Créditos a plazos online: Los mejores del 2019

¿Estás pensando en contratar un crédito a plazos online? En ese caso, tenemos lo que necesitas: Una guía con todo lo que debes saber. Si no quieres que te engañen al contratar tu crédito, deberías seguir leyendo.

¿Qué es exactamente un crédito a plazos online?

Un crédito para devolver a plazos online es un tipo de financiación que podemos solicitar a través de internet y cuya devolución podemos establecer en varias cuotas. El objetivo principal de este tipo de crédito es facilitar al cliente el reembolso de la deuda.

Este sería el denominador común de lo créditos de este tipo, aunque dependiendo de la compañía a la que acudamos a solicitarlo, puede ser que se establezcan unos límites en cuanto a la cantidad a solicitar y el tiempo de devolución.

Los créditos a plazos online pueden utilizarse para cualquier tipo de proyecto. La diferencia fundamental con respecto a los créditos que se solicitan a los bancos tradicionales está en que no nos exigirán tantos requisitos ni tampoco tendremos que explicar para qué lo queremos o necesitamos.

Otra diferencia sustancial es la rapidez con la que se tramitan y conceden. En apenas unos minutos podemos realizar todo el proceso a través de internet, sin necesidad de desplazarnos ni de reunir una cantidad ingente de documentación.

Las compañías que operan online ofreciendo este tipo de producto suelen solicitar únicamente la documentación imprescindible para asegurar que la persona es solvente. Por lo tanto, no hay demoras ni retrasos.

Las cantidades que se pueden solicitar van desde los 2.000 hasta los 40.000 euros aproximadamente, aunque depende también de las condiciones de cada financiera. En cuanto a la devolución, se establecen plazos bastante amplios, siendo estos de hasta 96 meses.

Asimismo, hay créditos rápidos que también se pueden solicitar online y devolver a plazos. La cuantía de estos es inferior, y pueden ser devueltos en periodos de entre 60 días y hasta 26 semanas. Y lo mejor de todo: el dinero lo recibiremos de forma instantánea para poder disponer rápidamente de él.

¿Para quién están pensados los créditos a plazos online?

 

Los créditos a plazos online están pensados para personas que dispongan de una solvencia económica demostrable. Por ello, lo más habitual es que la compañía crediticia solicite documentación que acredite que disponemos de una fuente de ingresos recurrentes.

No obstante, el proceso se simplifica mucho con respecto a las gestiones tradicionales que se hacen a través de los bancos. El trámite con ellos suele ser más tedioso, ya que implica desplazamientos y recabar numerosos documentos para que se nos conceda el crédito.

Además, en muchos casos, después de haber seguido todos los pasos, es posible que el banco determine que no nos concede el crédito. En este supuesto, el tiempo y energía que hemos dedicado será en vano.

En el caso de estas compañías, ofrecen este tipo de créditos con unas gestiones mínimas y de forma rápida. Piensan sobre todo en un usuario que necesita de una financiación rápida, sin complicar excesivamente las gestiones.

Por lo tanto, si dispones de una fuente de ingresos recurrente como puede ser una nómina, una pensión o incluso una prestación por desempleo, es posible que te acepten la concesión de un préstamo a plazos sin que ello implique demasiadas gestiones y sin demora.

¿Deberías pedir un crédito a plazos online para pagar otras deudas?

Esto dependerá de cada situación concreta. Nosotros te aconsejamos esta vía sobre todo si dichas deudas pueden suponer que acabes teniendo complicaciones mayores, como es el caso de acabar en un fichero de morosidad del tipo ASNEF.

Si estás teniendo problemas de este tipo porque tienes varias deudas y no tienes liquidez para saldarlas, solicitar un crédito a plazos online puede ser una solución. Lo mejor de todo es que al poder devolverse en plazos bastante cómodos, supondrá un balón de oxígeno en un momento complicado.

Esto es posible gracias a que muchas de las compañías que ofrecen este tipo de créditos ofrecen la posibilidad de devolverlos en plazos que son bastante cómodos. Así que puedes adaptar las cuotas a los ingresos de los que dispones para así pagar en el tiempo que consideres que te será más conveniente.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos a plazos online?

Una de las características principales de este tipo de créditos es la rapidez con la que son concedidos, ya que todas las gestiones se realizan íntegramente a través de internet, por lo que se ahorran gestiones innecesarias. También destaca la flexibilidad en cuanto a las cuotas de devolución.

En cuanto al coste de este tipo de créditos, dependerá de las comisiones y del tipo de interés que cada compañía establezca. Dependiendo de la cantidad que vayamos a solicitar y del tiempo que tardemos en devolverlo se impondrán unos intereses más o menos elevados.

Algunos de ellos conllevan también unas comisiones de apertura y unos gastos de formalización. También es posible que se impongan unas comisiones por retrasos o impagos, para garantizar así la devolución de las cuotas establecidas.

¿Qué requerimientos tienen los créditos a plazos online?

Si bien los créditos a plazos oline son bastante fáciles de solicitar y no requieren unas condiciones demasiado complicadas, sí que las entidades establecen unos requisitos para poder acceder a este tipo de financiación.

Los requerimientos para pedir un crédito a plazos online dependerán de la cuantía que se solicite y del riesgo que la entidad asuma al concederlo. Dependiendo de esto, habrá unos requisitos más o menos restrictivos.

Una de las condiciones indispensables es que el solicitante sea mayor de edad. Aun así, hay entidades que establecen una edad mínima para poder pedir un crédito a plazos online. Este mínimo puede ser de 21 años o incluso ascender a los 25.

También es posible que se establezca una edad máxima para que sean solicitados, sobre todo si la devolución es a largo plazo. Esta puede ir desde los 60 a los 75 años. Por lo tanto, la edad del solicitante es algo que influirá en la concesión del crédito.

Otro de los requerimientos habituales es que la persona resida en el España. Esto debe ser demostrado mediante una copia del documento nacional de identidad, que deberá estar en vigor en el momento de solicitar el crédito.

Tener una fuente de ingresos habitual es otra de las condiciones que las entidades suelen establecer para aceptar la concesión de un crédito a plazos. De esta forma, se aseguran de la solvencia del cliente a la hora de liquidar las cuotas establecidas en el contrato.

Estos ingresos pueden proceder de una nómina, aunque también puede ser que dispongamos de ellos por otras vías, tales como una pensión o, en el caso de profesionales autónomos, por la declaración trimestral del IVA.

Se ha de disponer, además, de una cuenta corriente activa en el país de residencia. En ella le será ingresado el dinero solicitado y se le cargarán los pagos de las cuotas que se establezcan para devolver el crédito.

Por último, la mayoría de las entidades crediticias exigen que el solicitante no esté dado de alta en ningún fichero de morosos como ASNEF o RAI. Sin embargo, hay compañías que ofrecen alternativas para personas que necesiten financiación y se encuentren incluidos en algún listado de este tipo.

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito a plazos online?

El proceso para obtener un crédito a plazos online comienza con el envío de un formulario que habrá que completar con cierta información. Ahí se nos requerirán datos personales, información sobre nuestra situación económica y financiera y otros aspectos importantes.

Junto al formulario deberemos adjuntar la documentación que demuestre que disponemos de ingresos recurrentes y de solvencia económica. Esto dependerá de nuestra situación en el momento de la solicitud.

Puede ser, como decíamos, una nómina, o bien un documento que acredite que estamos percibiendo una pensión. También es posible que nos sea aceptado si estamos percibiendo una prestación por desempleo, aunque en este caso solo será si se trata de una cantidad baja y a devolver en un plazo de tiempo corto.

Dicho proceso puede tardar apenas unos minutos. La entidad cursará la solicitud en un plazo bastante rápido que no suele ser superior a las 24 o 48 horas. En este periodo de tiempo se aprobará o denegará la solicitud.

En el caso de que la respuesta sea afirmativa, el cliente puede ver ingresado el dinero en su cuenta corriente en apenas unos minutos. Por lo tanto, la rapidez del proceso y la flexibilidad de la devolución son los valores diferenciales de este tipo de financiación.

Ya lo has visto: Para contratar un crédito a plazos online lo mejor es conocer bien cómo funcionan este tipo de créditos y para quién están pensados. Y, ahora que lo tienes todo más claro, si crees que lo que necesitas es un crédito como este… ¡No lo dudes y adquiérelo!