Lista actualizada de los mejores Préstamos sin nómina 2019!

Los préstamos sin nómina son ya una realidad. Muchas entidades financieras ofrecen la posibilidad de solicitarlo sin necesidad de tener un contrato con nómina en vigor. Pero, ¿qué son exactamente? Veámoslo a continuación.

¿Qué es exactamente un préstamo sin nómina?

En el momento económico en el que nos encontramos y tras atravesar una importante crisis financiera, los bancos han establecido unas condiciones bastante duras para poder acceder a préstamos y financiación.

Una de las condiciones que prácticamente establecen todos los bancos es contar con un trabajo fijo y una nómina. Esto hace que para muchas personas sea muy difícil acceder a financiación si la necesitan en un momento puntual.

Lo peor de todo es que esto se aplica incluso en casos de personas que sí que disponen de una solvencia económica y de unos ingresos recurrentes. A todo ello se suma la tardanza en resolver la solicitud e indicar si esta es aprobada o, por el contrario, resulta ser rechazada.

Un préstamo sin nómina es un tipo de producto que ofrece una entidad para personas que no disponen de un ingreso procedente de un contrato de trabajo. Esta situación es bastante común, ya que hay muchas personas que disponen de ingresos, pero estos no son necesariamente de este tipo.

Los profesionales autónomos son un claro ejemplo. Es posible que una persona se dedique a una profesión por cuenta ajena y, a pesar de disponer de recursos y de ingresos, estos no sean tan periódicos y estables como los de una persona que tiene una nómina.

También es posible que alguien necesite de un préstamo de forma inminente para hacer frente a un pago importante y, por diferentes cuestiones, no pueda hacerlo en ese momento concreto ni disponga de una nómina, que es lo que habitualmente exigen los bancos.

Estos son solo algunos supuestos en los que la opción puede ser solicitar un préstamo sin nómina. Este tipo de producto puede ser solicitado acreditando ingresos de otro tipo, evitando los amplios márgenes de tiempo que conlleva que un banco acepte dar un préstamo a alguien con esta situación.

Se trata de una solución idónea para hacer compras necesarias y no quedarnos sin liquidez. Imagina que necesitas, por ejemplo, hacer una reforma en casa. Este tipo de obras precisa de una importante inversión y a veces se hace imprescindible acometer cuanto antes.

Pero lo más habitual es que no dispongamos de dinero para hacer la reforma y pagarla directamente. También puede suceder que tengamos ahorros, pero no queramos gastarlos todos y como consecuencia quedarnos sin liquidez. En cualquiera de estos casos, la opción de un mini préstamo es una buena salida.

¿Para qué personas están pensados los préstamos sin nómina?

La respuesta está en el propio término: para personas que no tienen nómina. Como decimos, no disponer de una nómina que acredite unos ingresos recurrentes no quiere decir que la persona no disponga de una situación conveniente para poder hacer frente al pago de un préstamo.

Puede suceder que el solicitante ingrese de forma esporádica, aunque también está el caso de personas que disponen de activos a través de los cuales pueden conseguir ingresos. Como ejemplo podemos poner a una persona que cuenta con una vivienda o bien inmueble que puede alquilar para, así, disponer de una renta periódica.

También puede suceder que la persona esté jubilada y sus ingresos procedan de una pensión. Esta situación es extrapolable a personas que viven de una pensión por invalidez temporal o permanente y que en un momento dado necesitan un préstamo por cualquiera que sea el motivo.

Otro de los escenarios para los que está pensado este tipo de préstamos es para personas que se encuentran en situación de desempleo. Estas pueden disponer de unos ingresos suficientes y periódicos por un lapso de tiempo que haga que puedan encajar en el perfil de solicitante de préstamo sin nómina.

Por supuesto, los ya mencionados profesionales autónomos. Estos suelen contar con ingresos periódicos que no proceden de un contrato de trabajo o nómina, pero que pueden ser acreditados con su declaración del IRPF o del IVA.

¿Debería contratar un préstamo sin nómina para pagar deudas?

La respuesta a esta pregunta depende de la situación en la que se encuentre la persona en cada momento. Entre los aspectos que se han de tener en cuenta está el hecho de saber con seguridad que podremos hacer la devolución del mismo.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que contratar un préstamo es una responsabilidad, por lo que nuestro consejo es que se haga siempre si se dispone de una situación estable y sabemos que podremos hacer frente al pago de este préstamo.

No obstante, en el caso del pago de deudas que nos están suponiendo un peso y una gran intranquilidad, contratar un préstamo puede ser una buena alternativa. Así ganaremos tiempo y un poco de tranquilidad.

Y es que hay situaciones en las que las deudas nos ahogan y es necesario hacerle frente cuanto antes. En estos casos, las personas pueden tener un respiro y negociar unas condiciones con la entidad financiera que le permite hacer frente de forma cómoda a los pagos y, en consecuencia, pueda vivir de forma más holgada y tranquila.

Por lo tanto, si tenemos una deuda que necesitamos saldar para estar en una mejor situación, podemos negociar un préstamo que sea favorable a nuestra situación actual. Para ello recomendamos sobre todo establecer un plazo de devolución que sea cómodo y flexible, ya que así evitaremos problemas para afrontar los pagos.

¿Qué ventajas aportan los préstamos sin nómina?

Una de las principales ventajas de los préstamos sin nomina es la que lleva implícita en su propio nombre. Nos referimos precisamente a que pueden ser solicitados sin necesidad de disponer de unos ingresos recurrentes procedentes de una nómina.

Este es un importante beneficio, ya que la mayoría de las entidades tradicionales exigen como requisito inapelable que el solicitante disponga de una nómina para poder concederle in préstamo. Otra de las ventajas de los préstamos sin nomina es que estos suelen ser aprobados de forma bastante rápida.

Por lo tanto, en el caso de que se precise disponer de un dinero de manera rápida, esta es una buena alternativa, pues el plazo de aprobación no suele ser superior a las 48 horas. También podemos remarcar que los préstamos sin nomina que se ofrecen actualmente no obligan al solicitante a indicar para qué lo necesita.

De esta forma se resguarda la privacidad del cliente y se ahorra además en papeleos y trámites innecesarios para justificar la necesidad de contratar un préstamo. Por otro lado, hay entidades que ofrecen préstamo sin necesidad de que se abra una cuenta corriente con ellos.

Esto es muy cómodo para el solicitante, ya que puede continuar con su banco y no tener que cerrar cuentas ni abrir nuevas. Por todas estas razones podemos ver que los préstamos sin nomina son un producto bastante interesante.

Esto está haciendo que se conviertan en una de las alternativas más atractivas para muchas personas que en un momento dado necesitan de una inyección de liquidez.

¿Qué documentación se necesita para obtener un préstamo de este tipo?

Para solicitar un préstamo sin nómina es preciso presentar una documentación para que la entidad valore si se concede o no digo préstamo. La diferencia principal con la banca tradicional es que para solicitarlo es necesario acudir a una sucursal de forma presencial y llevar a cabo multitud de trámites para conseguir que este sea aprobado.

En la mayoría de los casos los bancos suelen tardar mucho tiempo en el proceso, lo cual a veces va en contra de la necesidad inmediata que tiene el solicitante. Y en el peor de los casos, puede que en última instancia este sea denegado, con lo cual la persona interesada habrá perdido un tiempo precioso y habrá hecho un esfuerzo inútil.

Todas estas deficiencias las suplen las compañías que ofrecen este tipo de préstamo. En primer lugar, porque su infraestructura principal es Internet, con lo cual ahorran tiempo y desplazamientos a la persona.

En segundo lugar, y más importante, está la rapidez de resolución. Así, el proceso sería el siguiente. La persona se informa de las condiciones del préstamo en cuestión y, si este le interesa, hará una solicitud a través de la página web de la entidad.

Una vez hecho esto, solo tiene que recabar la documentación que se le solicite. Lo más normal es que se le pida el DNI, un documento que acredite los ingresos recurrentes o, en su defecto, uno que pruebe la solvencia económica del solicitante.

También es posible que se le pida un aval u otro documento extra, pero esto ya depende de cada compañía y de las condiciones que establezca cada una de ellas. Una vez que se envíe la documentación pertinente, la entidad recibirá y procesará la información para valorar si es posible o no otorgar el préstamo.

Tanto en el caso de ser afirmativa la resolución como si es negativa, el solicitante tendrá una respuesta en apenas 48 horas. Esto es sin duda una importante ventaja con respecto a cualquier otro tipo de producto parecido que pueda ofrecer la banca de toda la vida.

¿Se pueden contratar préstamos sin nómina a través de internet?

Esta es una de las grandes ventajas que ofrecen los préstamos sin nómina. Estos pueden ser solicitados a través de internet y de forma muy rápida, de modo que el solicitante puede disponer del dinero en su cuenta incluso en apenas unos minutos.

Esto es posible gracias a la tecnología y herramientas que utilizan estas compañías, que han apostado por ofrecer soluciones a medida para los demandantes de financiación. Sobre todo, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, cuando se solicita un préstamo puede que el solicitante necesite disponer de él con inmediatez.

Por este motivo, las entidades han desarrollado una sólida infraestructura a través de internet para así poder realizar todo el proceso. El solicitante accederá a la información completa en la web de la compañía, donde se informa de todo lo referente al préstamo.

Las condiciones y requerimientos concretos, la información sobre cómo ha de ser devuelto el préstamo, la documentación que hay que aportar, los intereses que se aplican a su devolución y, en definitiva, toda la información pertinente puede ser consultada desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Aun así, las compañías también ofrecen un número de teléfono de contacto añadido para que, si el demandante tiene cualquier tipo de duda al respecto, pueda contactar con el personal responsable y pueda ofrecerle el asesoramiento correspondiente.

Por lo tanto, la respuesta es sí: los préstamos sin nómina pueden ser solicitados a través de Internet. Así que ya sabes, si necesitas solicitar dinero de forma rápida, puedes hacerlo en este mismo momento desde cualquier lugar desde tu dispositivo móvil. ¡Así de fácil!

¿Qué características tienen los préstamos sin nómina?

Al hablar de los préstamos sin nómina, una de las principales características que hay que resaltar es que este tipo de préstamos son una alternativa ideal para aquellas personas que no disponen de un contrato de trabajo, pero que tienen ingresos por otras vías.

La cantidad que se suele ofrecer depende de cada compañía financiera. Algunas ofrecen hasta 10.000 euros de forma bastante rápida, de modo que el demandante puede disponer del dinero prácticamente de inmediato.

En estos casos, la entidad valorará qué cantidad puede ofrecer al solicitante y qué condiciones para que así puedan asegurarse la devolución del mismo. Pero lo mejor de todo es, sin lugar a dudas, la rapidez del proceso.

Esto es lo más importante y más valorado por aquellas personas que precisan de un préstamo de forma urgente y no disponen de una nómina. Los bancos a veces aprueban esta operación, pero para ello solicitan una cantidad de información que ralentiza mucho el proceso de aprobación.

Esta parte se subsana con los préstamos sin nómina online, que están especialmente pensados para ahorrar en trámites e ir a lo fundamental: la agilidad y rapidez para dar una respuesta a la persona que necesita de liquidez de forma inminente.

Estos préstamos conllevan también un interés asociado a su devolución. Esto es lo habitual en todo tipo de entidades, pues es la forma habitual de operar con este tipo de productos financieros.

Esto no quiere decir que se otorguen a cualquier persona sin que se sepa que esta podrá afrontar el pago de las cuotas que se establezcan. Una compañía financiera de confianza necesitará las garantías suficientes para que el receptor pueda devolver el préstamo en el plazo establecido.

Por este motivo, es posible que incluso se pueda optar por la solución de establecer a una persona como avalista. De este modo, la entidad puede asegurar que el dinero será reembolsado por la parte contratante o, en su defecto, por el avalista que se establezca.

Hay que aclarar que esta persona no tiene por qué verse afectada siempre y cuando se haga una previsión de cuánto costará la devolución y en qué plazo se va a realizar. Por lo tanto, la figura del avalista sería una forma de que la compañía garantice recibir el reembolso.

Así que como puedes ver, la flexibilidad es bastante amplia. Por ello los préstamos sin nómina se están convirtiendo en una de las alternativas más elegidas entre los usuarios que necesitan financiación sin tener un trabajo fijo o temporal que les asegure una nómina acreditativa como fuente de ingresos.

¿Qué condiciones y requerimientos suelen ponerse en los préstamos sin nómina online?

En cuanto a las condiciones y requerimientos que suele ponerse para solicitar préstamos sin nómina vía online, esto depende de varios factores. Estos variarán en función de cada tipo de compañía, ya que unas solicitan algún documento extra para asegurarse de la solvencia de la persona que recibe el préstamo.

No obstante, sí que es cierto que hay unos requisitos que suelen ser comunes a todos ellos. Así que podemos resumir a continuación cuales son los documentos que más se suelen pedir para que podamos hacernos una idea de si podemos solicitarlo o no.

Entre los más importantes se encuentran, por supuesto, que la persona que lo solicita sea mayor de edad en el momento de realizar su solicitud. Esto es extensible prácticamente a todos los productos financieros de este tipo.

También suele establecerse que la persona sea residente en España de forma permanente. El demandante ha de tener también una cuenta bancaria y ser titular de la misma, ya que será ahí donde se le haga el ingreso del dinero, en el caso de que le sea aprobado el préstamo.

Otro de los requerimientos es poder demostrar que se dispone de unos ingresos regulares, sea por la vía que sea. Por ejemplo, disponer de una pensión o de alguna fuente de ingresos con la que podamos demostrar que tenemos una solvencia económica para responder al préstamo.

Este último aspecto es muy importante. Si la entidad puede corroborar de forma fácil que se dispone de esta fuente de ingresos, el procedimiento para aprobar el préstamo será mucho más rápido. De otro modo, la solicitud de financiación podría ser rechazada.

Hay que tener en cuenta que las entidades no suelen contar como ingresos regulares el hecho de que la persona cuente con una cuenta bancaria en la que tenga una suma importante de dinero. Lo importante es poder acreditar que se recibe un mínimo de ingresos de forma habitual.

Entre la documentación que puede ser presentada se encuentran la declaración de la renta, la declaración del IVA o la declaración de estar recibiendo una pensión. Incluso es posible obtener un préstamo si se envía la documentación que acredite que estamos cobrando una prestación por situación de desempleo.

Eso sí, los ingresos deben ser suficientes para que la compañía que otorga el préstamo se pueda asegurar de que recibirá su reembolso tal y como se acuerde en el contrato de financiación.

¿Cuál es el proceso para obtener un préstamo sin nómina?

La mayoría de las empresas que ofrecen la posibilidad de solicitar un préstamo sin nómina ofrecen una respuesta de forma inmediata. Es decir, es posible que una vez hagamos la solicitud recibamos el dinero en apenas unos minutos.

El proceso se inicia cuando el usuario completa el formulario de solicitud a través de internet. Lo más importante de que se haga de esta forma es que así se evitan desplazamientos por parte del contratante. Además, se gana en tiempo y se agiliza todo el proceso.

El resto del procedimiento es muy sencillo. La compañía recibe la solicitud y requerirá de una documentación, que en la mayoría de los casos es mínima y simplemente para corroborar que la persona que va a recibir el préstamo sin nómina, tiene solvencia para poder responder a la devolución del mismo.

Una vez que está enviada la documentación, la entidad financiera hace sus comprobaciones pertinentes y determina si el receptor del dinero cumple las condiciones que establecen para poder darle el préstamo.

Este proceso es mucho más rápido que en el caso de la banca tradicional, que suele solicitar una ingente cantidad de información, con la consecuente demora de la resolución. En estos casos, suelen operar de forma bastante eficaz, agilizando así el ingreso del dinero.

Cuando ya se ha aprobado el préstamo, se acuerdan las condiciones de devolución. Lo positivo es que muchas ofrecen condiciones muy flexibles para que el dinero pueda ser devuelto en cómodos plazos y que, de este modo, no suponga un cargo extra a la persona.

En este sentido, lo más recomendable es hacer una previsión de la situación financiera presente y futura para intentar establecer un pago que se ajuste a la capacidad económica que se tiene para hacer frente al pago del préstamo.

En conclusión, los préstamos sin nomina son una solución a medida ideal para aquellas personas que no dispongan de una nómina a con la que poder acreditar su solvencia económica. ¡Esperamos que trabajan haya ayudado nuestro artículo!