🏅 Mini préstamos rápidos online: Todo lo que debes saber 2019

Es posible que alguna vez hayas oído hablar de los mini préstamos, pero por temor o simple desconocimiento no te hayas nunca atrevido a pedir ninguno, incluso si lo has necesitado. Esta situación es muy habitual debido a la desinformación que hay al respecto.

Antes de empezar… Algo de contexto

Existen muchas falsas creencias que al final, acaban impidiendo a la gente ser consciente de la realidad: en qué consiste un mini préstamo rápido, si se pueden pedir estando en ASNEF, cuál es el riesgo y el coste, para qué personas están destinados, si sirven para pagar deudas…

También hay quien se pregunta qué ventajas verdaderamente aportan, cuál es la documentación que se les va a requerir para solicitar uno, si se puede hacer a través de internet o es necesario desplazarse a alguna oficina, cuáles son las principales características o condiciones de solicitud.

Finalmente existen muchas dudas para saber cómo es el proceso para pedir un mini préstamo. Bien, pues todas estas inquietudes van a quedar resultas de una vez por todas cuando termines de leer este artículo completísimo que hemos preparado para ti.

Toma buena nota de cada punto porque seguramente vas a necesitar volver a consultar toda la información antes de decidirte a pedir tu propio mini préstamo. ¿Estás preparado? Bien, pues vamos a ello. ¡Realmente esperamos que sea de tu interés y, sobre todo, que aprendas mucho!

¿Qué es exactamente un mini préstamo rápido?

La cuestión que aparentemente es más sencilla, pero la que más confusión genera habitualmente. Bien sea porque hay muchas personas que todavía no están habituadas a este término o porque lo confunden con otro tipo de productos financieros que suelen ofrecer las entidades bancarias.

Empezamos con un consejo: borra de la mente todo lo que creías saber hasta ahora de los mini préstamos y empecemos de 0. Vamos a darte las claves necesarias para que entiendas bien en qué consiste y nunca más te quedes con cara de póker cuando escuches hablar sobre el tema.

Un mini préstamo es básicamente una alternativa de financiación a corto plazo. Imagina que tienes un contratiempo económico y te ves en un apuro del que no sabes bien cómo salir. Esta es una solución factible con muchos beneficios que te puede ayudar en un momento dado.

Se caracterizan por poderse solicitar de forma muy rápida. Han sido diseñados para que todo el proceso se desarrolle de forma fluida y a la menor brevedad puedas tener el dinero en tu cuenta para lo que necesites.

Así que ni durante el proceso de solicitud, ni en la entrega de documentación, ni durante la demora para recibir una respuesta tendrás que estar demasiado tiempo en tensión, sin saber si se te va a ser concedido o no. Todo se sucede velozmente y mucho antes de lo que te puedes imaginar.

Mini préstamos con ASNEF: ¿Existen?

Como es posible que ya sepas, ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito. Están inscritas todo tipo de entidades de muchísimos sectores: telecomunicaciones, servicios, financieras, aseguradoras, administraciones públicas…

Tienen un fichero compartido donde se reflejan los datos personales de los clientes que en alguna ocasión han incurrido en impago. Lógicamente, la ley les obliga a que ese impago tenga ciertos requisitos para poder ser considerado como tal e incluir a la persona que lo ha cometido en la lista.

Se han dado muchos casos en los que un ciudadano en concreto ha denunciado su permanencia en la lista porque no cumplía los requisitos previos para la inclusión, y las sentencias condenatorias para la asociación no son para nada poco habituales.

En cualquier caso, existen compañías financieras que rechazan a un solicitante de un mini préstamo si se encuentra en el citado archivo y otras lo aceptan siempre y cuando tenga algún tipo de aval, como, por ejemplo, una nómina o ciertos ingresos en su cuenta bancaria o propiedades con las que pueda responder a la devolución del mini préstamo.

A mayor riesgo… Mayor coste

Para hacerte comprender esta afirmación, primero es necesario que te expliquemos bien en que consiste el TIN, o lo que es lo mismo: el tipo de interés nominal. No te asustes con los tecnicismos porque te diremos en qué concepto se basa de la forma más sencilla posible.

El tipo de interés nominal es lo que la entidad que nos presta su dinero espera ganar prestándonoslo y permitiéndonos que se lo devolvamos más tarde y a plazos. El TIN depende de las tarifas que aplique cada entidad, pero, sobre todo, del perfil que presenta el contratante.

Lógicamente, para estas compañías no todos suponemos el mismo nivel de riesgo. ¿Qué quiere decir? Algunas personas pueden garantizar mejor la devolución del mini préstamo que otras. Para las que no pueden asegurarlo igual de bien, el tiempo de interés será más alto y pagarán más.

El tipo de interés está directamente relacionado con el riesgo que el que presta el dinero cree que está asumiendo. Si alguien goza de buena situación económica, el coste de su mini préstamo será menor. Pero si alguien tiene serios problemas financieros, deberá asumir un coste de interés mayor.

Además, tienes que tener muy presente que este puede no ser el único coste derivado de la solicitud de un mini crédito: existen otros de los que hablaremos más adelante como el coste de las comisiones en caso de impago, en caso de prórroga o el tipo de interés por demora en el pago.

¿Para qué personas están pensados los mini préstamos?

Es muy fácil: para todos aquellos que necesiten una cantidad pequeña de dinero de una forma urgente. ¿Quiénes pueden ser estas personas? Cualquiera nos hemos podido ver en un momento determinado en una necesidad rápida de financiación.

Se trata de una situación poco agradable en la que si no sabes bien a quién recurrir puedes terminar metido en más problemas que el que tenías inicialmente. Ante estos casos, lo mejor es guardar la calma. Siempre existe una solución, y los mini préstamos son sin duda una de las mejores.

Antes de lanzarte a solicitar uno, tienes que saber que no se trata de una opción de préstamo a largo plazo, y que, además, no siempre puede ser la opción más barata. Para este tiempo de circunstancias existen otras alternativas que seguro que se adaptan mejor a tus necesidades.

Tampoco es recomendable pedir un mini préstamo para pagar otro préstamo. Sería como meterse en una trampa, así si este es tu caso tienes que saber que te desaconsejamos completamente que actúes de esta manera. Los mini préstamos están diseñados para un uso ocasional.

¿Necesitas un poco de dinero extra por algún imprevisto? Pues entonces sí, eres el tipo de persona ideal para la cual está pensado este servicio. En la vida surgen problemas e inconvenientes de forma súbita, así que todos podemos necesitar una ayuda como esta en algún momento.

¿Debería contratar un mini préstamo para pagar deudas?

Como acabamos de explicar más arriba, sí. Los mini préstamos sirven para pagar deudas que no puedas aplazar más, como por ejemplo una factura que ya tiene aviso de corte de suministro. Sin embargo, siempre tendrás que tener en cuenta que ese dinero prestado, hay que devolverlo dentro del plazo al que te has comprometido, sumarle los intereses y otros posibles costes si no cumples.

La deuda debe de ser pequeña y tampoco puede atender a una suma de distintas obligaciones, porque en este caso la suma se incrementaría, y recuerda que estamos hablando de mini préstamos, es decir, prestamos de sumas reducidas de dinero.

En general, puedes utilizarlos para pagar deudas pequeñas, y siempre a sabiendas de que vas a poder hacer frente a la devolución en el plazo acordado. ¿Por qué? Porque de lo contrario solamente estarás aplazando el mismo problema, en lugar de solucionarlo.

Lo más habitual es que los mini préstamos se usen para cubrir una necesidad económica puntual y urgente, como puede ser el pago de una avería del coche que no tenías previsto. O una factura médica por un servicio de salud que has necesitado de forma inesperada en un momento dado.

También pueden venir bien cuando de repente y de forma súbita se presenta ante ti una oportunidad que no puedes dejar pasar. Por ejemplo, una compra muy rebajada por tiempo muy limitado para la que no tienes saldo suficiente. O el pago de una formación que quieres hacer, pero no tienes liquidez para hacer el pago de la matrícula antes de que termine el plazo de inscripción.

¿Qué ventajas aportan los mini préstamos?

Como ya has podido ir imaginando, los beneficios son múltiples. Para empezar, muchas compañías ofrecen el primer préstamo gratuito, siempre que se devuelva dentro del primer mes. Si lo devuelves a partir del segundo mes, ya tendrías un tipo de interés establecido de antemano.

Los plazos de devolución se han ampliado considerablemente. Cuando antes lo más común es que fueran de 30 días, ahora muchas entidades permiten hasta dos meses sin aplicar cargos por demora. Esto significa que a partir de los 60 días incurrirías en costes adicionales si no has devuelto la cantidad.

Los clientes más fieles y mejor pagadores, suelen contar con ventajas especiales mediante las cuales pueden ahorrarse porcentajes significativos mediante descuentos en los intereses. La cantidad de dinero que se puede solicitar también ha aumentado un poco. No obstante, de forma generalizada, un mini préstamo siempre estará por debajo de la cifra de los 1000 €.

La devolución se puede realizar antes de la fecha. Si tienes esta posibilidad, no dudes en sacar provecho de ella, ya que de esta forma podrás pagar solamente los intereses que te correspondan a los días en los que has usado el mini crédito, y no de los restantes. ¡Supone un ahorro importante!

También suele ofrecerse flexibilidad. Esto quiere decir que se puede solicitar un número limitado de prórrogas siempre que estas se pidan antes de la fecha de vencimiento del plazo. De todas formas, te aconsejamos que valores bien tus posibilidades para devolver el mini préstamo en la nueva fecha.

¿Qué documentación se necesita para obtener un mini préstamo?

Esto es otro de los puntos positivos: el papeleo no es necesario. La documentación que vas a tener que presentar es bastante sencilla y básica. Para empezar, una copia del documento nacional de identidad, o del número de identidad para extranjeros, en el caso de que no seas nativo, pero residas legalmente en el país. Sea como sea, tienes que tener residencia en España y poder acreditarlo.

También vas a necesitar enviar un documento que acredite tu titularidad en una cuenta bancaria. Tu entidad bancaria puede facilitarte este documento de forma presencial en cualquiera de sus sucursales, pero ya sabes que siempre es mucho más sencillo hacerte con él a través de la plataforma de la banca online con la que hoy por hoy cuentan todos los bancos.

Lo mejor es que escanees el documento de identidad tanto por delante como por detrás, pero si no tienes esta opción a tu alcance, siempre puedes hacer una fotografía. Lo mismo vale para el documento de la titularidad bancaria.

Es importante que te asegures de no usas flash para que la imagen se vea nítida y sin brillos. Tampoco es conveniente que ninguna parte quede cortada o los bordes queden fuera de los márgenes de la fotografía. Si algo así ocurriera, podrían requerirte que presentes nuevamente la documentación, y con ello podrías perder un tiempo muy valioso.

¿Se pueden contratar mini préstamos a través de internet?

¡Pues claro que se puede! De hecho, es la forma más habitual y más sencilla hoy por hoy. Encontrarás muchas entidades y compañías que te los ofrezcan, solamente tienes que elegir la mejor para ti, y para esto, tendrás que prestar mucha atención a las condiciones de cada una.

En cualquier caso, vas a contar con la ventaja de que no tienes que desplazarte físicamente a ninguna oficina. Y esto supone un ahorro de tiempo considerable: es la manera de hacer trámites en pleno año 2019, ya no se requiere tu presencia física para gestionar casi nada. ¡Estupendo!

¿Qué te hace falta entonces? Pues una conexión a internet y un dispositivo a través del cual te puedas conectar y también mandar tus documentos. Nada más, así de cómodo. No olvides consultar la bandeja de entrada de tu correo electrónico donde recibirás todas las notificaciones.

¿Qué características tienen los mini préstamos?

Ya te hemos ido dando algunas claves importantes. Los mini préstamos son rápidos, no es necesario rellenar solicitudes interminables ni esperar hasta la eternidad para saber si te lo han concedido o no. Muy rápidamente puedes pedirlos y también recibir la confirmación de su aprobación.

Por otro lado, el trámite al completo puedes realizarlo sencillamente de manera online. Nada de desplazamientos innecesarios ni de hacer colas en ninguna oficina. Abre tu ordenador y hazlo todo cómodamente desde el sofá de tu casa, ¡verás que no tiene absolutamente ninguna complicación!

Se trata de préstamos pequeños, pero muy flexibles y cómodos. Sabrás con antelación cuáles son todos los costes y además podrás ampliar el plazo si así fuera necesario. La devolución es muy sencilla, porque se suele hacer desde la misma tarjeta con la que te registras al inicio.

¿Qué condiciones y requerimientos suelen ponerse en los mini préstamos online?

Para empezar, tienes que ser mayor de edad. Esto puede parecer demasiado evidente, pero en algunos casos se reciben solicitudes de personas que todavía no han cumplido los 18 años. Además, otro requisito es que seas residente legal en España.

Tendrás que tener una cuenta bancaria en cualquier entidad, pero a tu nombre. El documento que acredite tu titularidad es uno de los documentos que tendrás que enviar para que te sea concedido el mini préstamo. También muchos casos, también necesitarás un número de teléfono móvil.

Las empresas que conceden mini préstamos suelen hacerlo solamente a personas con cierto grado de solvencia, así que uno de los requisitos es precisamente que seas solvente y que puedas demostrarlo. No te preocupes, no se te pedirá nada extraordinario ni fuera de lo normal.

¿Cuál es el proceso para obtener un mini préstamo?

A estas alturas puedes estar completamente seguro de que el proceso para obtener tu mini préstamo es igual que todo lo demás que hemos venido explicando hasta ahora: muy sencillo y práctico.

Tienes que rellenar un formulario donde se te pedirá información personal actualizada, como datos acerca de tu dirección, y de tu situación laboral. Después tienes que enviar tu documento identificativo y el documento de titularidad de tu cuenta bancaria.

No te preocupes: toda esta información se guardará en ficheros y se tratará en función a las leyes vigentes de protección de datos. La seguridad está garantizada. Si tu solicitud resulta aprobada, te enviarán un email para hacerte saber que el dinero ya ha sido transferido a tu cuenta.

Como has podido ver, se trata de un proceso sencillo. Los mini préstamos tienen muchísimas ventajas, así que, si te encuentras en la situación en la que piensas que solicitar uno puede darte un poco de aire y solucionarte algún contratiempo, ¡no lo dudes más!