Créditos rápidos sin documentación

Si estás pensando en adquirir un crédito rápido sin documentación, tenemos algo que te interesa. Esta es la guía más completa acerca de la contratación de este tipo de créditos. Así que, si no quieres que te engañen, te recomendamos que sigas leyendo. ¡Bienvenido!

¿Qué es exactamente un crédito rápido sin documentación?

Bueno, quizá lo primero que tenemos que hacer es empezar por el principio, y el principio es responder a la pregunta de qué es un crédito rápido sin documentación.

Para responder a esta pregunta, antes hay que explicar cómo funciona un crédito tradicional. Y es que, normalmente, los créditos requieren de todo un proceso de comprobaciones por parte del banco que obligan al que pide el crédito a aportar muchísima documentación.

Dependiendo del tipo de crédito, habrá que aportar nóminas, recibos, fotocopias de documentos de identidad… ¡Incluso títulos de propiedad sobre diferentes bienes que se utilizarán como aval!

En fin, que, en el proceso de contratación de un crédito tradicional, nos encontramos con una gran cantidad de papeles que hay que mover de un lado para otro, y esto supone dos problemas diferentes.

El primero, que, obviamente, perderemos comodidad, puesto que tendremos que ir de un lado para otro obteniendo los papeles, fotocopiándolos y entregándolos. Además, tendrán que revisarlos y darnos el visto bueno. Muy lento y tedioso.

Pero el segundo problema es aún mayor. Y es que, en ocasiones, careceremos de alguno de esos papeles. Y, para esto, hay mil y un motivos. Por lo que no deberíamos sorprendernos de estar en una situación en la que, por la ausencia de esa documentación, no podemos adquirir el crédito.

Es en esas ocasiones donde un crédito sin documentación nos facilita mucho la vida. Y, tenemos que ser claros, lo cierto es que sí se nos exigirá alguna pequeña documentación, pero muchísima menos que en un crédito tradicional (y de una forma más fácil).

Así pues, nos encontramos con que un crédito sin documentación lo que hace es permitirnos acceder al crédito de una forma más fácil y, sobre todo, permitirnos acceder al crédito cuando carecemos de algún documento que nos exigen en las entidades tradicionales.

Como puedes imaginar, la mayoría de estos créditos no los dan las entidades bancarias tradicionales (puesto que éstas son las que sí exigen una mayor cantidad de documentos). Estos créditos sin documentación son ofrecidos por entidades especializadas.

Estas entidades conocen mejor que los bancos este sector, y es por ello que, a pesar de disponer de una menor cantidad de datos del tomador del crédito, son capaces de acertar con bastante fiabilidad de qué personas van a ser capaces de devolverlo.

En cuanto a la persona que va a tomar el crédito (o sea, tú), es importante tener en cuenta diferentes aspectos y características de este tipo de créditos, y también tienes que tener claro para qué casos está pensado un crédito de este tipo.

Sin embargo, de estos dos temas (y de algunos otros) hablamos en los siguientes apartados, así que sigue leyendo.

¿Qué papeles SÍ se necesitan al pedir un crédito sin documentación?

Antes de pasar a esas otras preguntas, tenemos que responder a otra pregunta que se ha quedado en el tintero. Y es que, como decíamos, en la práctica, los créditos sin documentación sí piden algunos papeles. ¿Cuáles son? Pues los siguientes:

  1. Extracto bancario: El primer documento que necesitaremos es un extracto bancario, que es lo que utilizará el banco para ingresarnos el dinero y para cobrarse las diferentes mensualidades del crédito (es por ello que es lógico que se nos exija este documento. Sin él, sería imposible formalizar el contrato de crédito).
  2. Justificante de ingresos: Este documento servirá a la entidad financiera para comprobar que, efectivamente, estamos en condiciones de devolver el crédito. O, al menos, de que tenemos cierta solvencia y que, por lo tanto, podemos recibir el crédito. Teniendo en cuenta que es la única exigencia de este tipo que tendremos, es razonable que nos pidan este documento, también.
  3. Documento de identidad: Por último, nos pedirán nuestro DNI o NIE (en el caso de que seamos extranjeros). Este documento también es lógico que nos lo exijan, puesto que es la única forma de identificarnos sin lugar a dudas.

Como ves, a diferencia de lo que exigen los bancos tradicionales, los papeles que se exigen para dar un crédito sin documentación son fáciles de conseguir y, simplemente, sirven para identificarnos y tener un mínimo de garantía de que vamos a devolver el crédito.

Es por ello que, aunque el nombre pudiera parecer algo engañoso, está dentro de lo aceptable. Es un crédito sin documentación porque no necesitamos documentación extra con la que normalmente no tratemos en nuestro día a día.

¿Para quién están pensados los créditos urgentes sin documentación?

Ahora, hablemos un momento acerca de para quién están pensados este tipo de créditos. Al fin y al cabo, si la persona que recurre a uno de estos créditos pudiera acudir a uno tradicional… No acudiría a uno como este, ¿verdad?

Los créditos urgentes sin documentación están especialmente pensados para personas que, por cualquier razón, se encuentran con que no tienen alguno de los documentos que se suelen pedir de forma habitual en las entidades bancarias tradicional al adquirir un crédito al uso.

Además, dado su carácter urgente, las personas que recurren a los créditos rápidos sin documentación suelen ser personas que han sufrido algún imprevisto y que tienen que resolverlo en un plazo corto de tiempo.

Por ejemplo, un caso típico por el que recurrir a un crédito urgente sin documentación es aquel en el que una pareja que es soltera financieramente pero que no suele tener muchos ahorros se encuentra con un problema tal como que se les avería el coche.

En ese caso, puede que los ahorros que puedan tener no lleguen para pagar la reparación del coche. Sin embargo, no son personas insolventes ni que estén con el agua al cuello mes tras mes. Es por ello que son aspirantes a adquirir un crédito rápido sin documentación.

Todo lo que necesitan hacer es acudir a la entidad financiera en cuestión, adquirir el crédito y, con ello, pagar la reparación del coche. Después, una vez cobren sus nóminas, solo tendrán que devolverlo y todo seguirá como siempre. Porque no tienen problemas financieros para hacer frente al pago de la deuda.

Este es un solo ejemplo, pero pone de manifiesto el tipo de crédito que es el crédito rápido sin documentación: Un crédito para personas que necesitan solucionar un problema de liquidez puntual de personas que no tienen los papeles necesarios para adquirir créditos tradicionales.

¿Deberías pedir un crédito rápido sin documentación para pagar otras deudas?

Evidentemente, no todo el mundo debería adquirir un crédito rápido sin documentación. Este tipo de créditos tienen características propias que hacen que sean útiles para personas muy concretas.

Por lo tanto, vamos a encontrar con que muchas personas no necesitan uno de estos créditos. Consideramos que algunas de esas personas son las siguientes:

  1. Aquellas que tengan la capacidad de acudir a otro tipo de créditos más tradicionales. La razón de esto es que los créditos al uso suelen tener unos tipos de interés inferiores, y, lógicamente, nos saldrá más a cuenta optar por uno de estos créditos. A largo plazo, nos saldrá más barato.
  2. Aquellas personas cuyo problema no deba solucionarse inmediatamente. Esto es así porque un crédito no deja de ser una “compra” de dinero futuro. Y los intereses es el precio que pagamos por “traer” ese dinero del futuro. Si, en lugar de eso, puedes esperar a ahorrar por ti mismo y después resolver el problema que hayas tenido, te ahorrarás ese dinero de las comisiones y los intereses.
  3. Aquellas personas con una situación financiera dudosa. Evidentemente, si no tienes la capacidad de devolver el crédito que estás adquiriendo, no deberías hacerte con él. Da igual si es un crédito tradicional o un crédito rápido sin documentación. Nadie debería endeudarse si no tiene clara su capacidad para devolver el dinero.
  4. Por último, aquellas personas que ya tienen deudas. Y es que, si pretendes pagar una deuda con un crédito, tienes un problema muy serio. Debes salir de esa carrera de la rata y sanear tus cuentas. Si este es tu caso, no te recomendamos, bajo ningún concepto, adquirir un crédito rápido sin documentación (ni ningún otro tipo).

¿Es posible obtener un crédito rápido sin documentación estando en ASNEF?

ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Pero las siglas puede que no te digan nada, en realidad. Lo que es en la práctica es una lista de morosos. O sea, una lista de personas que adquirieron un crédito y no lo pagaron.

Quien está en esa lista tiene muchas dificultades para, posteriormente, adquirir un crédito. Es normal: No has pagado uno que adquiriste anteriormente, ¿cómo se van a fiar de que vayas a devolver el que estás solicitando ahora?

Pero eso no quita que, por la parte del deudor, esto pueda suponer un problema. Todos nos hemos visto en situaciones en las que hemos necesitado dinero y, por vicisitudes del destino, no hemos podido devolverlo a tiempo. Y por eso podemos acabar en la lista ASNEF.

Eso no significa que seamos personas insolventes o de dudosa fiabilidad a la hora de devolver el dinero. Simplemente, pudo ser un problema puntual. Y, claro, el hecho de haber tenido ese problema puntual no significa que no necesitemos un nuevo crédito. Y el hecho de estar en la lista puede estar dificultándonos el acceso a dicho crédito.

Es por ello que muchas personas buscan créditos sin documentación estando en ASNEF, porque necesitan ese dinero a pesar de estar en la lista.

He podido observar que hay muchas guías de contratación de créditos rápidos sin documentación que dicen que estar en ASNEF es un impedimento. Lo cierto es que no siempre es así.

Es verdad que, en ocasiones, pedir un crédito rápido sin documentación estando en ASNEF puede ser un proceso complicado. En otras ocasiones, incluso puede que estar en la lista de morosos te convierta en una persona a la que, directamente, no se le da el crédito y queda descartada desde el principio.

Sin embargo, hay muchas otras entidades financieras que ofrecen créditos rápidos estando en ASNEF sin mayores dificultades. Y no son pocas.

Evidentemente, el hecho de estar en ASNEF siempre es un punto negativo y, durante el proceso de comprobación de la persona, puede ser un motivo para denegar el crédito. Pero no siempre es así.

Por lo tanto, puedes estar tranquilo. Pese a que, en ocasiones, sí pueda ser motivo para que no se conceda el crédito, en otras muchas sí es posible acceder al crédito rápido sin documentación estando en ASNEF.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos urgentes sin documentación?

Visto todo lo anterior, podemos echar un vistazo a las características habituales de los créditos urgentes sin documentación. Por supuesto, ten en cuenta que estas características pueden variar dependiendo de la entidad financiera a la que acudas. Esto solo es orientativo:

  1. Sencillez: La primera característica de los créditos rápidos sin documentación es que son sencillos de adquirir. Estamos hablando de créditos que se pueden solicitar online en pocos pasos.
  2. Comodidad: Dado lo anterior, otras características propias de este tipo de créditos es la comodidad. No tendrás que salir de casa para hacerte con él, y eso siempre tiene un valor a tener en cuenta.
  3. Rapidez: La rapidez es otro punto fuerte. Puesto que estamos hablando de créditos para resolver problemas puntuales e imprevistos, es muy importante que el crédito se obtenga a la mayor brevedad posible. Esto es algo que podemos conseguir con los créditos rápidos sin documentación.
  4. Pocos papeleos y fáciles de enviar: Aunque hay algunos papeles que siguen siendo necesarios para la obtención de un crédito como este, es cierto que son muchos menos que en un crédito tradicional y, además, son sencillos de enviar (con hacer una foto con el móvil es suficiente).
  5. Revisión laxa de nuestra posición financiera: Aunque todas las entidades financieras analizan a sus posibles deudores, lo cierto es que este tipo de entidades hacen una revisión más laxa que los bancos tradicionales. Por tanto, aquellas personas con una situación financiera menos sólida también pueden tener acceso al crédito.
  6. Intereses algo mayores: Por supuesto, lo anterior tiene una cara negativa, y es que los intereses suelen ser mayores, porque la entidad financiera busca la forma de protegerse y obtener rentabilidad a pesar de posibles impagos. Y esto lo hace subiendo los intereses, para que, si alguien no paga, se compense con el que sí ha pagado.
  7. Cuantías bajas: La última característica de este tipo de créditos es que las cuantías son más bajas. Es raro que un crédito rápido sin documentación ascienda a más de mil euros. Sin embargo, puesto que estos créditos están pensados para resolver pequeños problemas puntuales, las cuantías pequeñas tienden a ser más que suficientes.

¿Qué requisitos tienen los créditos sin documentación?

Vistas las características de este tipo de créditos, es el momento de echar un vistazo a los requerimientos que nos pondrán las entidades para poder darnos el crédito rápido sin documentación:

  1. Tener ingresos regulares
  2. Ser mayor de edad
  3. Tener un documento de identidad vigente
  4. Residir en España
  5. Contar con teléfono y cuenta bancaria
  6. No tener otras deudas

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito online sin documentación?

Y, por último, hablemos de cuál es el proceso de obtención de un crédito online sin documentación. Con esta información, estarás en condición de acudir a cualquier entidad financiera y obtener el tuyo:

  1. Acudir a la web: En primer lugar, deberás acceder a la web de la entidad financiera con la que quieres adquirir el crédito rápido sin documentación. Y es que, en la mayoría de los casos, este tipo de créditos se prestan a través de internet.
  2. Utilizar el simulador: La inmensa mayoría de las webs de las entidades financieras que ofrecen estos créditos disponen de un simulador en el que puedes calcular cuál será la cuota a pagar y el total de intereses a los que tendrás que hacer frente.
  3. Validar el resultado: Si la simulación te parece correcta y estás de acuerdo con las condiciones, lo único que tienes que hacer es validar el resultado y acceder a los formularios para pedir formalmente el crédito.
  4. Rellenar el formulario de solicitud: En esta fase, tienes que indicar tus datos y aportar la información necesaria para que la entidad financiera determine si se te puede dar el crédito o no. Suelen ser pocos datos, pero varía de entidad a entidad.
  5. Enviar documentación: Por último, deberás enviar, también, las fotocopias (o fotos hechas con el móvil) de los documentos que mencionamos anteriormente. O sea, el documento de identificación, un extracto bancario y una demostración de la fuente de ingresos regular que tengas.
  6. Validación: Con todo lo anterior, la entidad financiera dispondrá de todo lo necesario para considerar si te pueden dar el crédito o no. Este proceso de validación y confirmación lleva muy poco tiempo. No debería tardar más de unas horas a lo sumo.
  7. Recepción del dinero: Por último, si tu solicitud ha sido aprobada, recibirás el dinero en la cuenta bancaria que hayas indicado en un plazo de dos días, que es el tiempo que tarda en llegar una transferencia bancaria.

 

Como ves, los créditos rápidos sin documentación pueden ser una muy buena oportunidad en multitud de casos. Por tanto, si estabas necesitado de dinero y quieres resolverlo, te invitamos a que contrates el tuyo… ¡Pero siempre con cabeza!