Créditos al instante: Lista actualizada 2019!

Los créditos al instante son una forma fantástica de conseguir dinero rápido. Y seguramente por eso tú los estás buscando. Ahora bien… ¿Sabes todo lo que deberías sobre ellos? Aquí te explicamos todo lo que debes saber. Si no quieres que te engañen, deberías seguir leyendo.

¿Qué es exactamente un crédito rápido al instante?

Lo créditos tradicionales, esos que de toda la vida le hemos pedido a nuestro banco, generalmente nunca se han concedido de manera veloz. Todo lo contrario. Hemos tenido que pedir cita en la oficina, muchas veces esperar a ser atendidos y sentarnos en una mesa.

Sentarnos en una mesa a charlar, muchas veces, con un absoluto desconocido acerca de por qué o para qué necesitamos ese dinero. Exponernos abiertamente a contar nuestra situación financiera cara a cara y con pocas garantías de intimidad. A nadie le gustaba tener que hacer esto.

Por si fuera poco, además te tenías que despedir con un “ya le llamaremos” y marcharte a casa sin saber cuándo te van a llamar. Quedarte esperando en la incertidumbre de si te van o no te van a conceder ese crédito que tanto necesitas por el motivo que sea.

Después, una vez concedido (en el caso de que la respuesta fuera afirmativa) tenías que seguir esperando unos cuantos días a que la orden de transferencia llegase al departamento correspondiente. Y solamente entonces, esperar a que el dinero llegase a tus manos.

Todo esto se ha acabado con los créditos rápidos al instante. No tendrás que volver a pasar por esa situación porque todo se hace de manera confidencial, segura, y lo que es más importante: muy ágil. Al instante sabrás si te han concedido el crédito. Te explicamos cómo puedes conseguirlo.

¿Para quién están pensados los créditos urgentes al instante?

Los créditos urgentes al instante están pensados para aquellas personas que, en algún momento de su vida, necesitan un extra de dinero para afrontar un proyecto personal o laboral. ¿Qué quiere decir esto? Mejor veámoslo con ejemplos.

Un proyecto personal, podría ser comprar un vehículo. Ya sea nuevo o de segunda mano, normalmente la gente no tiene el dinero al contado para poderlo pagar de una sola vez, y necesita hacerlo a plazos. Un coche, una moto… son necesarios para transportarnos.

También puede ser que se trate de una reparación costosa. Como decíamos, es probable que no tengas todo el dinero para pagar al contado, que es lo que el taller te va a exigir. Ellos no son una entidad de crédito así que este sería otro caso muy habitual.

Pongamos que no se trata de algo tan urgente. Imaginemos que es una ilusión por cumplir, como podría ser un viaje o los gastos de una boda. Pues para este tipo de sueños también se puede pedir un crédito sin problemas. Tú decides para qué quieres el dinero.

En el caso de los proyectos profesionales, nos encontramos en la misma situación: acometer obras de mejora en las instalaciones, emprender abriendo un negocio, comprar maquinaria o material nuevo, poner en marcha una nueva idea… como ves, pueden darse mil situaciones diferentes por las cuales necesites financiación.

Con los créditos urgentes al instante nadie va a preguntarte ni mucho menos a interrogarte acerca de tus planes sobre qué vas a hacer con el dinero. Queda de parte de tu sentido común y tu responsabilidad establecer una cantidad total y unas cuotas mensuales a las que puedas hacer frente.

¿Deberías pedir un crédito rápido al instante para pagar otras deudas?

En este sentido vamos a ser muy claros: si por deudas entendemos el pago de las cuotas de otros créditos, entonces la respuesta es no. ¿Qué sentido tendría encadenar una deuda detrás de otra? Por increíble que parezca todavía hay personas que utilizan este método para ir saliendo del paso.

Sin embargo, antes o después se encuentran atrapados en la propia espiral de impagos que ellos mismos han generado. Finalmente, la deuda les alcanza y entonces es cuando llegan los problemas serios. Hay que tener en cuenta que cuando uno solicita un crédito, tiene que devolverlo.

Pero no solamente se le pedirá que reintegre la cantidad total concedida, sino que además existen unos gastos que no hay que olvidar. Son los intereses, comisiones y tasas. Es lógico que la empresa crediticia cobre por sus servicios, no se trata de una ONG que presta dinero sin ánimo lucrativo.

Así que en el momento en el que empieces a incurrir en impagos y en deudas, vas a ir arrastrando costes adicionales y cada vez tendrás que pedir mayor cantidad de crédito para poder pagar las deudas anteriores. Llegará un momento en el que la suma sea tan alta que no puedas cancelarla.

Nuestra recomendación es que no solicites créditos para pagar otras deudas de este tipo, a no ser que estés absolutamente seguro de que recibirás una cantidad de dinero con la que poder saldar definitivamente el crédito antes de que los plazos venzan.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos urgentes al instante?

Una de las características principales es que se pueden pedir online. Y esto, créenos, es una ventaja muy importante. Nada de desplazamientos, esperas ni tenerse que ver obligado a hablar con ningún gestor del banco. Internet ha traído muchas cosas positivas a nuestras vidas y esta es una de ellas.

Poder realizar todo el trámite de principio a fin, sin moverte de donde tú quieras o puedas estar, es de una comodidad y un alivio evidentes. Ya sea tu casa, tu trabajo, tu lugar de vacaciones o paseando por el parque, podrás hacerte cargo de la gestión por ti mismo.

¿Y lo mejor de todo? Pues que son créditos urgentes y al instante. Esto quiere decir que las entidades que los conceden son plenamente conscientes de que los clientes que los solicitan no tienen tiempo que perder. Por eso el proceso es tan rápido, tanto como de solicitud, como de respuesta, y, por supuesto, de transferencia a tu cuenta bancaria. Todo solucionado en un abrir y cerrar de ojos.

¿Qué requerimientos tienen los créditos al instante?

Los créditos urgentes al instante no se conceden a cualquier persona. Es posible que hayas escuchado muchas cosas al respecto, pero lo cierto es que existen ciertos requisitos. El más importante de ellos que el solicitante sea una persona solvente.

Si no puedes demostrar que tu situación económica no es estable o no está saneada, es muy posible que te rechacen la solicitud. Para poder dar fe de que tienes unos ingresos estables, es muy probable que tengas que presentar las últimas nóminas y el contrato de trabajo.

La cuestión es que tengas una fuente de ingresos periódica, esto es, constante. De esta manera se entiende que existe poco riesgo de que no vayas a cumplir con los plazos establecidos, y se te puede conceder el crédito, eso sí, con ciertas restricciones.

Normalmente los créditos no se conceden a personas que se encuentren registradas en listas de morosidad como ASNEF, aunque esto depende mucho de la entidad. Hay algunas que no tienen en consideración este dato, aunque sí otros como los que acabamos de comentar.

Por otro lado, podrás decidir la cantidad y los plazos ateniéndote a límites prestablecidos. Es posible que no te concedan la suma que quieres, sino una menor, o que te reduzcan el número de plazos. Tendrás que valorar si quieres seguir adelante con las condiciones impuestas.

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito online al instante?

Todo el proceso se simplifica enormemente al tratarse de una gestión 100% online. Antes que nada, tendrás que decidir a qué entidad o entidades vas a presentar la solicitud. Es importante tener al menos dos o tres opciones por orden de prioridad, por si falla tu primera elección.

Después de eso, reúne la documentación que te sea requerida. No suelen ser mucho papeleo, pero incluso así tendrás que hacerte con los documentos que sean necesarios. Después de eso, conviene que los escanees y los fotografíes sin olvidarte de que deben verse completos y en calta calidad.

Sería decepcionante que por un borde que no aparece o por el reflejo del flash sobre el DNI te rechazaran la documentación. Se supone que te urge una respuesta, así que no cometas estos fallos para evitar que todo el proceso se demore y tengas que comenzar de nuevo.

Rellena el formulario que encontrarás en la web. Asegúrate de que toda la información es correcta y envíalo con los archivos adjuntos de la documentación. ¡Ya está! En breves minutos recibirás una respuesta, y si todo va bien, podrás empezar a hacer uso de tu dinero inmediatamente.

Como puedes ver, los créditos online al instante pueden ayudarte a resolver multitud de situaciones, pero tienes que adquirirlos con cabeza y teniendo en cuenta que tu situación financiera debe estar saneada. ¿Lo está? ¡Entonces adelante!