Créditos online en el acto

Si has llegado hasta esta página, doy por sentado que es porque estás pensando en contratar un crédito online en el acto, ¿verdad? Pues estás de suerte, porque esta es la guía más completa que hay en internet al respecto. Si no quieres acabar pagando más de la cuenta por tu crédito, sigue leyendo.

¿Qué es exactamente un crédito rápido en el acto?

Un crédito que de tan rápido que se concede, se concede en el acto. ¿Has solicitado alguna vez un crédito que han tardado días o incluso semanas en concederte? Pues tienes que ir sabiendo que eso ya es cosa del pasado. Hoy en día no es necesario que esperes más allá de unos minutos.

Porque tu tiempo también vale dinero, y eso es algo que muy pocas empresas tienen en cuenta a la hora de tratar con sus clientes. Por suerte, hay quien sí ha sabido ver que la rapidez en las respuestas puede ser una verdadera ventaja competitiva que gusta porque es de utilidad para el usuario.

Un crédito de consumo te sirve para poder hacer frente a un pago. Aunque en ocasiones la tarjeta de crédito puede serte de gran utilidad, otras veces no es suficiente. Es entonces cuando puedes recurrir a los créditos rápidos en el acto. No tienen mayor complicación, como vamos a explicarte.

Como te decíamos, con la tarjeta de crédito puedes aplazar los pagos generalmente un mes. Pero ¿qué pasa si el crédito que te conceden no es suficiente o si el plazo se te queda demasiado corto? Pongamos que quieres cumplir un sueño o iniciar algún tipo de proyecto importante.

En los dos casos vas a necesitar suficiente liquidez y tiempo, y para esto nada mejor que solicitar un crédito rápido en el acto. Te solucionará los quebraderos de cabeza porque son muy fáciles de solicitar y una vez concedidos, los cobras rapidísimo. Tranquilidad y comodidad, esas son las claves.

¿Para quién están pensados los créditos urgentes en el acto?

Como te veníamos diciendo, los créditos urgentes en el acto están pensados para aquellas personas que quieren hacer realidad un proyecto, ya sea este un viaje, emprender un negocio o financiarse para cualquier otra cosa, como una operación médica. Eso lo decides tú.

Podrá ser una cantidad pequeña o también más elevada, así que tendrás flexibilidad para decidir la suma total por la que vas a pedir el crédito. Otra de las características de las personas para las que están pensados los créditos urgentes en el acto, es, que como la propia definición indica, se encuentran en una situación de urgencia.

No pueden o no quieren esperar para tener ese dinero, porque quizás eso pueda suponer perder una gran oportunidad y arrepentirse toda la vida. Así que este tipo de créditos están pensados para ser concedidos y pagados con mucha celeridad. ¡El tiempo es oro!

Estas personas, por lo general, también van a poder decidir en qué plazo quieren devolver el crédito, así como la cuota de devolución. Ya depende las condiciones que ofrezca cada entidad, es importante evaluar bien los costes y comprometerse con una fecha que sea asumible. Todo son facilidades, pero recuerda bien que siempre se debe actuar con responsabilidad.

¿Deberías pedir un crédito online en el acto para pagar otras deudas?

Los créditos online en el acto son para lo que quieras. La decisión es tuya, como persona adulta que eres. Pero por eso mismo debes ser consciente de que al pedir un crédito estás contrayendo una deuda que más tarde o más temprano tendrás que pagar.

¿Es sensato pagar una deuda contrayendo otra? Pues a priori, no. Es como meterse en un círculo vicioso del que llegado un determinado momento puede resultar complicado salir. Estos créditos están diseñados para financiar un proyecto o un deseo personal.

Pedir un crédito para pagar otro crédito puede ser una jugada que te salga bastante mal. Sin embargo, pedir un crédito porque quieres tener tu propio negocio, hacer un regalo especial o acometer una obra en tu casa, es perfectamente factible.

Simplemente debes de tener en cuenta la cantidad y el plazo. Estos son los dos factores que van a determinar el coste de tu crédito, además de otros como los intereses y las comisiones. Pero, para empezar, céntrate bien en para qué y por qué necesitas ese dinero extra.

Una vez que lo tengas decidido, nuestra recomendación es que utilices los simuladores que te ofrecen las distintas empresas crediticias para que calcules los gastos por ti mismo. Si tienes alguna duda, lo mejor es que te pongas directamente en contacto con alguno de los asesores.

¿Cuáles suelen ser las características de los créditos online en el acto?

Una de las mayores ventajas es que se conceden en el acto, prácticamente sin tener que esperar largas demoras que solamente consiguen desesperarte y hacer que te preocupes más y más conforme van pasando los días. Con los créditos online en el acto no te ocurrirá esto.

Rápidamente y con mucha agilidad puedes solicitarlo y además recibir confirmación. Por supuesto, si esta es positiva, tampoco tendrás que eternizarte esperando hasta recibir el dinero en tu cuenta. Hoy por hoy, la mayoría de las transferencias se realizan en periodos inferiores a 48 horas.

Pero a veces puedes recibirlas incluso en el mismo día. Esto depende de la política bancaria para transferencias que maneje tu entidad. Imagínate poder disponer en tan breve periodo de tiempo de esa cantidad que tanto necesitas.

Otra de las características que tienen este tipo de créditos es que los puedes solicitar online. Cómodamente desde casa, desde el trabajo o desde donde tú prefieras. ¿Tienes una conexión a internet y un dispositivo desde el que acceder? Pues entonces ya tienes todo lo que te hace falta.

En cuanto a los plazos, dependerá de la empresa que te conceda el crédito, pero muchas veces puede tratarse de devolución de las cuotas a largo plazo, y además también es bastante posible que, dentro de unos límites marcados, también puedas decidir la cantidad.

¿Qué requerimientos tienen los créditos en el acto?

Bien, para empezar, es importante que, si vas a solicitar un crédito en el acto, tengas claro que tu situación económica no puede ser fatal. No te lo concederán porque el riesgo de que no lo devuelvas sería demasiado alto. ¿Cómo pueden saber acerca de tu solvencia?

Es sencillo, te pedirán documentación que acredite que tu economía está saneada. Así es como deciden si eres una persona elegible para un crédito en el acto. Las instituciones bancarias que conceden los créditos, suelen requerir que el solicitante disponga de ingresos fijos.

Para comprobar esto, es posible que te pidan las últimas nóminas, o el contrato de trabajo. También puede ser que se solicite un extracto bancario de los últimos meses. Por lo general no piden aval. Este no es una condición para la concesión de los créditos rápidos en el acto.

Puedes pedir la cantidad que necesites y no tendrás que justificar el gasto. Nadie te hará preguntas incómodas o se te pedirá que des explicaciones acerca de cómo o para qué necesitas el dinero. Ahora bien, es importante que elijas una cantidad y unos plazos que se adapten a tu situación.

Mucha gente ve de repente como puede tener una gran suma de dinero en sus manos y se lanza a pedir una cantidad por encima de sus propias posibilidades de devolución. Esto es una práctica totalmente desaconsejable que puede traerte problemas muy rápidamente.

Entonces, ¿qué es exactamente lo que debes hacer? Es sencillo: seleccionar una cantidad, unas cuotas y unos plazos de los que estés seguro que vas a poder hacer frente con toda comodidad. Evítate malos tragos y que el tiempo se te eche encima, sé inteligente a la hora de tomar tus decisiones al respecto. ¿No crees que es lo más razonable?

Si eres de ese tipo de personas que prefiere prevenir antes que curar, debemos felicitarte porque es una excelente actitud ante la vida. Si pagas antes de tiempo tu crédito vas a obtener un ahorro muy significativo, ya que solamente pagarás intereses hasta el momento de la liquidación.

Saldar la deuda lo antes posible es precisamente una buena idea por esto. Dejar que se demore, todo lo contrario. Incurrirás en gastos extra y el coste del crédito aumentará como la espuma. Además, si no cumples con los pagos a tiempo, tendrás que asumir otras consecuencias negativas.

Por ejemplo, la entidad crediticia tiene el derecho legal a rescindirte el contrato o cambiar las condiciones de tu crédito. Y, lógicamente esas condiciones no van a cambiar precisamente a tu favor. Una de las opciones que tienen es exigirte que pagues todo el resto del crédito de una sola vez y de forma inmediata.

Si no lo haces, corres el riesgo de acabar registrado en un fichero de morosos, como el del famoso ASNEF. Al no cumplir con los plazos a tiempo, lo mínimo que te puede pasar es que incurras en penalizaciones y pago de tasas extra. Por eso es fundamental tomárselo en serio y cumplir.

¿Cuál es el proceso de obtención de un crédito online en el acto?

Antes que nada, te recomendamos que no te lances al vacío pidiendo un crédito en el acto dejándote arrastrar por la primera entidad crediticia que te ofrezca algo a simple vista sugerente en su publicidad. Sería un error tomar una decisión tan importante como esta tan a la ligera.

¿Qué es lo correcto entonces? Vamos a darte la clave: comparar. En internet encontrarás diversos comparadores que te facilitarán enormemente la tarea. Solamente tienes que rellenar algunos datos como cuánto dinero necesitas y de qué cantidad puedes comprometerte a pagar las cuotas.

Te aparecerá un listado de entidades que te ofrecen la posibilidad de contratar un crédito con ellas. De un solo vistazo puedes ver los costes de cada una de ellas, las ventajas, e incluso los inconvenientes que presentan. Esta es la mejor alternativa para elegir de forma adecuada.

A continuación, selecciona aquellas que más te interesen y ve una por una entrando en sus páginas web y leyendo muy bien la letra pequeña. Revisa de arriba a abajo todas las condiciones para evitar sorpresas desagradables en un futuro. Es importante que conozcas toda la información.

Una vez que hayas terminado con este paso, estarás plenamente capacitado para decidir cuál de todas las opciones disponibles es la mejor en tu caso y en tu situación. No existe la elección perfecta para todos, existe una elección perfecta para ti. No olvides que cada persona tiene sus circunstancias especiales y en este caso no podemos compararnos unos con otros como si de otro asunto se tratara

Bien. Ya sabes con quien quieres hacer la solicitud. Revisa el apartado de documentación y reúne todo lo que te pidan. Como es posible y recomendable hacer todo el trámite de forma online, no es necesario que presentes los documentos originales ni de forma física.

Simplemente utiliza un escáner o haz fotografías de buena calidad. Atención a este punto: si los bordes están cortados o no son completamente nítidas es muy posible que te rechacen la solicitud. A continuación, rellena el formulario y adjunta los archivos necesarios. Ya estás muy cerca, solamente tienes que facilitar una dirección de correo electrónico y un número de teléfono móvil.

Como se trata de créditos urgentes en el acto, apenas tendrás que esperar para recibir una contestación. Si te han aprobado el crédito, podrás hacer uso del dinero en cuanto este llegue a tu cuenta bancaria, la transferencia será realizada al momento.

Como ves, los créditos online en el acto son una forma genial de obtener un dinero extra que nos arregle muchos problemas acuciantes. Por supuesto, no todo el mundo debería adquirir uno, pero, si tus cuentas están saneadas, este tipo de créditos te pueden salvar en muchas situaciones.