Créditos personales con ASNEF: Los mejores 2019

¿Estás en la lista de ASNEF pero necesitas un crédito? En ese caso, ya sabrás que es algo un poco complicado. Pero hay opciones. Si quieres conocerlas, deberías seguir leyendo, porque esta es la guía más completa acerca de cómo conseguir créditos personales con ASNEF.

¿Qué es exactamente un crédito personal con ASNEF?

Antes de nada, vamos a explicar mejor qué es ASNEF. Se trata de un fichero de morosidad en el que podemos llegar a ser incluidos por diferentes vías. Puede ser que una empresa o alguien con quien tengamos una deuda solicite que se nos incluya en él, sin importar cuál sea la cuantía.

Esto significa que nuestro nombre puede estar presente en un listado de este tipo y, por lo tanto, tendremos más dificultades a la hora de obtener financiación. La mayoría de entidades crediticias deniegan el crédito a personas incluidas en este tipo de ficheros.

No obstante, conseguir financiación no es del todo imposible, pues existen los créditos personales con ASNEF. El proceso es un poco más complicado que si no tuviéramos esta situación, pero aun así se puede conseguir.

Un crédito personal con ASNEF está pensado para dar respuesta a una necesidad urgente de financiación. Si la cantidad de dinero que se va a solicitar no es muy alta, podemos lograr obtener este crédito sin demasiadas dificultades e incluso sin aval.

Si la cuantía que vamos a solicitar es muy alta, es menos probable que lo obtengamos. Por lo tanto, a mayor cantidad de dinero, se reducirán las posibilidades de que la entidad nos conceda la financiación.

No obstante, lo más común es que la entidad se asegure la devolución del crédito requiriendo un aval como garantía. Este puede ser un inmueble, un vehículo o incluso una persona de nuestro entorno cercano que se ofrezca a actuar como garante.

¿Para quién están pensados los créditos personales con ASNEF?

Los créditos personales con ASNEF están pensados para personas que están inscritas en un registro de morosidad y, por lo tanto, tienen dificultades de acceso a cualquier tipo de financiación.

La finalidad de este tipo de créditos personales es que los solicitantes puedan hacer frente a un imprevisto económico de forma rápida, a pesar de estar presentes en un fichero del tipo RAI o ASNEF.

A cualquier persona le puede suceder la situación de que su nombre se vea inscrito en un fichero de morosidad, ya que una empresa o compañía puede darte de alta en él sin que seas consciente de ello.

La entidad asume así un riesgo bastante elevado, ya que se considera que el cliente tiene una probabilidad de impago mayor. No obstante, la compañía tiene otras vías para garantizar el cobro de la deuda, como puede ser el caso de los avales.

No obstante, es importante señalar que no todas las personas que aparecen en este tipo de listado han de ser necesariamente malos pagadores. Puede suceder que no hayan pagado a tiempo una factura y que la compañía pase nuestros datos a este fichero de morosos.

Igualmente, has de saber que un crédito con ASNEF no es un crédito convencional que se solicite para comprar, por ejemplo, un coche. Se trata de una solución a la que podemos acudir en caso de tener una urgencia y que no dispongamos de liquidez.

Por lo tanto, los créditos personales con ASNEF son la solución ideal para hacer frente a un problema de liquidez en un momento puntual y concreto. Si es tu caso, este tipo de financiación puede ser ideal para ti.

¿Deberías pedir un crédito de este tipo para pagar otras deudas?

La respuesta a esta pregunta depende de la situación en la que te encuentres y del tipo de deudas que tengas que afrontar. Si dichas deudas son precisamente las que están provocando que estés dado de alta en este tipo de ficheros, pagarlas mediante un crédito puede ser una posible solución.

También puede suceder que tengas varias deudas que estén suponiendo unos pagos de intereses elevados. Solicitar un crédito con ASNEF sería una buena manera de reunificar los pagos y, de este modo, tener que hacer frente únicamente a una deuda.

Eso sí, asegúrate de tener la solvencia suficiente como para poder abonar los pagos establecidos para la devolución del crédito. En el caso de que hayas puesto como aval una propiedad, ten en cuenta que la entidad puede disponer de ella en caso de impago.

Por lo tanto, nuestro consejo es que, si haces bien tus cuentas y organizas tus finanzas, solicitar un crédito para pagar otras deudas es recomendable como primer paso para acabar con ellas y ganar en tranquilidad.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos personales con ASNEF?

Los créditos personales con ASNEF son distintos a cualquier otro tipo de financiación similar. La primera diferencia y más importante es que la entidad crediticia asume un riesgo elevado al concedérnoslo.

Esto hace que la compañía se asegure de recibir el pago de las cantidades acordadas por vías como el aval, aunque si la cantidad solicitada no es demasiado elevada y demostramos ser solventes, podemos evitarlo.

Un mayor riesgo implica también unos intereses más altos de devolución. Este procedimiento es común a todas las entidades que ofrecen este tipo de créditos personales, ya que asumen un riesgo al ofrecer financiación a una persona con historial de impagos.

Otra de las características que tienen los créditos personales con ASNEF es que las cantidades de dinero que se ofrecen no son muy altas. Es un tipo de financiación que está pensada para hacer frente a un imprevisto, por lo que las cuantías no son muy elevadas.

Además, la posibilidad de que te lo concedan será siempre bastante mayor si no se trata de un importe demasiado alto. Cuanto mayor sea la cuantía solicitada, menos probable será que nos lo aprueben.

¿Qué requerimientos tienen los créditos personales con ASNEF?

Como decimos, existe la posibilidad de obtener un crédito personal estando incluido en un fichero de morosidad, si bien el número de compañías que los ofrecen son escasas y exigen unas condiciones para asegurarse de que les es devuelto el dinero.

Normalmente, este tipo de entidades lleva a cabo un estudio de riesgo para determinar si, a pesar de que el cliente figure en un listado de este tipo, es una persona solvente y con recursos para hacer frente a un crédito.

Por lo tanto, esta es uno de los principales requerimientos que tienen los créditos personales con ASNEF: hay que demostrar disponer de una nómina o de cualquier otra fuente de ingresos regulares. De ser así, lo más probable es que podamos acceder a la financiación solicitada.

Habrá que ser también mayor de edad, e incluso hay entidades que solo lo ofrecen a personas que superan los 21 años. Este aspecto ha de ser demostrado mediante una copia del documento nacional de identidad.

El solicitante deberá ser residente en el país en el que está solicitando el crédito y tener una cuenta corriente activa. En ella le será depositado el dinero solicitado para que el cliente pueda disponer de él de forma inmediata.

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito personal con ASNEF online?

El proceso para iniciar una solicitud de crédito personal con ASNEF a través de internet comienza con la cumplimentación de un formulario online a través del portal web de la entidad crediticia.

Normalmente, esta nos pedirá alguna documentación para que podamos demostrar que tenemos solvencia económica y disponemos de ingresos recurrentes. Estos documentos pueden ser una nómina o algo que lo acredite, como un documento que atestigüe que percibimos una pensión o una prestación por desempleo, por ejemplo.

Lo mejor de todo es que, al hacerse todo el proceso a través de internet, se evita perder el tiempo en trámites y desplazamientos. Únicamente tenemos que enviar la información que se nos solicita y la entidad se encargará de corroborarla.

El proceso es bastante rápido y suele resolverse en un plazo máximo de 48 horas. Tanto que incluso puede ser que en apenas unos minutos nos sea aprobada la solicitud de financiación y podamos disponer del dinero al instante. ¡Así de sencillo!

Otro de los aspectos positivos es que en el mismo momento en que realicemos la operación sabremos cuál es la cantidad total que tendremos que devolver. Esto incluye los intereses asociados a la devolución del crédito.

También tendremos la información sobre el plazo que tenemos para realizar la devolución. Esta puede ser de entre 30 y 45 días para cantidades más reducidas. Pero si la cantidad que vamos a devolver es más elevada, se puede establecer una devolución en varios plazos para mayor comodidad del cliente.

Sobre todo, es importante que conozcamos bien todos los detalles del acuerdo que instauramos con la financiera al solicitar este tipo de créditos y estar seguros de que vamos a poder pagarlo tal y como acordemos con ella.

Como puedes ver, conseguir un crédito personal con ASNEF puede parecer complicado, pero la verdad es que hay opciones. Eso sí, ten en cuenta que, a la hora de contratar un crédito (y más uno como este) conviene tener las cuentas saneadas.