Préstamos sin aval: Compara los mejores 2019!

Los préstamos sin aval han cobrado una gran relevancia en los últimos años. Este tipo de financiación tiene unas características muy concretas que los diferencian de otros similares. A continuación, vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre ellos.

¿Qué es exactamente un préstamo sin aval?

Los préstamos sin aval están cobrando un papel cada vez más protagonista en el ámbito financiero. Esto se debe sobre todo a la facilidad con la que pueden ser solicitados y con la que son aprobados. Esta rapidez se debe a que se procesan a través de internet.

Las entidades financieras que ofrecen este tipo de préstamo surgen como respuesta a una necesidad de financiación por parte de particulares, principalmente. Los bancos han endurecido mucho el acceso a la misma, por lo que muchas personas que necesitan en un momento dado de liquidez extra, no tienen cómo conseguirlo.

En este contexto surge este modelo de préstamo. Este consta de una cantidad de dinero pequeña, normalmente hasta 3.000 euros, que son ofrecidos de forma rápida siguiendo unos sencillos pasos a través de internet.

Una de sus características principales es que apenas se necesitan realizar papeleos y trámites para poder obtenerlo. En este sentido, las compañías han sabido agilizar los procesos para ganar en rapidez.

Esto no quiere decir que no se solicite documentación, ni mucho menos. Es preciso adjuntar algunos comprobantes para que la compañía que recibe la solicitud de préstamo sin aval compruebe que se tiene la solvencia para poder reembolsar el dinero que le ha sido prestado.

Eso sí, han sabido minimizar estos trámites, algo que el usuario que demanda este tipo de financiación agradece especialmente. Esto es aún más importante cuando la persona necesita disponer del dinero en el menor tiempo posible por tener que hacer frente a un pago o una deuda.

Las entidades también han obviado la parte de justificar para qué se requiere el préstamo. De esta forma, el usuario que lo solicita no tiene la necesidad de indicar para qué lo necesita o lo quiere, sino que simplemente lo demanda y envía la documentación pertinente para obtenerlo.

Y por supuesto, como su propio nombre indica, no es preciso disponer de un aval para solicitarlos. Esto es algo que en muchas ocasiones el usuario demanda de forma específica, ya que prefiere no involucrar a terceros en sus asuntos privados, sobre todo cuando está relacionado con temas económicos.

Por lo tanto, es normal que los préstamos sin aval se hayan popularizado tanto últimamente, pues dan solución a los problemas de financiación que tienen muchas personas. Todo ello sin excesivos trámites que lo único que hacen es entorpecer y alargar el proceso.

¿Se puede obtener un préstamo sin aval estando en ASNEF?

Los préstamos pueden pedirse para lo que quieras. Las entidades no van a pedir explicaciones de por qué se realiza la solicitud ni a qué se va a destinar el dinero recibido. Además de esto sí, es posible obtenerlos sin nómina y con ASNEF.

A mayor riesgo… Mayor coste

Una cosa sí que hay que saber antes de solicitar un préstamo sin aval estando con ASNEF. Si bien hay entidades financieras que los aprueban, el riesgo que asumen con esta decisión hace que establezcan unas condiciones más duras para su devolución.

Esto suele estar asociado sobre todo al pago de unos intereses más altos en su devolución. Así también la entidad se asegura de capitalizar de algún modo el riesgo que le conlleva otorgar un préstamo a alguien con esta situación.

¿Para qué personas están pensados los préstamos sin aval?

En realidad, esta es una enorme ventaja para aquellas personas que, por diferentes motivos, no disponen de la situación que los bancos consideran idónea para ofrecer un préstamo, y esto es normalmente el hecho de tener un trabajo fijo.

Pero como bien sabemos, esta realidad no es la más frecuente, pues hay muchos casos y cada uno de ellos tiene sus matices. Un ejemplo podría ser el de los trabajadores autónomos que, a pesar de disponer de ingresos, no tienen una nómina que lo acredite.

Estos préstamos están pensados para aquellas personas que, en general, necesitan de una inyección inmediata de liquidez y no quieren tener que implicar a una tercera persona que actúe como aval.

¿Debería contratar un préstamo sin aval para pagar deudas?

En el caso de que las deudas nos ahoguen y no podamos responder a pagos importantes, sí que puede ser útil para pagar algunas deudas que pueden suponernos un problema mayor en el futuro si no son liquidadas a tiempo.

Es el caso del pago de la letra de la hipoteca, de la cual depende nuestro propio hogar, o el pago de suministros, multas o cualquier tipo de gasto que deba ser liquidado en un periodo de tiempo concreto.

Si esto sucede y nos pilla sin liquidez, un préstamo sin aval puede ser una solución bastante rápida que nos dé un respiro y nos ayude a reorganizarnos para hacer frente a los pagos habituales de los diferentes ámbitos de nuestra vida.

¿Qué ventajas aportan los préstamos sin aval?

La principal ventaja de los préstamos sin aval es que no se precisa de una persona que funcione como avalista para solicitarlo. Esto era muy común hasta hace unos años, de modo que había una persona que se responsabilizaba del pago de la deuda en el caso de que el solicitante no pudiera hacerse cargo.

Sin embargo, las entidades financieras han establecido otras vías para asegurarse de que reciben el reembolso del dinero prestado. De este modo, este requisito ya no es indispensable para la solicitud de un préstamo.

Otra importante ventaja es la rapidez con la que se realiza todo el proceso. Desde que se solicita el préstamo hasta que este es concedido y se dispone del dinero en la cuenta corriente pueden pasar apenas unos minutos.

También tienen la ventaja de que se requiere de poca o muy escasa documentación para poder solicitarlos. Esto evita complicaciones de desplazamientos y permite ahorrar tiempo y esfuerzos al demandante.

En cuanto a las condiciones de devolución, también suelen ser bastante flexibles y pueden negociarse de modo que el dinero pueda ser reembolsado sin problemas extra para la persona que demanda este dinero.

¿Qué documentación se necesita para obtener un préstamo sin aval?

Evidentemente, poder solicitar un préstamo sin aval no quiere decir que la entidad financiera no establezca unas condiciones y requisitos para así garantizar que el dinero le es reembolsado. Todo esto ha de ser acreditado con la documentación pertinente.

Es cierto que la persona puede solicitar el dinero sin contar con un aval, y también hay casos en los que no se pide una nómina como fuente para asegurar que se tienen unos ingresos periódicos.

Lo que suele solicitarse en estos casos es un justificante que acredite que se dispone de unos ingresos recurrentes. Estos pueden proceder de una pensión por jubilación, de ingresos como profesional por cuenta ajena o incluso pueden ser por situación de desempleo.

En todos estos casos hay una serie de documentos que pueden ser aportados para así demostrar que se obtiene ingresos. Por ejemplo, puede presentarse la declaración del IVA o de la renta, el documento que certifique que cobramos una pensión o si estamos en situación de desempleo, un documento que lo corrobore.

Además de este documento que acredite la solvencia, habrá que rellenar un formulario online donde se indiquen los datos personales del solicitante y otras cuestiones.

Asimismo, habrá que adjuntar copia del documento nacional de identidad. Esto es imprescindible, pues hay que acreditar que somos mayores de 18 años para poder solicitar cualquier tipo de préstamo.

Por último, hay que enviar también un número de cuenta o IBAN de la que el solicitante sea titular. Será aquí donde se reciba el dinero, por lo que hay que asegurarse de que sea una cuenta nacional y que esta esté operativa.

¿Se pueden contratar préstamos sin aval a través de internet?

Ya lo decíamos al principio: una de las principales ventajas de estos préstamos sin aval es que pueden ser solicitados a través de internet. Y esto se produce con todos los beneficios que ello conlleva. El más interesante es la rapidez de su concesión, así como de su denegación si es el caso.

Esto evita al usuario dar muchas vueltas de un banco a otro en busca de financiación, ya que no tiene que dirigirse a ninguna sucursal física para hacer la solicitud. Puede realizarla a cualquier hora y desde cualquier lugar en apenas unos minutos.

Así es internet: la instantaneidad prima cada vez más en la red y en nuestro día a día. Esto, como es normal, es algo que ha llegado también al ámbito de la financiación y de los préstamos.

¿Qué características tienen los préstamos sin aval?

La característica principal de este tipo de préstamos es que se ofrecen cantidades reducidas de dinero. Lo normal es que sea de un máximo de 1.000 euros, aunque en ocasiones puede ascender a los 3.000 euros.

En algunas ocasiones, si la cantidad es muy reducida puede que incluso estén exentos de intereses, aunque esto no es lo habitual. Normalmente conlleva unos intereses que se abonarán con la devolución de préstamo. Y por supuesto, la ya mencionada rapidez con la que se realiza el proceso es una de las características más importantes.

¿Qué condiciones y requerimientos suelen ponerse en los préstamos sin aval online?

Las condiciones y requerimientos que pone cada entidad para ofrecer un préstamo varían en función de cada una. No obstante, casi todas suelen solicitar la misma documentación, aparte de algún documento extra que puedan pedir para asegurar que el procedimiento es viable.

Uno de los documentos imprescindibles es la aportación del documento nacional de identidad. La persona, además, debe ser mayor de edad, algo que debe quedar acreditado con este documento.

Por otro lado, habrá un formulario que deberá completar en el que se le pidan los datos personales para poder corroborar la información. También ha de tener una cuenta bancaria activa para que se le pueda ingresar el dinero. Esta ha de ser aportada.

Otro de los requisitos es que la persona pueda demostrar que dispone de unos ingresos recurrentes con los que hacer frente a la devolución del préstamo. Esto se hará con un documento que no tiene por qué ser una nómina necesariamente.

Muchas entidades admiten también que se acrediten ingresos periódicos de otro tipo con documentos que demuestren que se está cobrando, por ejemplo, una pensión. También puede ser que estos se acrediten con una declaración del IVA, si se es autónomo.

¿Cuál es el proceso para obtener un préstamo sin aval?

Las entidades financieras que conceden este tipo de préstamos cuentan además con una infraestructura bastante avanzada para la tramitación de los expedientes. Así, el usuario solo tiene que hacer la solicitud y enviar por email la documentación que se le pide.

Todo ello habiéndose informado previamente de todas las condiciones que se exigen, pues estas son especificadas en sus páginas webs. De este modo, el usuario puede resolver todas las dudas antes de lanzarse a formalizar la demanda.

Esto no quiere decir que no existan teléfonos de contacto para poder resolver las posibles dudas que en muchos casos puedan surgir. Las entidades suelen contar con personal de atención al cliente para estas situaciones y para ofrecer información adicional.

Una vez que se ha realizado el proceso por internet, la entidad procesa la información. Esto sucede a veces en apenas unos minutos, de modo que el solicitante puede ver en su cuenta el dinero casi de forma inmediata.

En conclusión, los préstamos sin aval han llegado para quedarse, ya que son una solución rápida y fácil para aquellas personas que tienen dificultad para acceder a la financiación. Esos sí, hay que informarse bien de las condiciones y estar seguros de poder devolverlo en el plazo establecido. ¡Esperamos haberte ayudado con esta información!