señalado al inicio de esta guía, también deberemos contar con un documento de identidad vigente. En el caso de que seamos nacionales, tendremos que presentar fotocopias del DNI. En el caso de ser extranjero, deberemos hacer lo propio con el NIE.
  4. Residir en España: Otro requisito es residir en España de forma permanente. No se puede adquirir un crédito rápido sin papeleos si estamos residiendo en otro país, y tampoco si tan solo estamos en España de forma temporal.
  5. Contar con teléfono y cuenta bancaria: Para que nos puedan contactar y no haya ningún tipo de problema, también tendremos que tener un teléfono móvil. Y, por supuesto, deberemos contar con una cuenta bancaria de la que seamos titulares, para que nos puedan hacer ahí el ingreso y nos puedan cobrar las mensualidades.
  6. No tener otras deudas: Aunque puede haber excepciones, por lo general, no nos darán ningún crédito si tenemos otras deudas pendientes. Es por ello que, antes de acudir a la entidad financiera para solicitar el crédito, te asegures de haber arreglado las que tienes con otras entidades anteriores.

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito online sin papeleos?

En general, el proceso de obtención de un crédito online sin papeleos es mucho más sencillo que el que podemos encontrarnos a la hora de pedir otro tipo de créditos más tradicionales. En general, los pasos serán los siguientes:

  1. Acudir a la web: El primer paso, como es lógico, será acudir a la web de la entidad con la que queremos contratar el crédito. Puede que haya otras opciones, como hacerlo por teléfono, pero, como la mayoría de las entidades financieras que ofrecen estos créditos rápidos sin papeles son online, la mejor forma de hacerlo es directamente a través de su web.
  2. Utilizar el simulador: La mayoría de estas webs incluyen un simulador en la propia web para que comprobemos cuánto tendremos que pagar por el crédito que queremos obtener. Todo lo que tenemos que hacer es jugar con el simulador para adaptarlo a nuestras necesidades y ver los resultados.
  3. Validar el resultado: Una vez tengamos claro cuál es el resultado, tendremos que decidir si aceptamos o no aceptamos esas condiciones. En ese momento, podemos dar a solicitar el crédito e ir al siguiente paso del proceso.
  4. Rellenar el formulario de solicitud: Una vez hayamos validado el resultado, tendremos que rellenar el formulario para solicitar el crédito. Aquí se nos harán varias preguntas que deberemos ir respondiendo a fin de que la entidad tenga la información necesaria para decidir si merecemos o no el crédito.
  5. Enviar documentación: Cuando ya hayamos rellenado todo el formulario, deberemos enviar la documentación. Esto se puede hacer escaneándola o, de una forma más simple, haciéndole una foto y enviándola (como decíamos más arriba, lo bueno de los créditos rápidos sin papeles es que, a pesar de pedirte alguna documentación, el proceso es mucho más sencillo que en las entidades bancarias tradicionales).
  6. Validación: Una vez hayamos enviado la información, la entidad la procesará y nos dirá si nos aceptan o no. Esto puede tardar desde unos pocos minutos (cuando el sistema es automático) hasta unas horas o un par de días (cuando el proceso lo lleva a cabo el personal de la empresa). En cualquiera de los dos casos, es poco tiempo hasta que recibimos la respuesta definitiva.
  7. Recepción del dinero: En el caso de que hayamos recibido el visto bueno por parte de la entidad que da el crédito, recibiremos el dinero al instante, y tan solo faltará que pasen los dos días que tarde en llegar la transferencia hasta nuestra cuenta.

Como puedes ver, los créditos rápidos sin papeles son una buena opción en muchos casos. Sin embargo, también hay que tener cuidado, porque puedes pillarte los dedos con ellos. ¡Evalúa bien si estos créditos son lo que necesitas o no!